Coche del día: Pontiac Club de Mer

Coche del día: Pontiac Club de Mer

Un prototipo mitad cabrio mitad avión de caza


Tiempo de lectura: 3 min.

El Pontiac Club de Mer era un prototipo de roadster biplaza que se presentó en el General Motors Motorama Show de 1956, época en el que el tema principal de diseño de los coches reflejaba su visión del futuro de los mismos. Su eslogan principal era “ninguna idea es demasiado radical ni ningún diseño es demasiado extremo”. Para sus diseños tomaron como ejemplo la industria aeronáutica, concretamente los aviones de caza estadounidenses. Era el inicio de la era jet.

El Motorama Show de General Motors fue un evento promovido por el fabricante de automóviles durante el período de 1949 a 1961, donde se ofrecían diseños de concept cars y prototipos. En 1956 el público estaba entusiasmado y ensimismado con el mundo de las naves espaciales y los cohetes, por lo que se aprovechó esta circunstancia ofreciendo modelos realmente originales.

Esta muestra tuvo un gran éxito de visitas, alrededor de 2,2 millones de personas la visitaron en las diferentes ciudades donde pudo verse, como Miami, Boston, Los Ángeles, San Francisco y Nueva York. General Motors creó un vídeo titulado “Design for Dreaming”, que mostraba el modo de entender la publicidad y la industria automovilística de la época.

En su día se anunció como un “excitante experimento de laboratorio sobre ruedas”. Su carrocería era totalmente lisa, de líneas curvas y sin ningún tipo de aristas y relieves salvo las tomas de aire delanteras. Aspectos innovadores como su doble burbuja en lugar de un parabrisas tradicional o su espectacular carrocería de aluminio pintada en azul se consideraron avances e innovaciones de lo que podían ser los Pontiac del futuro.

Estaba basado en el Lincoln Futura de 1955, modelo que también se utilizó para construir el primer Batmóvil televisivo de la historia. Este Batmóvil era ligeramente diferente al Pontiac Club de Mer, con una cúpula tipo aeronáutico, teléfono, radar, computadora y un arma que disparaba rayos láser. Pero dejemos al lado este coche, pues da para escribir un libro o dedicarle un reportaje.

Este coche se hizo como un coche de carreras “diseñado para el confort, la seguridad y la belleza”, como rezaba la publicidad de la época. Este alucinante biplaza llevaba un sistema de ocultación de los faros delanteros cuando no se conducía y carecía de parachoques.

Pontiac Club de Mer 2

Su aleta dorsal trasera, situada en el centro del tercer cuerpo y sus aerodinámicas burbujas delanteras -que recordaban a las carlingas de los aviones de combate-, le asemejaban en su conjunto al fuselaje de un caza.

Los dos principales responsables del diseño, Harley Earl -jefe de proyecto- y Paul Gillian -jefe de estudio de diseño de Pontiac- matizaron su diseño para que no pareciese un avión con ruedas y se asemejase a los espectaculares vehículos cazarrécords de velocidad. La planta motriz era un poderoso Pontiac OHV 287 con arquitectura V8 de 4.392 cm3, 300 CV a 5.100 RPM y un par máximo de 447 Nm a 2.600 RPM.

Su carrocería de aluminio pintada de color azul metalizado contrastaba claramente con su interior de cuero de tono en rojo vivo, con espacio para dos ocupantes. Incluso el diseño de las llantas, que imitaban claramente a las turbinas de los motores a reacción, estaban inspiradas en los aviones de combate. Su interior era tan minimalista que se pensaba para un uso lúdico, casi de paseo, más que en realizar largos viajes por los inmensos territorios del país.

Pontiac Club de Mer 3

No pasó del estado de prototipo, siendo destruido a finales de 1958. Solo se fabricó esta unidad y una maqueta a escala ¼. Se construyeron algunas recreaciones que se expusieron y subastaron por aproximadamente 100.000 euros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.