Coche del día: Peugeot VLV

Coche del día: Peugeot VLV

Sobrevivió a la ocupación alemana en Francia durante 1941


Tiempo de lectura: 3 min.

Antes de que Peugeot se fuera colgando medallas en Europa por sus coches eléctricos, uno de sus modestos mini-cabriolet biplaza ya lo había conseguido durante la Segunda Guerra Mundial. Era su primer eléctrico y competía por hacerse un hueco entre los Velocars impulsados por pedales, en una época convulsa para el país galo.

Entre los años 20 y 30 Peugeot ya no trataba sus productos como artesanales. Había dado un salto industrial con el Peugeot 201, y gracias a sus ingenieros no solo salió adelante el VLV, si no que también lo hizo el fabricante francés de la gran depresión del 29. El modelo 201 fue la base de unos estudios que llevaron a Peugeot, 10 años después, a fabricar su primer eléctrico.

Durante la ocupación alemana (1940-1944) la gasolina ya estaba prohibida para los civiles, y también lo estuvo la goma de los neumáticos. No hablemos ya del codiciado permiso de circulación, que aun siendo un bien escaso, las patrullas se encargaban de hacer difícil la vida a los conductores en muchas de sus inspecciones.

Peugeot VLV 3

Pero los Velocars no fueron la única vía de escape para los franceses. A falta de gasolina, algunos coches empezaron a funcionar con gas, lo que significa que el combustible se convirtió en madera, carbón, paja o incluso papel. El horno se llevaba atrás, en un remolque, y el gas comprimido se bombeaba directamente al motor. En España lo llamamos “gasógeno”. Otros, como los autobuses, llevaban gas acetileno comprimido en el techo o detrás del vehículo, que tenía que ser repuesto en estaciones dedicadas a ello.

El movimiento generado por electricidad en coches no solo era objetivo de Peugeot en aquel momento. Existían multitud de fabricantes que nada tenían que ver con lo automovilístico y que lo intentaron, como la compañía de aviación Breguet, o de equipos eléctricos como Mildé-Kriéger. También estaban los pequeños fabricantes como George Irat, pero finalmente Peugeot se llevó el gato al agua y lanzó al mercado este Peugeot VLV. Sus siglas significan “Voiture Légère de Ville”, en español “coche ligero de ciudad”.

La totalidad de la industria de automóviles en Francia se vio controlada por el ejército nazi para su producción, pero el modelo fue uno de los afortunados en estar entre los proyectos secretos de la fábrica. Se produjeron 377 unidades de estos descapotables con puertas plegables, ventanas laterales que se abrían con una palanca en la puerta y chasis monocasco de acero. Las dos ruedas traseras, separadas 30 centímetros, tan solo compartían un tambor de freno, y el motor arrancaba el coche con cuatro baterías de 12 voltios y 82 amperios por hora.

Peugeot VLV 2

Estas baterías constituían la mitad del peso del vehículo, 350 kg. Llegaba a una velocidad de entre 32 y 36 km/h -dependiendo del terreno-, contaba con 3,3 CV y una autonomía de 80 km. La escasez de recursos y la falta de movilidad para los servicios esenciales (correos, asistencia médica) fueron claves para que el modelo saliese adelante. Sin embargo, el régimen de Vichy -la Francia colaboracionista- decretó la prohibición de su producción en 1943, por lo que poco se pudo disfrutar de sus características.

Durante cien años la tecnología eléctrica no ha conseguido prosperar, pero desde los 90 ha sido todo evolución, al menos en el caso de la marca francesa. Por otra parte, ha sido un nicho muy irregular, Peugeot se introdujo tímidamente con el 106 y Partner eléctrico. Ahora que Peugeot muestra con orgullo el Peugeot e-208 y el crossover eléctrico e-2008, conviene dar cuenta de sus orígenes.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!