Coche del día: Peugeot 607 2.2 HDi

Coche del día: Peugeot 607 2.2 HDi

Sus 136 CV se quedaba, a simple vista, un poco cortos para su categoría y peso


Tiempo de lectura: 3 min.

El Peugeot 607 2.2 HDi es una muestra de como afrontaban los fabricantes generalistas, su presencia en el segmento de los sedanes ejecutivos. Un coche que costaba nada menos que 6.150.000 pesetas, unos 36.963 euros sin sumar inflación, más o menos 61.913 euros si tenemos en cuenta el aumento del IPC. Era un coche caro, incluso hoy resultaría caro, aunque hay modelos de la marca, como el Peugeot 508 HYbrid, que tienen un precio muy elevado y no tienen la misma categoría que ostentaba el 607.

Los precios se han disparado, los coches son cada día más caros, pero en la época del Peugeot 607 2.2 HDi, al menos en teoría, los precios de los coches no estaban tan disparados. Que el 607 fuera más caro de lo normal se debía a varias cosas, como el nivel de calidad, el mayor gasto en desarrollo, el equipamiento y el tamaño del coche –con 4,87 metros de largo, era muy grande–. Sin embargo, aunque las revistas de la época hablan de un coche que tenía merecido su hueco en el mercado, cabe destacar que la versión 2.2 HDi no parecía tener mucha lógica en el segmento y demuestra, como decíamos, la forma de trabajar de las marcas generalistas.

Peugeot 607 2 0 HDi (2)

Bajo el capó, esta variante del 607 tenía el bloque turbodiésel de 2.197 centímetros cúbicos, capaz de rendir 136 CV a 4.000 revoluciones y 317 Nm de par a 2.000 revoluciones. Se trata de un motor que en el Peugeot 407 funcionaba de forma excepcional, pero que en el Peugeot 607 se quedaba un poco corto de prestaciones, para la categoría y para los clientes objetivo a los que se quería llegar. Sirva como ejemplo la velocidad máxima de 205 km/h, los mil metros con salida parada en 31,8 segundos y los consumos de 7,3 litros cada 100 kilómetros. Y eso que comparado con cualquier coche moderno, los 1.583 kilos que arrojaba sobre la báscula son pocos.

Esa era la sensación que se podía tener con los fríos datos encima de la mesa, pero las pruebas de la época apuntaban hacia otra dirección. El motor 2.2 HDi se distinguía por la suavidad de funcionamiento, por una aceleración lineal y constante, gracias a un turbo cuya presencia apenas se notaba. De hecho, en más de una ocasión se usó la expresión “dulzura de reacciones”. Sin embargo, también se comentó que, a pesar de tener una respuesta brillante, el Peugeot 607 2.2 HDi no estaba, lógicamente, entre los modelos más veloces de su categoría, con expresiones como “sus prestaciones no son excepcionales”. Al menos, los consumos estaban en una nueva línea y la calidad de acabado era de lo mejor que podía ofrecer Peugeot en aquellos años.

Peugeot 607 2 0 HDi (3)

Dinámicamente hablando, como ocurre con todo Peugeot, las capacidades ruteras eran sus cualidades más destacadas. En curva, las suspensiones ofrecían una firmeza en compresión, que permitía una elevada velocidad, mientras que los movimientos limitados de la carrocería en extensión garantizaban una buena sensación de seguridad y control a quien conducía.

Por supuesto, en la era de los motores diésel, el Peugeot 607 2.2 HDi fue una de las versiones más vendidas y es fácil encontrar unidades a la venta. También se vendió con un motor HDi de 2,7 litros y 204 CV, más acorde con el talante y las aspiraciones del coche, pero también, lógicamente, más caro.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez