Coche del día: Peugeot 406 SV 2.0 Turbo

Coche del día: Peugeot 406 SV 2.0 Turbo

Una opción diferente dentro de la homogeneidad de las berlinas generalistas noventeras


Tiempo de lectura: 5 min.

Hoy os traemos la versión una de esas berlinas de finales de los 90 que, contra todo pronóstico, no se prodigó demasiado en nuestro mercado. Creemos que fue fundamentalmente por desconocimiento en general de los usuarios que optaban por este segmento en aquel momento. Os hablamos del Peugeot 406 SV 2.0 Turbo, variante equipada con el propulsor de la marca conocido en código interno con la nomenclatura XU10J2TE/L3, también montado en los Citroën Xantia equipados con la afamada suspensión Activa.

Con esta variante la gama 406 se completaba por arriba, teniendo únicamente por encima la versión equipada con el 3.0 V6, todavía menos vista aquí, pero que en su país natal fue muy utilizada en vehículos de representación para los dirigentes políticos del momento. Pero volviendo al 2.0 Turbo, la marca gala optó por hacer un automóvil con una entrega de potencia contundente, pero sin llegar a ese espíritu RACER del que gozaba la versión turboalimentada de su antecesor, el 405 T16, un vehículo creado para homologar la versión de Rallye.

Así que utilizando la ya común configuración mecánica de los vehículos de la marca francesa, el tetracilindrico en linea quedaba ubicado de manera transversal dentro del vano motor, disponiendo de una culata de ocho válvulas para la ocasión, y no de 16v como era el caso de los T16 anteriores. Con un cubicaje final de 1.998 cc, tenía unas cotas internas de 86×86 mm -motor cuadrado-, quedando sometido a una compresión máxima de 8.5:1. La alimentación estaba a cargo de un sistema de inyección de nueva generación Bosch MP5 1.1.

Peugeot 406 20 Turbo Executive

Fotografía: T. Wilks (Carthrottle)

Esta versión turbo del Peugeot 406, era una opción muy interesante para quien buscara una berlina media dotada de unas buenas prestaciones

El bloque francés estaba asociado a su vez a un cambio de cinco velocidades, con un escalonamiento muy bien definido, que además le otorgaba una notable cifra de potencia en casi cualquier rango de revoluciones. Esto también se debía en parte a la instalación de una válvula de descarga, gestionada electrónicamente y encargada de distribuir los gases de salida en la zona del turbo y escape.

El resultado final eran 150 CV de potencia a 5.300 RPM, todos ellos muy bien repartidos a lo largo de su banda de potencia útil. El par máximo se cifraba en 235 Nm a 2.500 RPM. La berlina francesa lograba alcanzar una velocidad punta de 210 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,2 segundos, y necesitando algo más 31 segundos para recorrer la distancia de los 1.000 metros desde parado, colocándose entre lo más rápidos de la categoría a igualdad de condiciones.

A nivel de bastidor y parte dinámica, el 406 Turbo contaba con suspensión de tipo McPherson en su frontal, siendo multibrazo en la zaga. La frenada constaba de discos en ambos ejes, aunque en el delantero gozaban de sistema de ventilación. Por otro lado, el conjunto quedaba apoyado sobre un equipo de llantas y neumáticos en medidas 205/60/R15.

Peugeot 406 2

En cuanto a las cotas finales, este se distribuía en una batalla de 2.700 mm, con una longitud total de 4.555 mm, una anchura máxima de 1.765 mm y una altura final de 1.396 mm. El peso declarado era de 1.335 kilogramos en orden de marcha.

Otros datos de interés son por ejemplo un depósito de combustible con una buena capacidad, en este caso de 70 litros. Esto, unido a un consumo medio en torno a los 9,5 litros/100 km, daban como resultado autonomías medias de cerca de 700 kilómetros cuando nuestros recorridos fueran por carretera abierta, autovías o autopistas. Además, el Peugeot 406 2.0 Turbo contaba con una capacidad de maletero de 430 litros, suficiente para llevar sin mayor problema el equipaje de 4 adultos, gozando de una gran habitualidad interior y un confortable habitáculo.

El Peugeot 406 2.0 Turbo, además de estar equipado con una mecánica solvente, disfrutaba de un confort y habitabilidad interior superior al de la competencia más directa

En cuanto al nivel de acabado y equipamiento, el Peugeot 406 SV 2.0 Turbo se encontraba dentro de la media de su categoría, disponiendo de elementos esenciales en un automóvil de su rango y precio. Elevalunas eléctricos, aire acondicionado, ABS, cierre centralizado o dirección asistida formaban parte del equipamiento estándar. No así la pintura metalizada, por la que deberíamos abonar 51.000 pesetas, o el cambio automático de cinco relaciones que traía un sobrecoste de 155.000 pesetas de la época. Otros elementos como los asientos tapizados en piel o el techo solar, también formaban parte de la carta de opcionales.

Peugeot 406 interior 1995

Con un precio de salida de 4.064.000 pesetas en su año de presentación, allá por 1996, se posicionaría a medio camino entre los más generalistas del momento, como podrían ser el Seat Toledo 2.0 GT 16v, que costaba unas 350.000 pesetas menos que el francés.

Por arriba, y ya dentro de los denominados Premium, el más cercano al galo era el Audi A4 1.8 Turbo (B5) por el que tendríamos que pagar unas 100.000 pesetas más. Después teniamos otras opciones más exóticas, como el Saab 900 S 2.3 que, rindiendo la misma potencia que nuestro protagonista, quedaría por debajo de este en precio unas 150.000 pesetas.

En la actualidad, en nuestro mercado de ocasión el Peugeot 406 SV 2.0 Turbo no es una versión de la que dispongamos muchas unidades, por lo que a veces es difícil toparse con alguno a la venta en las numerosas plataformas de anuncios vía on-line. Aun así es una buena opción para quien busque un automóvil robusto, con buenas prestaciones y unos consumos llevaderos por poco dinero, amén de la contrastada fiabilidad de las mecánicas de este tipo de la marca del león.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Peugeot 406 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.