Menu

Coche del Día: Opel Frontera 3.2 V6 Limited (B)

Rápido en cualquier terreno

Coche del Día: Opel Frontera 3.2 V6 Limited (B)

Con el Opel Frontera, la marca del rayo consiguió un súper ventas en el segmento de los 4×4 desde su lanzamiento en 1993 (generación A). Fue líder en Europa tanto en sus versiones de cinco puertas como el más juvenil Sport. Triunfó a pesar de su limitada oferta mecánica en aquella primera generación, la cual hacía huir a quien buscara cierto nivel de prestaciones.

Se asoció a un gasolina 2.4 de 125 CV y un voluntarioso 2.3 Turbodiésel de 100 CV. Más tarde recibiría motores de gasoil más potentes como el 2.8 de origen Isuzu o el 2.5 VM. Sin embargo, hubo que esperar al cambio de modelo de 1999 (generación B) para encontrar una versión verdaderamente prestacional.

El Frontera tope de gama era el denominado 3.2 V6 Limited, combinado en exclusiva con la carrocería larga de cinco puertas y que ya se conocía en el Monterey, el otro todoterreno de la marca, primo del Isuzu Trooper, pero con 177 CV. Se trataba de un bloque multiválvula de 3.165 centímetros cúbicos y 290 Nm de par, que prometía 205 CV a 5.400 RPM gracias a un nuevo colector de admisión variable.

Las prestaciones oficiales hablaban de una velocidad punta de 192 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos. Poco espectaculares en términos absolutos, pero alcanzar esa velocidad con un coche que se acercaba a las 2 toneladas…

Ver cómo la aguja del velocímetro subía era bastante sencillo por el empuje del V6 y los acertados desarrollos del cambio, lo que unido a una buena puesta a punto de su bastidor y suspensiones le hacían un vehículo mucho más cómodo de lo que pudiera parecer en un principio, así que mantener cruceros elevados por autopista no era nada descabellado. Pero en cuanto la carretera se torcía, la gravedad, el peso  y el sentido común aconsejaban reducir el ritmo.

Y es que el Opel Frontera no era un SUV como lo entendemos ahora, así que estaba concebido para abandonar el asfalto y adentrarse en pistas o caminos más o menos rotos, pese a que en esta segunda generación se modificaron algunos elementos para enfatizar su carácter rutero como la dirección por cremallera o unos recorridos de suspensiones algo más cortos. Sí mantenía su condición de tracción trasera con la posibilidad de conectar la total a golpe de botón, así como la reductora con la característica segunda palanca de los 4×4 de hace unos años.

Opel Frontera Limited B 5

Sin embargo, en campo el Opel Frontera 3.2 V6 Limited contaba con la limitación de su larga batalla (2,7 metros), anchos neumáticos con llantas de 16 pulgadas y una altura libre algo limitada por el diseño del paragolpes delantero. No obstante, comparado con su hermano con motor Diesel, el 3.2 V6 resultaba preferible por su superior fuerza a bajas revoluciones y la exasperante tendencia a calarse del 2.2 DTi, que fue el verdadero rey de la gama.

No porque el 3.2 V6 fuese especialmente costoso de adquirir (apenas 2.500 euros más de la época), sino por unas cifras de consumo capaces de asustar hasta a los más desprendidos a la hora de pasar por una gasolinera. Homologaba una media de 12,6 litros cada 100 kilómetros (por 9 del 2.2 DTi) y 17 litros en ciclo urbano.

Con todo, el Frontera 3.2 V6 no estaba entre los más gastones, pues un Ford Explorer (lo más parecido en relación potencia precio) subía algún litro más, y en la línea del Montero ya con el 3.5 GDi de inyección directa. Si acaso fue ideado como versión lujosa de la gama Frontera, al 3.2 le faltó distinguirse de sus hermanos más terrenales, pues la sugestiva denominación Limited era compartida con el 2.2 DTi con carrocería larga.

Opel Frontera Limited B 4

Además, el aire acondicionado seguía siendo opcional en esta versión. Al menos el ABS sí que era de serie (1.200 euros costaba en el 2.2), pero poco más les diferenciaba a simple vista, quedando elementos como la tapicería de cuero o techo solar en la lista de opciones. Con todo, el Opel Frontera 3.2 V6 era un coche apetecible que mezclaba con dignidad las virtudes de una confortable berlina con la que viajar y las aptitudes offroad esperables en aquel tipo de carrocería.

Una pena que ya apenas queden coches como este. De esa época podemos citar otros 4×4 orientales con motores gasolina potentes, como el SsangYong Musso E32, Suzuki Grand Vitara V6 o Galloper Innovation 3.0 V6.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Opel Frontera con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
sergio
Invitado
sergio

El sistema de climatización, hace daño a la vista ¿A quien le pareció buena idea dejarlo así?
En cuanto al 2.3 diésel, se queda corto de cilindrada, tal vez un 2.4, 2.6 hubiera casado mejor con el coche y seguro tiene algo mas de prestaciones, ya puestos algún caballo de mas.
Te olvidas de la aberración cometida hace ya unos años….. La cual se estrello, literalmente

Javier Costas
Editor

¿Te refieres a esto? https://youtu.be/vx5JpY9DM_k

Sergio
Invitado
Sergio

Sí, por desgracia, no se en que estarían pensando.
El motor diésel, no llegaba a los 100 caballos, faltaba seguridad y encima olía mal


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.