Coche del día: Opel Corsa GSi (A)

Coche del día: Opel Corsa GSi (A)

Una fórmula algo diferente a los modelos con turbo de la época, más usable y fiable que la competencia


Tiempo de lectura: 5 min.

A finales de la década de los 80 la moda de los GTI estaba en plena efervescencia, ya fuera en el sector de los utilitarios, como es el caso de nuestro protagonista de hoy, el Opel Corsa GSi, o en el de los compactos con miembros como los ya míticos Golf GTI u Opel Kadett GSi, entre otros.

Pero hoy vamos a centrar nuestra atención en el pequeño de la saga de la marca alemana que llegó en 1987 para competir con los reputados Fiat Uno Turbo i.e, Volkswagen Polo G40 y el ya mítico Renault 5 GT Turbo, pero usando unas armas diferentes que a priori pueden parecer que lo dejaban en desventaja, pero como ya veremos más adelante, lo hacían más equilibrado en otras características.

Opel apostó por salirse de la línea marcada por los que en ese momento despuntaban en el segmento y optó por conseguir la potencia a base de cilindrada en vez de un pequeño turbo, como se estaba haciendo en otros modelos. Para ello incorporó en la caja del Corsa GSi un cuatro cilindros alimentado por una inyección electrónica Bosch L-Jetronic, con 1.598 cc de cilindrada y culata de ocho válvulas, todo ello asociado a un cambio manual de cinco velocidades.

Opel Corsa GSi A 6

El resultado final era lo esperado, y con lo que poder competir de tú a tú con los más potentes del momento. Con 100 CV de potencia a 5.600 RPM y un par máximo de 135 Nm a tan solo 3.400 vueltas, hacían del pequeño GTI germano un coche más usable y racional que la competencia, aunque sin perder el carácter racing gracias a una buena estirada final en la parte alta del cuentarrevoluciones.

El Opel Corsa GSi (A) no era el más deportivo del momento, tampoco el más rápido, pero hacía gala de una practicidad más complicada de encontrar entre sus rivales “turbados”

Además, destacaba con un ligerísimo peso de tan solo 830 kilogramos en vacío, lo que ayudaba en cuanto a prestaciones se refiere, consiguiendo una velocidad punta de casi 190 km/h y una aceleración de 9,8 segundos para llegar a la cifra de los 100 km/h, que aunque no era la mejor del momento quedaba entre los primeros del segmento.

Como ya hemos comentado el Corsa GSi, a diferencia de los modelos turbo, obtenía mejores resultados en otros campos gracias a esa cilindrada superior y a un motor bastante menos apretado que el de la competencia, como por ejemplo en confort en trayectos de largo recorrido o un mejor consumo medio, que se cifraba de media en apenas 7,2 litros cada 100 kilómetros. También su ya mencionado par máximo disponible al 100 % desde poco más de medio régimen.

Opel Corsa GSi A 2

Por el contrario, y como era común en las versiones más deportivas de Opel, pecaba de “morrón”, con pérdidas de motricidad algo más acusadas que en sus rivales si el ritmo se acrecentaba. La frenada tampoco era su fuerte, a pesar de portar en su eje delantero, calzado con neumáticos y llantas de 175/65 R14, discos ventilados, no así en la parte posterior que era asistida por tambores con las mismas medidas en cuanto a ruedas se refiere.

El tacto del cambio tampoco estaba entre sus virtudes, pero sin embargo el escalonamiento de este era muy acertado y lo hacía muy cómodo de usar en casi todas las circunstancias. Las medidas finales del pequeño Corsa quedaban fijadas en una longitud total de 3,65 metros, con una anchura de 1,54 metros y una altura final de 1,36 metros, siendo la distancia entre ejes de 2,34 metros con suspensión del Mc Pherson en el tren anterior.

En cuanto a la habitabilidad, destacaba por unos asientos delanteros cómodos y a la vez con un buen compromiso de sujeción al cuerpo. En la parte posterior esta no era tan buena y la altura libre al techo no estaba hecha para tallas grandes. Su maletero tampoco era excelso, pero entraba dentro de la media gracias a su portón trasero y sus 225 litros de capacidad de carga.

Opel Corsa GSi A 8

Con un precio final del momento de 1.571.000 de las antiguas pesetas se encontraba dentro de la media del segmento, y si bien es cierto que los modelos turbo, sobre todo el Fiat Uno i.e. y el 5 GT de Renault eran los favoritos de la chavalería de la época, este Corsa estaba enfocado más a gente con una edad algo más avanzada que buscaran un utilitario con un punto picantón.

En la actualidad, y como todos los GTI de la época -sean de la marca que sean-, está empezando a ser objeto de nostálgicos y aficionados a la marca, por lo que los precios de estos han incrementado en los último años exponencialmente, incluso sus hermanos menores de gama los Corsa GT y SR, que sin llegar a nivel prestacional del GSi, también gozan de unas cualidades dinámicas muy apetecibles para quien busca uno de estos youngtimers.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Opel Corsa con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.