Coche del día: Nissan Maxima QX 2.0 V6 (A32)

Coche del día: Nissan Maxima QX 2.0 V6 (A32)

Una gran berlina de acceso con cualidades y precio muy sugerentes


Tiempo de lectura: 5 min.

El Nissan Maxima QX 2.0 V6 era la opción de motorización básica para adquirir esta berlina media/alta si no nos resultaba imprescindible la versión de 3 litros y 193 CV. El resto de los elementos mecánicos no variaba en esencia y era una buena elección si no deseábamos desembolsar un precio excesivo para tener un automóvil muy interesante y con menor carga fiscal, pero con las ventajas de un seis cilindros en cuanto a suavidad y finura.

Su estética resultaba muy discreta, casi anodina, una típica berlina de tipo sedán con cuatro puertas sin deseo de llamar la atención. Sus generosas dimensiones exteriores, en especial la longitud, con 4.770 mm, una anchura de 1.770 mm y una altura de 1.415 mm, se reflejaban en unas notables cotas de habitabilidad. El maletero ofrecía 440 litros de capacidad, algo escasos para el tamaño del coche.

Su interior era amplio y cómodo, con unos ajustes y calidades de materiales bastante elevados en el acabado SE. El equipamiento también era de primer nivel, con el habitual cierre centralizado con apertura a distancia, cuatro elevalunas eléctricos, retrovisores exteriores con regulación desde el interior, volante y asiento del conductor regulables en altura. Podemos incluir un interesante climatizador automático con salidas para las plazas traseras, doble airbag frontal, cinturones con pretensor, reposacabezas traseros, llantas de aleación, lavafaros, faros antiniebla…

Nissan Maxima QX A32 1995 3

Nissan Maxima QX (1995) con cambio automático y tapicería de cuero negra

Una de las pocas ausencias de equipamiento respecto a la versión de 3 litros era el sistema antipatinamiento LSD, realmente innecesario ya que los 140 CV no van a poner en aprietos al eje delantero. Mostraba un nivel de equipamiento casi cerrado, pues solo llevaba como opciones la pintura metalizada y un cambio automático con tres programas de funcionamiento.

Con una diferencia de más de 13.000 euros de hoy, 41.000 frente a 54.500 euros, nos llevábamos una versión idéntica a la que se movía con el motor de 3 litros y 193 CV frente a otra con motor VQ20DE de 2 litros y 140 CV -también V6-. Es como para pensárselo a pesar de la gran diferencia de prestaciones

Bajo el capó lleva un interesante bloque de seis cilindros en V en posición delantera transversal, con bloque y culata de aleación. La distribución se realizaba mediante con un doble árbol de levas en cabeza por cada bancada de cilindros y cuatro válvulas por cilindro. Rendía unos discretos 140 CV a 6.400 RPM de potencia y 177 Nm a 4.000 RPM de par, algo escasos a priori para mover sus 1.356 kg en orden de marcha (con todos los líquidos necesarios). La alimentación era por inyección electrónica multipunto de gasolina.

El motor iba montado sobre unos silent-blocks, lo que unido a la suavidad de funcionamiento y la amortiguación del eje delantero, las vibraciones dentro del habitáculo eran inexistentes. Esta versión se conformaba con una caja de cambios manual de cinco relaciones, con los siguientes desarrollos a 1.000 RPM: 8,13 km/h en primera, 14,4 km/h en segunda, 21 km/h en tercera, 28 km/h en cuarta y 33,6 km/h en quinta. Su manejo era algo lento.

Nissan Maxima QX A32 1995 2

Nissan Maxima QX (1995)

Respecto al equipo de frenos contaba con cuatro discos, siendo ventilados los delanteros y macizos los traseros, asistidos por un ABS de cuatro canales. Las distancias de frenado eran buenas, necesitando 43,6 metros desde 100 km/h y 62,8 metros desde 120 km/h. La suspensión llevaba esquema independiente de tipo McPherson en el eje delantero, mientras que el eje trasero contaba con un elaborado multibrazo con sistema MLB (MultiLink Beam) de control lineal, que mediante una biela con desplazamiento lateral conseguía mantener plano al coche, tanto en los apoyos en línea recta con baches como en curva.

Los amortiguadores telescópicos, muelles helicoidales y barras estabilizadoras completaban la suspensión. Si añadimos un tarado de los amortiguadores muy acertado, los ocupantes gozaban de un elevado nivel de comodidad, propio de una gran berlina. En cuanto a las ruedas, llevaba unas llantas de aleación de 6,5×15 pulgadas, calzadas por neumáticos de medidas 205/65 VR15.

Sus buenas calidades de acabado, su equipamiento y su elaborada suspensión MLB (MultiLink Beam) lo convertían en un automóvil ideal para hacer largos y cómodos viajes. A cambio las prestaciones se quedaban bastante justas

Por último, hablaremos de las prestaciones y consumos. Alcanzaba una velocidad máxima de 200 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 11,4 segundos. Los 1.000 metros desde parado los cubría en 32,5 segundos. En cuanto a las recuperaciones, pasaba de 80 a 120 km/h en cuarta en 11,4 segundos, dedicando 14,5 segundos para el mismo registro en quinta.

Nissan Maxima QX A32 1997

Nissan Maxima QX (1997)

Respecto a los consumos por ciudad gastaba 11,2 l/100 km, bajando hasta los 7,6 l/100 km por carretera convencional a 90 km/h y hasta los 9,8 l/100 km por autovía/autopista a 120 km/h. En conducción rápida por carretera convencional se conformaba con 11,6 l/100 km. Sus 70 litros de depósito de combustible le otorgaban una autonomía media de 823 km. Estos datos de prestaciones y consumos están obtenidos a partir de una prueba real.

Esta versión en acabado SE estaba en el mercado a un precio de 4.000.000 de pesetas en 1995, poco más de 41.000 euros de hoy. Era una respetable diferencia respecto al Maxima QX con el mismo acabado y motor de 3 litros, que costaba el equivalente de unos 54.500 euros. Eran más de 13.000 euros por disfrutar de 53 CV más, en el resto eran idénticos. Los mismos motores fueron heredados por la siguiente generación, como vimos en el Nissan Maxima QX 3.0 V6 (A33) del 2000.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Nissan Maxima QX con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
franco
Invitado
franco

De acá también salieron los Renault Samsung SM5 y SM7, además del SM3 (basado en el Nissan Almera Sedán)


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.