Coche del Día: Mitsubishi Space Gear 4×4

Coche del Día: Mitsubishi Space Gear 4×4

Monovolumen todoterreno (o viceversa)


Tiempo de lectura: 3 min.

Con una dilatada experiencia en vehículos todoterreno y conocimiento suficiente en el campo de los monovolúmenes, Mitsubishi se decidió a mezclar ambos tipos, obteniendo un resultado tan original y único como este Space Gear 4×4. Era el año 1995 y la marca japonesa contaba en su catálogo con el Montero (en versión corta y larga con siete plazas) y el Space Wagon, un monovolumen también de siete asientos relativamente compacto. El Space Gear -en Japón, Delica Space Gear- nacía de la combinación de ambos.

Medía 4,68 metros de longitud, tenía una anchura bastante contenida de 1,69 metros, pero su altura de 1.965 milímetros le otorgaba una silueta especial. De no haber sido por las suspensiones elevadas, hubiera pasado por un monovolumen tradicional, aunque más cercano a aquellos derivados de furgonetas como el Nissan Serena.

Compartía elementos mecánicos con el Montero, aunque renunciaba al chasis de largueros en  favor de uno monocasco. Seguía siendo tracción trasera con posibilidad de conectar el tren delantero mediante un diferencial autoblocante, consiguiendo aptitudes de verdadero 4×4. Eso sí, no heredó el avanzado sistema de transmisión Super Select. Con una elevada altura al suelo, sus cotas todoterreno eran muy favorables, con ángulos de salida y ataque más propios de un TT que de un monovolumen.

Mitsubishi Space Gear 4x4 2

Para la mecánica se recurrió inicialmente al 2.5 Turbodiesel de 99 CV del Montero. Con este bloque, mover sus casi dos toneladas en vacío requería de cierta paciencia. Prueba de ello es que declaraba una velocidad máxima de 139 km/h, por lo que si se decidía viajar a plena carga, había que tomárselo con calma, y en este escenario no se cumplirían los 20 segundos que requería para acelerar de 0 a 100 km/h. Por tanto, las prestaciones pasaban a un tercer o cuarto plano, y puestos a buscarlas, en España se vendió también con un 2.4 de gasolina y 132 CV, pero era propulsión trasera únicamente.

En otros mercados estuvo disponible una versión de batalla larga (LWB), y un motor diésel 2.8 con mayor potencia

El interior del Space Gear admitía hasta ocho ocupantes en configuración 2-3-3. La segunda fila estaba compuesta por un banco de dos plazas y una especie de trasportín que se plegaba en vertical para facilitar el acceso a la última fila. Aquí había tres plazas divididas en dos asientos un poco cortos de respaldo para adultos, los cuales se plegaban elevándose hacia el lateral. La anchura de la carrocería limitaba el espacio para los hombros si viajaban tres, pero resultaba muy amplio en sus cotas de altura o hueco para las piernas. Con las ocho plazas, aún albergaba un maletero de 375 litros de capacidad.

Delante, conductor y acompañante quedaban frente a un salpicadero tremendamente sencillo en lo referente a diseño, con algún detalle práctico como un posavasos doble o alguna pequeña gaveta en la que dejar objetos. Sí era llamativa la capilla situada en la parte superior que contenía información extra como el inclinómetro, de nuevo una concesión más a su conducción fuera del asfalto. No faltaban el aire acondicionado manual o regulación eléctrica de espejos, pero pocos lujos más. Lo bueno era que su precio resultaba muy competitivo, teniendo en cuenta que casi disfrutábamos de dos vehículos en uno.

Mitsubishi Space Gear 4x4 5

Aquel era su principal reclamo, aunque por aquella época no gozó de mucho éxito. Sin embargo, con el tiempo se ha convertido en un modelo cotizado en el mercado de segunda mano por las posibilidades que ofrece, entre ellas el poder ser camperizada y adentrarse en terrenos que con las furgonetas no nos plantearíamos. Como alternativas podemos citar muy pocas, como Hyundai H-1 4×4 o SsangYong Rodius 4×4, aunque llegaron más tarde.

NOTA: todas las imágenes corresponden a versiones con volante a la derecha y motor 2.8 TD

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Tanausú Falcon Pérez
Invitado
Tanausú Falcon Pérez

En canarias se vieron algunas. Sobre todo en 4×4. Muchas más del modelo anterior que tuvo bastantes ventas y aún está muy valorada.
la espace gear sirvió de base para hacer las hyundai h1, que son directamente un restyling de las mitsubishi. Y los modelos de tracción simple son de propulsión, no de tracción delantera.

Javier Costas
Suscriptor

Sí, tienes razón, las 4×2 son de propulsión trasera.

sergio
Invitado
sergio

Muy poca chicha, para tanto coche…..Tampoco el Hyundai ea para tirar cohetes, pero por espacio no estaba mal, claro que ya seria toda una aventura, cargarlo y tratar de ponerlo 120, siempre y cuando no haya una subida.
El concepto no tiene mala pinta, sobre todo para camperizarlo, pero la falta de potencia, aun en la versión de gasolina, eso duele.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.