Menu

Coche del día: Mitsubishi Carisma GT Evolution VI Tommi Mäkinen Edition

Para sentirte el rey de la montaña

Coche del día: Mitsubishi Carisma GT Evolution VI Tommi Mäkinen Edition

Este Evo VI «Tommi Makinen Editión» era un coche de carreras apto para circular por la calle. Su aceleración era impresionante, poniendo en evidencia a otros deportivos que doblaban su precio, y era lo más rápido y efectivo por carreteras de montaña que existía por entonces. Hablar de confort era una tontería en un coche tan rígido y enfocado a la mayor eficacia; la variante RS2 llevaba aire acondicionado, elevalunas eléctricos, cierre centralizado, ABS, doble airbag central y retrovisores con reglaje eléctrico.

En el interior también se respiraba ese ambiente deportivo: incluía asientos baquet con el logo «T. Makinen Edition» bordado en rojo, un volante Momo y los relojes de la instrumentación serigrafiados en rojo.

Los cambios que se veían no eran simplemente estéticos, las nuevas entradas de aire delanteras eran más grandes para mejorar la aerodinámica y la refrigeración del motor, y su nada discreto alerón trasero con inclinación ajustable  pegaba su trasero como una lapa cuando hundías el pedal del acelerador.

Lo que más cambiaba era la transmisión. El diferencial trasero formaba parte de un control de estabilidad que Mitsubishi llamaba AYC (Active Yaw Control, control activo de guiñada en inglés) que básicamente variaba el reparto de fuerzas entre las ruedas traseras para corregir un posible sobreviraje o subviraje.

Su peso se situaba en 1.280 kg, conseguidos gracias al uso de materiales ligeros en frenos, llantas, suspensiones y motor, algo más pesado que el Evo VI debido al equipamiento de confort que llevaba. El motor era el mismo que el Evo VI a secas, un cuatro cilindros de dos litros con turbocompresor, pero  más pequeño y ligero, un intercooler más grande y pistones refrigerados por aceite.

Era simplemente impresionante, tan potente como elástico, igualmente podías dar un paseíto tranquilo hasta las 3.000 RPM como ir a tabla hasta la zona roja a 7.000 RPM con el típico patadón turbo que te dejaba pegado al baquet.

A causa del peculiar acuerdo entre fabricantes japoneses declaraba una potencia oficial de 280 CV, pero en realidad rondaba los 300 CV, con un rendimiento específico de 150 CV/litro, más propio de un coche de carreras.

Su suspensión hacía gala de un gran poder de absorción, aunque esto no quería decir que fuera cómodo, solamente que las ruedas no se despegaban del suelo y evitaban que el coche se descolocase. Era una máquina a la que se le podía sacar su quintaesencia haciendo una conducción brutal con una endiablada velocidad y enorme agilidad de reacciones. ¿Quién puede negarme que este coche no tiene un espíritu RACER en versión salvaje?

Y ahora lo más difícil, conducir de forma suave y no tener la tentación de pisar a fondo el acelerador. En un recorrido mixto ciudad/carretera se obtuvo un consumo de 9,6 litros/100 km, pero quien se compró este coche no lo hizo para pasear al caniche, así que su consumo real a buen ritmo por carreteras de montaña se disparaba  hasta los 18 litros/100 km, una ruina para el bolsillo y un placer para el espíritu.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.