Menu

Coche del día: Mercedes-Benz SLK 55 AMG

Una oda al último gran atmosférico de Mercedes-Benz

Coche del día: Mercedes-Benz SLK 55 AMG

Hoy contamos con el hermano más poderoso de la familia del pequeño roadster, el Mercedes-Benz SLK 55 AMG (R172). Se diferenciaba claramente del resto de sus hermanos por sus luces diurnas con tecnología LED, unos grupos ópticos con fondo ahumado, unas llantas de 18 pulgadas pintadas de negro y un intimidante difusor que albergaba un escape de cuatro salidas. No olvidemos las insignias V8 de la aleta delantera y la de AMG. Salió a la venta en 2012.

Solo necesitaba 20 segundos para pasar de coupé a descapotable, gracias a su techo rígido retráctil, mediante el sistema Magic Sky Control, descubriendo su habitáculo para satisfacer la curiosidad de los “mirones”. Accedíamos a su interior cruzando un umbral cromado con las siglas AMG. Para su diseño se han inspirado en su hermano mayor SLS AMG, tomando como ejemplo los característicos difusores de aire en forma de turbina de avión.

Su volante también era  específico, forrado en cuero, de reducidas dimensiones y achatado en su base; era multifunción y se podía controlar el teléfono manos libres, la radio y el ordenador de a bordo. Contaba con un reloj analógico de la casa IWC en el centro del salpicadero, o una consola con elementos decorativos en aluminio. El espacio era suficiente para dos personas, y los controles estaban a mano. Contaba con algunos espacios para guardar objetos en las bolsas de las bases de las puertas y en el reposabrazos central.

Mercedes Benz SLK 55 AMG R172 4

El techo podía oscurecerse limitando la entrada de radiación visible, infrarroja y ultravioleta (menos luz, calor y menor riesgo de quemarnos, para que nos entendamos) pulsando un botón. Las turbulencias producidas en el habitáculo al circular a alta velocidad se podían reducir con el sistema AIRGUIDE, que constaba de dos piezas de plástico transparente situadas detrás de los reposacabezas. Este sistema complementaba al clásico cortavientos.

De planteamiento similar a la segunda generación, su motor M152 es una versión atmosférica del M157, un motor de 5.5 V8 biturbo que montaba, por ejemplo, el CLS 63 AMG. Este gigantesco V8 atmosférico de 32 válvulas entregaba 421 CV de potencia a un régimen de 6.800 RPM, y un par máximo de 540 Nm a 4.500 RPM. Tanto bloque como culata estaban realizados en aluminio. Fue un coche único que solo Mercedes se atrevió a construir, con un inmenso e increíble propulsor vestido por una pequeña carrocería de 4,15 metros.

Toda esta caballería se transmitía al suelo a través de una caja automática de siete relaciones, de tipo convertidor de par, con la rimbombante denominación de AMG SPEEDSHIFT PLUS 7G-TRONIC. Podía funcionar con mayor rapidez con una función que permitía un ligero aumento durante muy poco tiempo el régimen del motor durante las reducciones, cortando la alimentación y la inyección al subir de marcha. Su velocidad máxima estaba autolimitada a 250 km/h y aceleraba desde parado hasta 100 km/h en 4,6 segundos. El modelo contaba con el sistema Stop/Start, salvo en el modo Sport.

Mercedes Benz SLK 55 AMG R172 3

La realidad es que su plataforma no tenía el espacio suficiente para instalar el V8 biturbo de los AMG más potentes; tal vez imaginarse un SLK AMG con cerca de 500 CV sería un espectáculo digno de ver, pero con 421 CV iba sobrado de chicha

Este motor tenía un consumo frugal para su naturaleza, con un gasto medio de 8,4 l/100 km, gracias a la tecnología de desactivación parcial de cilindros AMG Cylinder Management.Este sistema de desactivación funcionaba de la siguiente manera: a baja presión del acelerador, el sistema cerraba las válvulas y desconectaba la alimentación de los cilindros dos, tres, cinco y ocho. Solo era posible si se seleccionaba la posición “C” (de confort) del cambio y en situación de poca carga.

Igualmente podíamos circular a 120 km/h a poco más de 2.100 RPM en séptima como exprimir el motor en tercera hasta el corte de la inyección a 6.800 RPM, alcanzando una velocidad de 146 km/h, ¡un buen adelantamiento! El par motor disponible con cuatro cilindros alcanzaba un máximo de 230 Nm. Siempre arrancaba con los ocho cilindros activados. Su alimentación era por inyección directa.

Mercedes Benz SLK 55 AMG R172 2

El control de estabilidad ESP tenía dos modelos de funcionamiento: ESP ON y ESP SPORT. Llevaba una función adicional denominada Torque Vectoring Brakes, que frenaba la rueda interior en las curvas, ayudando al coche a redondear la maniobra y haciendo las veces de diferencial autoblocante. Se podía desactivar totalmente de forma manual. Mercedes ofrecía la opción AMG Handling, que incluía un diferencial autoblocante, frenos delanteros en composite, una suspensión más dura y ajuste de la altura del chasis, que curiosamente era el mismo que el de la segunda generación, no por ello malo, sino todo lo contrario.

Aunque no fuese el más ágil ni dinámico de su segmento, su V8 atmosférico de elevada cilindrada le otorgaba un carácter único y un sonido de escape inimitable, sensacional y espectacular

Se consiguió un roadster de techo rígido con una estética muy lograda y agresiva, de elevada potencia, convirtiéndose en una gran alternativa para aquellos que aman el lujo y la deportividad. El último roadster atmosférico de Mercedes, al que le hacemos un hueco en nuestra lista de coches con espíritu RACER.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.