Coche del día: Lexus IS SportCross (XE10)

Coche del día: Lexus IS SportCross (XE10)

El primer y último familiar de Lexus


Tiempo de lectura: 4 min.

Las carrocerías familiares no han gozado de demasiado éxito en España, aunque sí han venido siendo populares fuera de nuestras fronteras. Tanto ha sido así en ciertos lugares que algunos modelos son más demandados en su variante break que la tradicional de cuatro puertas.

Además, actualmente están sufriendo un revulsivo con la llegada de los Shooting Brake, es decir, formato familiar combinado con un aire coupé o un mayor énfasis puesto en el diseño. Lo hemos visto estos días con el Volkswagen Arteon, previamente con el Kia Proceed, antes con el Mercedes-Benz CLS y anteriormente con este coche que nos ocupa hoy, el Lexus IS SportCross.

Porque este IS SportCross no era un station wagon al uso, tal como lo concebíamos a finales de siglo. Bien es cierto que por entonces algunas marcas optaban por favorecer la capacidad de carga alargando el voladizo trasero y otras preferían mantener las cotas para no romper demasiado la estética como fue el caso de las berlinas premium alemanas (A4 Avant, Serie 3 Touring o Clase C Estate). En ellos estaba el punto de mira de la berlina media japonesa y, en consecuencia, también el SportCross.

Lexus IS 200 SportCross XE10 3

A diferencia de aquellos tres modelos, el IS SportCross de Lexus crecía con respecto al sedán. Lo hacía en longitud, 105 mm para clavarse en 4,5 metros, alargamiento que recibía el voladizo trasero. Variaban asimismo algunos rasgos de diseño como los paragolpes o los grupos ópticos traseros con una forma bien distinta a la del cuatro puertas. Pero, pese al incremento de tamaño, los ingenieros japoneses no buscaban un mayor espacio de carga, sino aumentar la practicidad por un mejor acceso y las posibilidades de introducir equipaje hasta el techo.

La carrocería familiar perdía 40 litros de capacidad de maletero, quedándose en un muy discreto volumen de apenas 310 litros más un doble fondo que sumaba casi un centenar.

El SportCross ganaba 40 kilos de peso con respecto al IS berlina, aunque el portón trasero estaba realizado en aluminio para aligerar unos pocos kilogramos. Para compensar este detalle, y con el objetivo de no penalizar el buen comportamiento del IS, los neumáticos del eje trasero eran una medida más ancha que los delanteros, llegando a 225/45 con llanta de 17 pulgadas.

La llegada del SportCross a la gama IS vino acompañada (y en exclusiva con esta carrocería en sus inicios) de un nuevo motor de gasolina para complementar al 2 litros (IS 200 SportCross) ya existente en la berlina IS 200 y con 155 CV de potencia. Se trataba de un 3.0, también de seis cilindros en línea y con distribución variable, que erogaba 214 CV y 288 Nm de par máximo.

El Lexus IS 300 SportCross lograba alcanzar una velocidad punta de 230 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos. Sin duda un motor que aprovechaba mejor las excelentes posibilidades del bastidor de la berlina media de Lexus, inframotorizada hasta entonces.

Porque el IS había destacado desde su lanzamiento por un comportamiento intachable con un toque deportivo que se mantuvo en esta carrocería familiar. Respaldado por controles de tracción (desconectable) y estabilidad (fijo), contaba, además, con un diferencial autoblocante Torsen que proporcionaba una motricidad óptima.

Si hubiera que ponerle un pero a este IS 300 SportCross es que únicamente se asociaba a una transmisión automática de cinco velocidades. Tenía, eso sí, funcionamiento secuencial (opcionalmente), pero le hubiese venido de perlas una caja manual con la que poder jugar con el cambio a nuestro antojo, pues el IS era una de esas berlinas que invitaban a ello.

Lexus IS 200 SportCross XE10 2

Meses más tarde se amplió la gama al ofrecer el bloque 2.0, ahora sí con transmisión manual. De esta forma, y aunque seguía siendo un modelo muy exclusivo, su tarifa de acceso se reducía considerablemente. El IS 300 SportCross estuvo a la venta desde 40.000 euros de 2001 (unos 56.000 de hoy), mientras que el IS 200 SportCross partía de poco más de 29.000 euros de entonces.

Si bien la berlina gozó de cierto éxito, la carrocería familiar pasó algo más desapercibida, en parte por lo que comentaba al principio acerca del rechazo de los españoles por este tipo de formato que muchos continúan asociando a coches fúnebres.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Lexus IS 200 o un IS 300 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.