Coche del día: Jaguar S-Type R

Coche del día: Jaguar S-Type R

Fue el coche más potente que Jaguar había fabricado hasta el momento


Tiempo de lectura: 4 min.

Allá por finales de los 90, Jaguar estaba bajo control de Ford, quien había comprado la firma británica en 1989. Sin embargo, hubo que esperar alrededor de 10 años para que los frutos de dicha adquisición comenzaran a verse. Primero, Ford renovó el buque insignia de los ingleses, el Jaguar XJ, para después, lanzar un coupé, el XK8, que diera prestigio y que continuara con la tradición de Jaguar. Sin embargo, ninguno de los dos era realmente un coche nuevo, eran evoluciones de lo que ya había en la gama de Jaguar. El primer coche realmente nuevo de la era Jaguar-Ford llegó en 1998, cuando se puso en circulación el Jaguar S-Type.

El Jaguar S-Type representa el primer fruto real tras la fusión de Jaguar en el Grupo Ford. Compartía muchas cosas, por ejemplo, con el Lincoln LS (como la platarforma DEW de propulsión), pero su planteamiento era mucho más elegante y lujoso, además de contar con cierto talante dinámico, intrínseco a Jaguar desde su fundación. Sin embargo, el S-Type no gustó a todo el mundo, las primeras unidades tenían algunos problemillas y el habitáculo de la primera generación, era impropio de un Jaguar, tanto por diseño como por materiales (¡Tenía mucho plástico y poca madera!). Evidentemente, esto va según gustos, pero las opiniones generales iban por ese camino. También se le achacó falta de garra en sus motores, todos basados en propulsores de Ford.

La situación cambió con un restyling muy temprano, apenas habían pasado cuatro años cuando se dio a conocer una revisión relativamente profunda del Jaguar S-Type. Se cambiaron detalles de diseño exterior, se añadieron nuevas llantas y se cambió por completo el habitáculo, con formas inspiradas en el Jaguar XJ, buscando aplacar las críticas. Con la renovación puesta en circulación en 2002, también se solucionaron los problemas de fiabilidad y además, se añadió una nueva versión que metía a Jaguar de lleno en un segmento muy competido, pero también con mucho prestigio: el segmento de los sedanes ejecutivos de altas prestaciones.

jaguar s type r (2)

Nos referimos al Jaguar S-Type R, una variante de prestaciones espectaculares, gracias a un propulsor que ha estado dando vida a modelos de Jaguar durante mucho tiempo. Además, el S-Type R se convirtió en el modelo más potente que la firma británica había fabricado hasta la fecha (de producción, obviamente). Tenía un bloque V8 de 4.196 centímetros cúbicos de origen Jaguar y que ya estaba disponible en la gama con 276 CV (era un 4.0) y tras el restyling con 296 CV, al que se le hicieron algunas modificaciones de importancia y se le añadió un compresor volumétrico, para alcanzar los 400 CV a 6.100 revoluciones y unos nada despreciables 541 Nm de par a 3.500 revoluciones. Era un motor fabricado totalmente con aluminio, caracterizado por la carrera larga de sus pistones (diámetro de 86 milímetros y carrera de 90,3 milímetros). Estaba acoplado a un cambio automático de 6 relaciones suministrado ZF, pero no tenía diferencial trasero de deslizamiento limitado.

Como cabría esperar, este Jaguar S-Type R era muy rápido. Completaba el sprint hasta los 100 km/h desde parado en 5,6 segundos y alcanzaba los 250 km/h (limitada electrónicamente). Por supuesto, el chasis era más rígido gracias a un refuerzo en forma de anillo a la altura del asiento trasero, lo que impedía que fuera el único de la gama que no tenía asientos traseros abatibles. Ese refuerzo también sumó 40 kilos al peso total del conjunto, que se quedó en algo más de 1.800 kilos en orden de marcha. También se modificiaron algunos elementos de la suspensión, el sistema adaptativo que la marca llamaba CATS (era de serie en el S-TYpe R) como la flexibilidad de los muelles, la dureza de los amortiguadores y las estabilizadoras.

Los frenos también eran más grandes, con 365 milímetros delante con pinzas monobloque de Brembo. Presumía de un freno de estacionamiento electrónico, como el que usan muchos coches actuales, pero hace 20 años, mostrando las mismas funciones de confort (se conectaba al quitar la llave y se quitaba al iniciar la marcha).

jaguar s type r (3)

El Jaguar S-Type R no era el mejor del segmento, así lo constataron y afirmaron los medios en la época, pero era un coche bastante satisfactorio. El BMW M5 era más deportivo y el Mercedes E55 AMG era más lujoso y rápido, pero el Jaguar ofracía un conjunto más que interesante por menos dinero, destacando por el carácter del motor, bastante agresivo, pero gestionado por un cambio automático (con una curiosa función manual mediante su característico recorrido en J, que ya no llevan los Jaguar desde hace tiempo). También destacó por un propulsor un poco sediento y por un confort de marcha sin igual en el segmento.

Fue reemplazo por el Jaguar XF-R, que le superó en todo, como cabría esperar, pero no contaba con la clásica elegancia del Jaguar S-Type.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.