Coche del día: Infiniti G37 Coupé

Coche del día: Infiniti G37 Coupé

¿Un coche incomprendido?


Tiempo de lectura: 3 min.

Algunas firmas japonesas que todos conocemos, crearon divisiones de alta gama –o premium, como les gusta a decir– para competir en uno de los mercados más complejos del mundo, Estados Unidos, contra las marcas ya establecidas, como era Mercedes o BMW: El caso es que los japoneses, cuando se proponen algo, pueden hacerlo muy bien y efectivamente, así lo hicieron. No fue algo instantáneo, pero finalmente llegaron a lograrlo.

Esas divisiones de lujo ya las conocemos todos: Acura –Honda–, Infiniti –Nissan– y Lexus –Toyota–. Además, se crearon en este orden, al tiempo que la única que ha sido capaz de establecerse fura de Estados Unidos ha sido la última Lexus, aunque Infiniti lo intentó. No acabó por cuajar, una verdadera lástima, porque cuando intentó establecerse en Europa, trajo coches como el Infiniti G37, un modelo que se ofrecía con carrocería sedán, como también con carrocería coupé y descapotable, opciones que curiosamente compartían la misma batalla de 2,85 metros, pero no la longitud, pues el sedán se iba hasta los 4,77 metros y el coupé recortaba la longitud hasta los 4,66 metros.

infiniti g37s coupe (3)

Obviamente, el más atractivo, al menos en cuanto a diseño, era el coupé, que presentaba una línea bastante lograda, con formas y volúmenes bien trabajados, sin estridencias, con una combinación de elegancia y agresividad muy japonesa. De hecho, en general, el coche desprendía personalidad japonesa por todos sus tornillos, desde la mirada de su frontal hasta las soluciones empleadas para el habitáculo, la parte técnica o para la mecánica. Era, sin duda, un coche muy interesante.

El Infiniti G37 ocultaba bajo su capó una única opción propulsora, un bloque V6 de 3,7 litros –3.696 centímetros cúbicos– de aspiración natural, distribución variable y capaz de entregar 320 CV a 7.000 revoluciones y un par de 360 Nm a 5.300 revoluciones, el cual, se podía combinar con un cambio manual de seis relaciones o uno automático. Era un motor, como se ve por sus cifras, con un talante bastante deportivo, pero también era extremadamente refinado en su funcionamiento, con una entrega de potencia muy suave, aunque con una capacidad para subir de revoluciones notable. Y por su puesto, era propulsión.

infiniti g37s coupe (2)

Había un sistema que hacía de los Infiniti G37 coches muy ágiles, el llamado 4WAS, que se trata de unas ruedas traseras direccionales, que entraban en funcionamiento a partir de 40 km/h y las suspensiones, de tipo independiente en todas las ruedas –paralelogramo delante y multibrazo detrás–, se fabricaban con elementos de aluminio.

Sobre el papel es un conjunto muy interesante, pero nunca acabó por cuajar. Infiniti acabó por abandonar Europa y nos dejó sin coches como el G37. Las pruebas de aquellos años –allá por 2008– lo definían como un coche muy eficaz y deportivo, al tiempo que muy agradable de conducir, aunque se comentaba que su presentación interior le faltaba un punto para estar a la altura del resto de rivales del mercado. En 2011 recibió un pequeño restyling que se centró, básicamente, en temas estéticos y de equipamiento. Pero no logró que Infiniti lograra establecerse en Europa.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.