Coche del día: Hyundai HCD-I

Coche del día: Hyundai HCD-I

Un coche creado con el único objetivo de llamar la atención de los estadounidenses


Tiempo de lectura: 3 min.

Muchos de vosotros recordaréis, seguramente, cuando Hyundai llegó a España. Era una marca de coches “low cost”, con aquellos Accent y Lantra, que se vendían como coches baratos, pero luego resultaron ser un buen producto y duros como piedras. Hoy día, Hyundai no ofrece esa imagen low cost, hoy la marca no tiene reparos en poner contra las cuerdas a Volkswagen o a Ford, con productos realmente buenos.

Cuando llegó a Estados Unidos las cosas fueron algo más diferentes. Por ejemplo, allí hicieron gala de muchas cosas, menos de ser low cost. Por ejemplo, uno de los primeros argumentos era que la denominación de la marca deriva de la palabra coreana para “modernidad”, una palabra que expresaba muy bien, según ellos, el talante y los objetivos de la marca.

hyundai hcd i concept (3)

Esas palabras las adornaron con la presentación de un concept car, de un prototipo bastante interesante, que sirvió como plataforma de lanzamiento para que la marca se ganara una imagen muy fuerte en Estados Unidos. Aquel concept car era el Hyundai HDC-I, un coche de formas atractivas –algunas zonas dejan ver rasgos del Hyundai Coupé– y carrocería targa, que se presentó en el salón del automóvil de Detroit de 1992 y que fue diseñado en el centro de estilo que la marca había abierto en California.

Hyundai llevaba tiempo queriendo vender sus productos en Estados Unidos, pero no estaba siendo fácil y tuvo que redirigir sus objetivos, de donde surgió la idea de abrir un centro de estilo en tierras yankees. El centro de California fue el encargado, por ejemplo, de diseñar el Hyundai Coupé y quizá, por eso, podemos ver algunos rasgos del mismo en el HDC-I.

hyundai hcd i concept (2)

Cuando se dio a conocer este prototipo, la marca consiguió lo que estaba buscando, ser el centro de atención, que los usuarios y medios conocieran el nombre Hyundai y lo relacionaras con coches atractivos, diseñados pensando en los estadounidenses. Y en el fondo, el Hyundai HDC-I es un coche bien resuelto, con proporciones equilibradas y una silueta musculada y agresiva. Su longitud no llegaba a los cuatro metros –3,98 exactamente– y la anchura era de 1,72 metros, así que era un coche compacto, que potenciaba todavía más la sensación de coche musculoso y deportivo.

El Hyundai HDC-I era lo que se suele denominar como “coche de salón”; es decir, se mueve, sí, pero lo justo para ir de la zona de exposición al camión y poco más. Por eso, bajo el capó había un propulsor 2.0 16 válvulas de 150 CV. Si el coche fuera ligero, sería un motor suficientemente interesante para muchas carreteras europeas, pero no para Estados Unidos. De todas formas, la marca no quería llamar la atención por prestaciones, sino por diseño y finalmente, lo consiguió.

Actualmente, el HDC-I está en el museo de la marca, pero se dice que le retiraron el motor y la transmisión.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso