Coche del día: Hudson Pacemaker 500

Coche del día: Hudson Pacemaker 500

Para no quitarse el sombrero, ¡oiga!


Tiempo de lectura: 2 min.

Volvamos la vista unas décadas hacia atrás para rememorar al imponente Hudson Pacemaker 500, una especie de armario ropero de cuatro puertas con ruedas, muy del gusto de la opulenta sociedad norteamericana de la posguerra. Un gran tipo en todos los aspectos: tamaño, habitabilidad, potencia, consumo, y cualquier otro detalle que uno pueda imaginar. Llama la atención la técnica visual empleada en su catálogo promocional: una perspectiva fugada que lo hace aún más grande; un “haiga” en su más genuina acepción.

Las hechuras del Hudson Pacemaker 500 no dejan lugar a dudas sobre su vocación: longitud 5.118 mm, anchura 1.957 mm, altura 1.534 mm y batalla 3.023 mm. Curiosamente el fabricante vendía la cota de altura como “perfil bajo”, si bien los caballeros que viajaban detrás podían permanecer con el sombrero puesto todo el viaje. A su vez, comparaban la habitabilidad interior con un curioso diagrama donde se puede apreciar a una elegante dama, flanqueada por dos elegantes caballeros, con amplio espacio entre cuerpo y cuerpo, en contraposición con lo apretados que esos mismos pasajeros iban en un coche de la competencia.

El aspecto de este sedán engaña con respecto al peso, ya que 1.676 kg en orden de marcha no es ninguna exageración para la época. El motor del Hudson Pacemaker es un seis cilindros en linea de cuatro tiempos, de 3.798 cc, 112 CV de potencia y 237 Nm de par. El depósito de combustible admite 76 litros, razonable para un consumo de 16,4 l/100 km. El coche no era especialmente caro (unos 23.000 dólares al cambio actual calculado grosso modo), pero los que han llegado hasta nuestros días, si están bien conservados, pueden sobrepasar los 85.000 dólares en una subasta. El Hudson Pacemaker se fabricó entre 1950 y 1952. Hudson como fabricante desapareció en 1954.

COMPARTE
Sobre mí

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.