Coche del día: Hobbycar Passport

Coche del día: Hobbycar Passport

Un lujoso y tecnológico intento de monovolumen compacto


Tiempo de lectura: 3 min.

La historia de la empresa Hobbycar me recuerda un poco a la de la catalana Emelba, de la que os hablé hace unos meses, un carrocero catalán que tomaba como base modelos ya existentes para prepararlos a su manera. Hobbycar fue el proyecto de dos emprendedores franceses (Francois Wardevoir y Serge Desmaraisque) que se establecieron a principios de los años 90 al sur de París para crear un área de ensamblaje.

No podría denominarse fábrica, porque se dedicaban a ensamblar piezas provenientes de distintos proveedores, pero aun así llegaron a contar con una plantilla cercana al centenar de personas. El primer modelo que lanzaron -B612- fue un vehículo anfibio muy particular. Una especie de furgoneta a la que solo se le dejó el parabrisas delantero. Tenía motor PSA, tracción a las cuatro ruedas y dos turbinas que le permitían alcanzar dos nudos sobre el agua.

En el Salón de París de 1994 presentaron el Passport, un modelo que podría haber sido el pionero de los monovolúmenes compactos, con permiso del propio Emelba 7 arriba mencionado. Se trataba de un vehículo de 4,15 metros de longitud y 1,75 de anchura con un diseño moderno y algo futurista en sus formas que dejaban mucha chapa a la vista por su línea de cintura elevada o los pequeños grupos ópticos.

Hobbycar Passport 1

Sin embargo, su rasgo más destacable eran las puertas deslizantes, tanto las delanteras como las traseras. De esta forma se liberaba un generoso espacio para acceder a un habitáculo especialmente amplio con suelo plano y multitud de detalles que aunaban lujo y tecnología. Por ejemplo, sus cuatro asientos eran individuales, todos ellos eléctricos, calefactados y tapizados en piel.

Y es que el Passport prometía detalles de lujo en su interior como el mencionado cuero o el revestimiento de Alcántara del techo, así como un salpicadero de aspecto sólido forrado en materiales nobles y una disposición adelantada a su tiempo. Sus responsables decían que el Passport podría pasar como un vehículo de ocio o una oficina con ruedas, pues además estaba equipado con teléfono o Fax.

Salvo por algunos detalles o el enfoque propio para un Salón del Automóvil, el Passport podría haberse convertido en un coche que viera la luz anticipándose al Scénic de Renault

Bajo el capó se montó el motor de origen Opel de 2 litros con 204 CV empleado en los Calibra y Vectra 4×4. Como en este, la tracción del Passport era a las cuatro ruedas. Asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades, los responsables de su desarrollo prometían una velocidad máxima de 220 km/h, una buena cifra para tratarse de un vehículo con claro enfoque familiar y un elevado peso de 1.600 kilos.

Hobbycar Passport 3

Si se hubiera comercializado, se estimó que su precio rondaría los 280.000 francos, algo más de 7 millones de pesetas de la época, unos 43.000 euros allá por 1995. Desde luego una tarifa poco accesible para un vehículo tan pequeño. Y al final fue el dinero quien impidió que el proyecto siguiera adelante, así que tanto la factoría como los coches salieron a subasta.

Llegaron a fabricarse cuatro unidades, aunque se prepararon piezas para otras 40. Una de ellas en color azul con interior beige puede verse en el Lane Motor Museum de Nashville junto al anfibio B612.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.