Coche del día: Ford Gran Torino

Coche del día: Ford Gran Torino

Un guapetón con telegenia


Tiempo de lectura: 2 min.

No cabe duda de que el Ford Gran Torino “da bien en cámara”. Bueno, o eso o que a los chicos que manejan los audio visuales les encanta el coche, que también. En dos célebres ocasiones este modelo de Ford ha sido parte fundamental de una historia llevada a la pantalla: “Starsky y Hutch”, la afamada serie de televisión y “Gran Torino”, la película producida, protagonizada y dirigida por Clint Eastwood. La primera es fácil que la recuerden los aficionados que habían dejado de usar pañal en los 70. La segunda es mucho más reciente: 2008. Hay un refrito de “Starsky y Hutch” llevado al cine en 2004, irrelevante a efectos de esta entrada.

Mientras que en la serie de televisión el modelo protagonista es un Ford Gran Torino de 1974, en la cinta de Eastwood es el modelo de 1972. El papel desempeñado en cada caso es distinto: mientras que en“Starsky y Hutch” vimos una carrocería pintada de rojo brillante con una vistosa banda lateral blanca, en la película es el verde el color principal. En la serie disfrutamos de espectaculares y aparatosas persecuciones, protagonizadas por aquel monstruo de 6.6 litros y 400 CV. En la película de 2009 el papel del coche es mucho más sereno: un bello ejemplar objeto de deseo por los amantes de lo ajeno, que transporta de forma majestuosa a sus ocupantes.

Lo cierto es que a Ford le han hecho una publicidad impagable en ambos casos. El éxito del Ford Gran Torino en la década de los 70, gracias a la serie, fue tan grande que el fabricante ofreció una edición limitada, pintada igual: Gran Torino Starsky & Hutch, que ahora forma parte de esas rarezas complicadas de encontrar. El aporte de Eastwood llegó mucho después de que el coche se dejara de comercializar, pero resucitó el mito y lo elevó unos cuantos peldaños.

El Ford Torino es un coche fabricado para el mercado norteamericano entre 1968 y 1976, periodo en el que fue conocido por distintos nombres, evolucionó en sus formas, dispuso de varias carrocerías: cupé y descapotable de dos puertas, sedán y un familiar, de cuatro y cinco puertas respectivamente, así como de distintos motores de entre 300 y 427 CV. Además de actor en las obras referidas, la base de este coche ha supuesto para Ford una trayectoria de éxito en NASCAR.

COMPARTE
Sobre mí

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.