Coche del dia: Dacia 1310/1410 Sport

Coche del dia: Dacia 1310/1410 Sport

Un Renault 12 convertido en "el coupé del pueblo rumano"


Tiempo de lectura: 6 min.

Nuestro protagonista de hoy, el Dacia 1310/1410 Sport, fue uno de los modelos de la marca rumana que se fabricó durante la época comunista, anclada en un mercado proteccionista y sin opciones para poder abastecerse con producto externo. Así que a mediados de los 60 el gobierno rumano llega a un acuerdo con Renault para poder utilizar algunos de sus diseños en los automóviles que se empezarían a fabricar a partir de 1968 en la nueva fábrica creada en Colibaşi, bajo la marca recién fundada Dacia Automobile S.A.

Uno de los automóviles de la marca francesa con los que Dacia creó varios de sus modelos fue el Renault 12 y el cual sería la base perfecta para poder fabricar el 1310 Sport y posteriormente 1410 Sport, un coupé creado sobre la plataforma del galo y elaborado de una manera casi artesanal en las instalaciones de Dacia.

El Dacia 1310 Sport, y posteriormente en su versión 1410 Sport, fue uno de los grandes aciertos de la marca rumana, a pesar de contar con los medios justos para poder afrontar aquel proyecto

La forma en que los del este convirtieron al mítico Renault 12 en un coupé para el pueblo fue bastante peculiar, básicamente por el sistema tan rudimentario con el que dieron forma al nuevo automóvil.

Dacia 1310 1410 Sport 2

Dacia 1310 Sport

Es en 1979 cuando se crea el primer prototipo bajo el mando del ingeniero jefe Nicolae Cosmescu, en las instalaciones que tenía la marca en Brasov, denominando el modelo como Dacia 1300 Sport Brasovia, aunque no es hasta 1981 cuando se presenta la variante final conocido como 1310 Sport con sutiles cambios, como un frontal donde se incorporaba una nueva calandra y faros redondos en lugar de los utilizados por las demás versiones.

Manteniendo la plataforma del galo, aunque acortada en 20 cm, se decidió cortar los pilares B y C, dándole caída al techo y confiriéndole una estética más deportiva. Se eliminaron las puertas traseras y se soldaron paneles de chapa a medida en lugar de estas, así como el capó trasero fue recortándose hasta llegar a la forma deseada y que encajara de una manera armónica dentro del conjunto.

El diseño de aquel automóvil se llevó a cabo de una forma prácticamente artesanal, donde se recortó y amplio en las zonas que así lo precisaban hasta llegar al prototipo final

Otro de los detalles curiosos era el parabrisas posterior, que no era más que el mismo que se montaba en el frontal pero con una inclinación mayor, adaptándolo al hueco y caída que quedaba en el 1310 Sport.

Dacia 1310 1410 Sport 3

Por otro lado, las puertas delanteras quedaban algo extrañas, ya que eran las mismas que en el Renault 12, algo que solucionaron en la siguiente versión, el 1410 Sport, soldándole paneles de chapa laterales para alargarlas más. También hubo que modificar los paneles traseros y ventanillas posteriores, haciéndolas más estrechas y logrando una imagen más acorde con la de un coupé.

Mecánicamente siempre se usaron los propulsores del automóvil francés, siendo un propulsor de 1,3 litros el que impulsaba a la primera versión 1310 Sport y un 1.4 el que lo haría a partir de 1986 en el restyling del modelo, el 1410 Sport, con unas potencias respectivas de 54 y 64 CV y asociado en ambos casos a un cambio manual de cuatro velocidades.

En esta versión coupé del primitivo Renault 12 hubo que acoplar un nuevo sistema de escape más corto, ya que el chasis se había reducido en 20 cm de longitud

Respecto a las prestaciones, el coupé rumano conseguía alcanzar una velocidad máxima según declaraba la marca de 154 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h cifrada en algo más de 16 segundos, datos que ahora pueden parecer irrisorios, pero que en aquella época y lugar, eran prácticamente los mejores que arrojaban cualquiera de los automóviles que allí se fabricaban.

En cuanto a cotas finales, el Dacia 1410 Sport constaba de una longitud total de 4.150 mm, siendo la distancia entre ejes de 2.240 mm, con una anchura máxima de 1.636 mm y una altura total de 1.370 mm, quedando el peso final según declaraba la marca rumana en 900 kilogramos.

Dacia 1310 1410 Sport 4

Dacia 1410 Sport

La primera versión se mantuvo hasta el año 1986, momento donde el 1410 Sport tomó el relevo aumentando su cilindrada y algunos retoques estéticos, como la parrilla frontal o los paragolpes en el mismo color de la carrocería o un pequeño spoiler en su portón trasero.

Durante más de una década se comercializó aquel automóvil que a pesar de estar ya desfasado, seguía siendo una de las mejores opciones que se podían adquirir en aquel país

También se incorporaron unos tapacubos de nuevo diseño, e incluso en las últimas unidades se llegó a ofrecer el ABS o el aire acondicionado como extra, aunque hacía ya bastante tiempo que el modelo había quedado bastante obsoleto, teniendo en cuenta que la base sobre la que sustentaba, así como la mecánica y mayoría de componentes, derivaban de un automóvil creado a mediados de los 60. Aun así, Dacia mantuvo a su primer y único coupé hasta entrado 1992, donde dio por concluida la producción de aquel mítico automóvil.

El Dacia 1410 Sport además cosechó innumerables triunfos en diferentes Rallyes, donde se construyeron versiones que superaban los 200 CV de potencia, algunos incluso con turbo, y donde el rumano Nicu Grigoras fue el máximo representante en esta disciplina a los mandos de aquellos automóviles de competición.

Con un total aproximado de 5.500 unidades fabricadas a lo largo de la vida comercial del Sport hay algunas anécdotas dignas de mención, como por ejemplo que se enviaron a Canadá, gracias a un distribuidor externo que tenía allí la marca y que comercializaba entre otras cosas maquinaria agrícola, 150 ejemplares del Sport 1410, que contaban con turbo y un cambio de cinco relaciones.

El Dacia 1310/1410 Sport representa la situación de un país anclado bajo el yugo de una dictadura, que consiguió gracias a automóviles como este, hacer más sencilla la vida de sus habitantes

Por otro lado, el Dacia Sport se comercializó como un 2+2, ya que al acortar su batalla, así como las modificaciones de los pilares B y C, no daban opción a que tres ocupantes pudieran albergarse en sus plazas traseras, dadas las cotas finales interiores del coupé del este.

Lo que queda claro es que este coupé de Dacia fabricado durante más de una década fue en hito histórico dentro de la automoción dentro del país de los Cárpatos y hoy forma parte de la historia reciente de este y de la automoción europea de las últimas décadas en general. Tras la caída del régimen de Nicolae Ceaușescu muchas cosas empezaron a cambiar en el país. A finales de los 90 Renault terminó comprando la marca entera, y el resto de la historia es por todos conocida.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
AutoHinojar
Invitado
AutoHinojar

Sorprendente, en Dacia siempre han tenido ingenio a la hora de hacer sus coches. En alguna parte he leído algún comentario que decía que Dacia debería sacar un deportivo pequeño y asequible. Realmente es una buena idea (imposible de imaginar por el tema de las emisiones, principalmente porque ya han tenido ese problema con la Dokker), si han probado con los SUV con mucho éxito y del Sandero se ha vendido una versión RS en América del Sur, queda claro que son capaces de hacer cualquier coche con buenos precios (y más aún teniendo a Renault detrás). Además, también han… Leer más »

Javier Costas
Editor

¿Dónde leíste tal cosa?

Diego Sanmartín
Invitado
Diego Sanmartín

En competición llegó a existir una versión S2000 del Logan original con escaso éxito

Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Ciertamente el toque coupe el archiconocido R12 le da un toque, como me gustan estos cacharros del este, bien es sabido por aquí.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!