Coche del día: Chrysler Valiant Charger R/T

Coche del día: Chrysler Valiant Charger R/T

Un verdadero icono de los "muscle car" australianos


Tiempo de lectura: 5 min.

El Chrysler Valiant Charger R/T era una versión muscle car del Valiant, que se vendió en Australia desde 1971 hasta 1978, año en el que terminó la producción. Presentado por Chrysler Australia, este coupé de dos puertas era una versión de batalla corta del Chrysler Valiant sedán que se comercializaba en el país de los canguros. Fue muy popular en su tierra, pues llegó a suponer el 80 % de las ventas totales del Chrysler Valiant. La primera gama se conoció como VH, de 1971 a 1973.

Tomaba como base el modelo equivalente del Chrysler estadounidense, del que conservaba la suspensión delantera, y se ensancharon los pasos de rueda y las dos vías a causa de unos ejes más anchos. Además, las ruedas utilizadas contaban con una mayor sección, por lo que visto por delante o por detrás mostraba una imagen más “gorda” y musculosa que su homólogo estadounidense.

No resultaba un coche de medidas enormes típicamente norteamericanas, pues tenía 4.564 mm de longitud, 1.885 mm de anchura y 1.384 mm de altura

Esta versión R/T (de Road/Track) era el máximo representante de la serie a la que pertenecía (VG Valiant Pacer), y se convirtió en la plataforma de participación de Chrysler en las carreras de coches de producción en Australia.

Chrysler Valiant Charger RT 2

Chrysler Valiant Charger R/T

La oferta mecánica era variada; partía con el Charger R/T básico, con un motor de 4,3 litros y 221 CV con caja de cambios manual de tres marchas, pasando al R/T E38 con el mismo motor potenciado hasta los 284 CV y misma caja manual de tres marchas y, por último, el R/T E49 con el mismo motor, pero con 306 CV y caja manual de cuatro velocidades manual Borg-Warner.

El Chrysler Valiant Charger R/T (E49) se consideró un icono de los muscle car australianos, en especial la equipada con el motor de 4,3 litros y seis cilindros en línea, que rendía 306 CV transmitidos a las ruedas traseras por una caja de cambios manual de cuatro marchas

Esta última versión ofrecía un motor de seis cilindros en línea y siete puntos de apoyo del cigüeñal, con carburadores Weber de triple cuerpo. Ofrecía un rendimiento que no fue superado hasta la aparición del Porsche 911 Turbo de 1975. La revista “Wheels Magazine” proclamó al Valiant Charger R/T E49 como “el muscle car australiano de aceleración más rápida de todos, capaz de girar el cuarto de milla parado en 14.1 segundos y de 0 a 96 km/h en solo 6,1 segundos, no es poca cosa para un seis [en línea]”.

Sobra decir que el E49 alcanzó el estatus de culto entre los frikis de los muscle car australianos a causa de su buen rendimiento y su rareza. Solamente se fabricaron 149 unidades, de las cuales 21 estaban equipadas con un depósito de gasolina de gran autonomía, con 160 litros de capacidad, conocidas como Big Tanks. De estas 21 solo quedan 14, tres de ellas en buenas condiciones originales.

Chrysler Valiant Charger XL 1

Chrysler Valiant Charger XL

El resto de las versiones del Valiant contaban con más gama de motores, empezando con un básico de seis cilindros (HEMI 6) y 3,5 litros, 140 CV y caja de cambios manual de tres marchas, otra llamada XL con un motor de 4 litros, 162 CV y caja manual de tres marchas.

La serie Charger 770 ofrecía tres motores diferentes, desde un motor de 4,3 litros, 206 CV y caja de cambios automática de tres marchas, pasando por un V8 de 5,2 litros, 233 CV y caja automática de tres marchas, finalizando con otro V8 de 5,6 litros, 279 CV y caja automática de tres marchas (770 SE E55). Esta última versión, el Charger 770 SE (de Special Edition) incluía la opción E55, que no era otra cosa que el motor conocido como 340 ci 4-bbl V8.

Se probó en el circuito de Mallala, en el sur de Australia, y a pesar de ser más grande que el R/T E49, aunque menos potente -279 CV frente a 306- se pensaba que en recta y en subidas hubiese funcionado mejor. Sus 27 CV menos, junto a un mayor peso en el eje delantero, provocaban la necesidad de frenar unos segundos antes que el más ligero R/T E49 con el motor HEMI de seis cilindros. Con estas desventajas perdía entre 2 y 3 segundos por vuelta en el mencionado circuito.

Chrysler Valiant Charger RT 3

Chrysler Valiant Charger R/T de Leo Geoghegan – Fotografía: Ferenghi (Wikimedia Commons) CC BY

De esta especial versión se construyeron tan solo 149 unidades, de las cuales solo quedan 21 y a su vez únicamente tres de ellas están en buen estado original

De este motor 340 ci se importaron 36 unidades con sus correspondientes cajas de cambio de cuatro marchas. Lo que no se comentó es que la verdadera elección de este V8 se debió a las deficiencias de funcionamiento del básico HEMI 6 de seis cilindros. Este Charger 770 SE incorporaba una transmisión automática Torqueflite 727.

El uso de un único escape para los ocho cilindros mermó más todavía el rendimiento de motor. Esta versión estaba disponible en tres colores de carrocería: Vintage Red, Limelight (verde) y Sunfire (amarillo metalizado). El salpicadero se realizó en metal torneado, y en su interior se combinaban molduras de vinilo en blanco y negro junto a otra de color granate.

La segunda generación del Chrysler Valiant, conocida como VJ, apareció en marzo de 1973. Presentaba algunos cambios en el capó, la parrilla, y se sustituyeron los faros delanteros rectangulares por otros redondos. Supuso el final de la primera generación, el Valiant R/T, así como el retiro oficial de Chrysler en la participación de las carreras de turismos en Australia, así como la introducción de nuevas mecánicas.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.