Coche del día: Callaway C12

Coche del día: Callaway C12

Creado desde la base de un Corvette C5, este espectacular deportivo atmosférico se pensó para imponerse en Le Mans


Tiempo de lectura: 4 min.

Para aquellos que sean seguidores de la saga Corvette seguramente el término Callaway C12 les sea familiar. Al fin y al cabo, partiendo de la base de un C5 éste es uno de los derivados del popular modelo norteamericano más potentes y prestacionales, pensado para competir con garantías en Le Mans. Sin embargo, para aquellos que tiendan más a seguir las andanzas del automovilismo europeo quizás Callaway les suene por ser el preparador al que la propia Alfa Romeo comisionó la creación de algunas unidades del GTV6 con doble turbo, justo antes de ser puesta bajo la dirección de FIAT. Sea como fuere, lo cierto es que desde el Apollo 3500 GT hasta el AC Cobra los modelos con mezcla europea y americana han sido una constante.

Y es que, aunque el Callaway C12 rezume deportividad a la americana por los cuatro costados lo cierto es que la empresa alemana IVM Automotive tuvo mucho que ver con su desarrollo y construcción. De hecho, incluso algunas fuentes sin confirmar confirmadas señalan a Barcelona como el lugar donde unos jóvenes diseñadores idearon sus formas. Hipótesis aparte, este modelo nace para ganar la clase GT2 en Le Mans. Algo que no hizo, aunque sí consiguió la pole en su categoría en la edición del año 2001. El mayor éxito en las carreras del modelo, cuya historia realmente se escribió más a través de las 20 unidades de calle vendidas durante cuatro años desde su presentación en 1998.

Así las cosas, posiblemente el Callaway C12 sea el modelo más icónico y conocido de entre todos los salidos de los talleres del preparador de Connecticut. Especializado en desarrollar paquetes de alto rendimiento especialmente para vehículos de la General Motors con el consenso y apoyo de la marca. De hecho, a día de hoy las unidades de diferentes generaciones del Corvette tocadas por la mano de Callaway configuran una de las familias de derivados del modelo más prestigiosas y deseadas por los aficionados que buscan lo más prestacional. Una hibridación que, justo este año 2022, cumple 35 años habiendo sido celebrada con el pack B2K 35TH Anniversary.

callaway c12 (3)

Callaway empezó a finales de los setenta haciendo todo tipo de versiones deportivas y prestacionales, hasta que de una forma progresiva fue inclinándose por los Corvette, llamando tanto la atención de GM que consiguió establecer con ella una alianza formal

Callaway C12, sobre la base de un C5

Tras haber forjado una carrera como piloto, Reeves Callaway fundó en 1977 su empresa de preparación deportiva hasta convertirse en uno de los hombres más destacados en la historia de los Corvette. Tanto que así que, durante el 2008, fue ingresado al Corvette Hall of Fame. Así las cosas, la estrecha relación entre GM y Callaway le permitió soñar a lo grande con el C12, construyendo un modelo capaz de cumplir con las normativas GT2 para el Campeonato Mundial de Resistencia.

Punto de partida para el Callaway C12, basado en el chasis de un Corvette C5 aunque aumentando su anchura y tomando de él, en verdad, pocos elementos mecánicos. De hecho, el motor fue construido por la propia Callaway, siendo un LS atmosférico fundido en aluminio con 5,7 litros de cilindrada y ocho cilindros en V para rendir 440 CV. El cual es capaz, por cierto, de entregar su máxima fuerza a tan sólo 4.400 revoluciones por minuto.

Gracias al mismo, el Callaway C12 podía alcanzar una velocidad punta de casi 320 kilómetros por hora. Perfecto para arrasar -como lo hizo- en la recta de la Mulsanne en Le Mans. Algo a lo que ayudó su ligereza, ya que se intentó rebajar el peso todo lo posible – 1480 kilos – utilizando la fibra de carbono en su carrocería diseñada por Paul Deutschman. Además se diseño un sistema de suspensiones totalmente nuevo y se equiparon frenos de disco de 14 pulgadas con pinzas de cuatro pistones.

callaway c12 (2)

Homologado para la clase GT2, su objetivo era conquistar Le Mans aunque finalmente sólo cosechó la pole en el año 2001

Pasados los años, el Callaway C12 se ha convertido casi en una leyenda para los amantes de los deportivos americanos con grandes motores y claros guiños a los Corvette con motor delantero. Así las cosas, encontrar una de sus 20 unidades de calle – respecto a las creadas por y para la competición se especula un número que va desde las tres hasta las cinco – resulta todo un acontecimiento. Y es que, en fin, no todos los días se trata con la historia de un modelo con genuino sabor americano que intentase reinar en Le Mans. Espectacular.

Galería de fotos:

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Teo
Invitado
Teo

No es una hipótesis. Lo diseñamos Xavi Carreras y yo en Barcelona en el 97 junto a Paul Deutschman, un diseñador canadiense. Hubo algunos artículos en Más Que Coches y algunas revistas de la época. El modelo en clay lo hicimos en Frankfurt

Que tiempos smile


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez