Coche del día: Cadillac V16

Coche del día: Cadillac V16

El primer V16 construido en Estados Unidos


Tiempo de lectura: 7 min.

El Cadillac V16, también conocido como Cadillac Sixteen, fue el modelo estrella de la gama alta de Cadillac en los años 30, y se produjo durante toda esta década. Su principal característica era ser el pionero de llevar bajo sus entrañas un motor V16 en Estados Unidos, lo que le convertía en un vehículo extremadamente exclusivo y caro. Su chasis y sus acabados eran personalizados y bajo pedido.

Durante sus 11 años de producción -de 1930 a 1940 inclusive- se construyeron 4.076 unidades, fabricados en la gran mayoría en su año de debut, antes que la gran depresión de 1929 se desarrollara y afianzara. La puntilla a su producción se produjo con el inicio de la Segunda Guerra mundial, desapareciendo su nombre hasta 2003, año en el que se creó un prototipo llamado Sixteen Concept, con un motor V16 de 13,6 litros y 1.000 CV.

Se podía incluir en el segmento de las berlinas y se ofrecía en diferentes carrocerías, desde un convertible de dos puertas hasta una limusina de cuatro, pasando por un convertible de cuatro, un coupé de dos, un sedán de cuatro y un compacto también de cuatro puertas. Como vemos, había para todos los gustos.

1932 Cadillac V16 452 B Sport Phaeton

1932 Cadillac V16 452B Sport Phaeton

Su enorme tamaño, entre los 5.846 y los 6.096 mm de longitud, y su elevado peso, que oscilaba entre los 2.400-3.000 kg, no lo convertían en un coche pesado de manejar

Raro incluso entre los Cadillac V16, el sedán convertible de 1933 fue diseñado y construido por Fleetwood e incorpora un maletero integral, uno de los primeros de su tipo en un automóvil estadounidense. El folleto de Fleetwood decía: “Los diseñadores de Fleetwood están constantemente en contacto con el estilo europeo y americano predominante y avanzado para que lo más moderno se pueda interpretar en sus exquisitas creaciones”. Todos los modelos V16 de 1933 presentaban nuevas líneas de carrocería fluidas en contraste con los contornos cuadrados de las carrocerías de 1930-1932.

La idea inicial de Cadillac era el desarrollo de un coche con más cilindros de lo habitual, a la par que dotado de más potencia y suavidad de manejo. Por entonces los constructores de automóviles de lujo vendían chasis desnudos a carroceros externos que se encargaban de vestirlos con sus carrocerías. Cadillac, por el contrario, compró a los carroceros Fleetwood Metal Body y Fisher Body para vestir a sus chasis, de forma que todo quedaba en casa.

El nuevo Cadillac V16 Serie 452 se presentó en el Salón del Automóvil de Nueva York el 4 de enero de 1930. No fue el mejor momento de su presentación por las circunstancias históricas -la gran depresión de 1929 acababa de empezar- y su elevado precio (6.500 dólares de la época o unos 103.000 actuales), pero supuso una superación personal para Cadillac. Como hemos dicho, fue pionero en el país americano en la utilización de un bloque V16, cuyos cilindros formaban una V estrecha de 45 grados.

1933 Cadillac V16 452 C Transformable Town Cabriolet by Fleetwood

Motor del 1933 Cadillac V16 452C Transformable Town Cabriolet by Fleetwood

Su cilindrada era de 7,4 litros, que traducido a la nomenclatura norteamericana eran 452 pulgadas cúbicas, de aquí su apellido de Serie 452. Desarrollaba una potencia de 188 CV. Básicamente era la unión de dos bloques de ocho cilindros en línea que compartían un cigüeñal común, y cada bloque tenía su propio sistema de escape y alimentación independientes.

Usaba una culata con válvulas en cabeza un ajuste hidráulico de las válvulas, algo nunca visto en la industria automovilística estadounidense. Esta tecnología lo convertía en un motor extraordinariamente suave y silencioso. La potencia se transmitía a las ruedas traseras mediante una caja de cambios de tres velocidades. Podía alcanzar una velocidad de 160 km/h (100 mph).

Con buenas críticas por parte de la prensa y gran interés del público, su producción fue discreta en un primer momento, desde las dos unidades diarias en enero de 1930 hasta las 2.000 en junio. El catálogo ofrecía en este primer año hasta 10 tipos de carrocería básicos, que mezclado con las diferentes configuraciones de acabados y equipamientos se podía elegir hasta en 70 modelos distintos.

1934 Cadillac V16 452 D Convertible Sedan by Fleetwood

1934 Cadillac V16 452D Convertible Sedan by Fleetwood

Sus 7,4 litros (452 ci) entregaban 188 CV, y destacaba por la suavidad y silencio de funcionamiento, gracias a unas válvulas situadas en cabeza y a un ajuste hidráulico de las mismas, una primicia tecnológica del momento

En vista de las buenas ventas iniciales, los dirigentes de Cadillac decidieron hacer una gira por todo lo alto a partir de junio de 1930 por diversas ciudades europeas: París, Amberes, Bruselas, Amsterdam, Utrecht, Copenhague, Estocolmo, Berlín, Colonia, Dresde, Frankfurt, Hamburgo, Múnich, Nuremberg, Viena, Berna, Ginebra, Lausana, Zúrich, Madrid, San Sebastián, La Baule, y Angers. Como vemos, fue una gira a lo grande.

La hecatombe de la producción empezó en el otoño de ese mismo año, con una pírrica producción de unidades 54 en octubre, cayendo hasta las siete de agosto de 1931 y seis en noviembre del mismo año. A partir de este momento tan solo se matricularon una media de 50 unidades anuales. Su nombre cambió varias veces hasta 1937. De esta forma, la carrocería se rediseñó en 1933, cambiando su denominación por la de 452C. Sufrió cambios de nombre en los años siguientes, conocido con 452D en 1934 y 452E en 1935. El carrocero seguía siendo Fleetwood Metal.

Tal vez sean los coches de producción más grandes y pesados construidos en Estados Unidos en su época. Dependiendo del año de fabricación su longitud oscilaba entre los 5.486 mm del modelo 1932-1933 hasta los 6.096 mm del modelo 1934-1935; la anchura se movía en las cotas de los 1.890-1.956 mm de los modelos 1936-1937 y 1932-1935 y la altura variaba entre los 1.765 mm del modelo 1934-1937 y los 1.842 del modelo 1931.

1940 Cadillac Series 90 V16 7 passenger Imperial Sedan by Fleetwood 3

1940 Cadillac Series 90 V16 7 passenger Imperial Sedan by Fleetwood

Acorde con estas dimensiones su batalla era igualmente enorme, entre los 3.632 mm del modelo 1932-1933 y los 3.912 del modelo 1934-1937. El peso iba a juego con el tamaño, con unos valores que oscilaban entre los 2.400 y 3.000 kg. Tanto los valores de peso como de dimensiones parecían más propios de una furgoneta media de nuestros días, o incluso de un pequeño camión. A pesar de su enorme tamaño, eran automóviles fáciles de conducir gracias a una dirección ligera.

En 1938 se introdujo un nuevo motor, ligeramente más pequeño, de 7,1 litros -431 ci-, también con 16 cilindros, formando una V más ancha de 135 grados. Presentaba un carburador, un árbol de levas y una bomba de agua por cada fila de cilindros, además de un cigüeñal de nueve apoyos frente a los cinco del 452. La potencia era la misma -188 CV-, y resultaba extraordinariamente silencioso al ralentí y muy suave de funcionamiento, al igual que el motor previo.

En cuanto sus dimensiones,  su longitud alcanzaba los 5.639 mm, con 1.971 mm de anchura y 1.768 mm de altura. El peso oscilaba entre los 2.400 y 2.600 kg. Se produjeron un total de 533 unidades, 315 en 1938 y 138 en 1939. En diciembre de este año se terminó su producción. El Classic Car Club Of America los considera como Full Classics, una calificación reservada solo para los mejores automóviles del período 1925-1948, siendo los descapotables los más valorados.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Cadillac V16 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!