Coche del día: BMW 120i (e87)

Coche del día: BMW 120i (e87)

Sus 150 CV no era nada del otro mundo y lo situaba en la media por prestaciones


Tiempo de lectura: 3 min.

El lanzamiento del BMW Serie 1 fue todo un acontecimiento. Era el primer compacto “auténtico”, que lanzaba BMW al mercado –ya había tenido el BMW Serie 3 Compact– y al mantener las principales señas de identidad de la marca, se convertía en el compacto más especial del segmento: motor longitudinal colocado en posición delantera central y propulsión. Durante algunos años, el BMW Serie 1 protagonizó infinidad de pruebas y comparativas en la prensa especializada y entre aficionados, cruzarse con uno por la calle ya servía para un buen debate.

Audi llevaba mucho tiempo a su aire con el A3, así que los premium se pusieron las pilas. Incluso Lexus también se metió en el ajo con el CT 200h. De hecho, el Lexus podría ser otro de esos compactos especiales, fue el primero que se ofreció con grupo motor híbrido y sin motores diesel. De hecho, solo había una opción mecánica y eso, quizá, fue parte de su falta de éxito.

El Serie 1 no tuvo que sufrir esa suerte, más bien fue todo lo contrario y se convirtió en un éxito notable. De primeras, se convirtió en el BMW más barato que había en ese momento y también en el más barato que había lanzado la marca hasta el momento. Y una de las versiones más populares, además de las equipadas con motores diésel, fue el BMW 120i. En plena era del diésel, había quien todavía confiaba en la gasolina y optaba por uno de los motores más interesantes de la gama, al menos durante los primeros compases de la comercialización.

bmw 120i e87 (4)

Aquel motor era una de esas especialidades de BMW: cuatro cilindros atmosférico, 1.995 centímetros cúbicos, dos árboles de levas en cabeza con sincronización variable de los árboles de levas, inyección y unas cifras que, curiosamente, no destacaban en el segmento: 150 CV a 6.200 revoluciones y 200 Nm a 3.600 revoluciones, combinado con un cambio manual de seis relaciones. Completaba el 0 a 100 km/h en 8,7 segundos, el kilómetro con salida parada en 29,7 segundos y la velocidad

Obviamente, aunque las cifras del motor no sean las mejores, cuando se tiene un chasis como el que tenía el BMW 120i, las cosas son algo diferentes. El motor estaba colocado de forma longitudinal y un poco retrasado, pues tenía que enviar la potencia a las ruedas traseras y BMW, como ya sabréis, suele cuidar mucho el reparto de pesos, que se quedaba cerca del 50% sobre cada eje. La suspensión delantera era de tipo McPherson y la trasera multibrazo, la asistencia de la dirección todavía era hidráulica y las ruedas no eran el despropósito actual, que son enormes, era unas 195/55 R16.

No era el BMW más sorprendente, pero sí era el compacto con mejor comportamiento del segmento, se podía comprar en versión Sport –el que ilustra las fotos– y Luxury.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.