Coche del día: Aston Martin One 77

Coche del día: Aston Martin One 77

Elegancia salvaje


Tiempo de lectura: 2 min.

Cuando un fabricante de deportivos ingleses como Aston Martin se propone producir el mejor vehículo de sus historia, nace la belleza que os traemos hoy: el Aston Martin One 77. El origen de su nombre es “One” por el millón de libras que costaba, y “77” por el número de unidades que se iban a fabricar.

El CEO de Aston Martin, Ulrich Bez, deseaba contar con un superdeportivo dentro del catálogo de la marca, para demostrar que pueden hacerlo, y además, muy bien. Para tal empresa, no solo se invirtió en el diseño del nuevo vehículo, sino que también fue necesaria una gran inversión en modificar la fábrica existente de Gaydon en Warwickshire. De las manos de Marek Reichman nació esta oda al GT deportivo de lujo: elegante, como solo los ingleses saben diseñar un deportivo y salvaje con toda su caballería y deportividad emanando de su capó delantero.

El motor de esta maravilla puede que sea uno de los mejores de la historia: V12 de 7,3 litros que producía de manera atmosférica 760 CV y 750 Nm de par, con lubricación por cárter seco, que transmitía toda su potencia a las ruedas traseras, mediante una transmisión manual robotizada de 6 velocidades. El chasis era monocasco de fibra de carbono, la carrocería de aluminio forjada a mano, con aerodinámica activa, la suspensión push-rod y los frenos, cerámicos. Podéis consultar su catálogo en este enlace.

Con sus neumáticos Pirelli P Zero Corsa, de medida frontal 255/35 ZR20 y 335/30 ZR20 trasera, conseguía unas prestaciones brutales de más de 354 km/h de punta, haciendo el 0 a 100 km/h en unos 3,5 segundos. Si queréis conocer algo más acerca de su historia, diseño y montaje, y os sobran unos 45 minutos, os dejo un documental donde lo cuentan al detalle.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.