Coche del día: AMC Javelin MK1

Coche del día: AMC Javelin MK1

No es uno de los pony / muscle car más conocidos, pero fue la apuesta decidida de esta marca frente a los Camaro y Mustang


Tiempo de lectura: 4 min.

Dentro de la convulsa historia de AMC – llegó a ser propiedad de la estatal Renault – el AMC Javelin es uno de los modelos más significativos de entre todos los producidos. De hecho, sobre su base se desarrollaron los AMX que con sus colores blanco, rojo y azul protagonizaron algunas de las mejores carreras de turismos en la Norteamérica de los años setenta. Pero vayamos al comienzo de esta historia. Y no, no nos referimos a 1967 – año de lanzamiento de este vehículo – sino a unos tres años antes. Momento en el que se presentó el Ford Mustang para dar así salida al segmento de los Pony Cars.

En este sentido, lo primero que se ha de señalar es algo no poco difuso. Y es que, ¿dónde está exactamente la diferencia entre un Pony Car y un Muscle Car? Bueno, en primer lugar hay que decir que aún no pocos aficionados siguen pasando las horas debatiendo sobre ello. No obstante, lo cierto es que los Pony Car nacen a mediados de los años sesenta como una suerte de deportivos americanos dominados por un aspecto llamativo, bastantes opciones de personalización – ahí se ve la herencia de la cultura urbana de los Hot Rods – , precios relativamente accesibles, imagen juvenil y un comportamiento potente aunque pesado y poco efectivo en curvas.

Así las cosas, obviamente quienes mejor representan esto son los Mustang y Camaro. Sin embargo, la gamas de estos modelos eran realmente variadas. Todo ello acrecentado con el gusto de los fabricantes norteamericanos por renovar cada año los equipamientos con pequeños detalles que acaban convirtiendo en una enciclopedia por tomos a las genealogías de cada saga. Con todo ello, a las versiones más prestacionales de los Pony Car se les pasó a denominar Muscle Car. Justo el punto en el que llegan los verdaderos mitos del asfalto para los estadounidenses de aquel momento, con los Mustang preparados por Shelby o los Camaron con los V8 más agrandados. Eso sí, había más opciones en el panorama.

En la gama del Javelin se daban cita tanto motores que hacían de éste un pony car como un potente muscle car

AMC Javelin, un deportivo a la americana

Los Pony Car lograron tal popularidad que, para finales de los años sesenta, cualquier conglomerado automovilístico que se preciara en los Estados Unidos debía de contar con uno de ellos en sus concesionarios. Bajo este contexto, AMC hizo un gran esfuerzo para desarrollar el AMC Javelin. Un modelo de lo más aparente, creado desde cero para no perder el paso marcado por Ford o Chevrolet. Eso sí, aquello en verdad se tornaba siempre en un imposible para la marca, condicionada desde sus inicios por el estar a la sombra de los Tres Grandes de Detroit.

Dotado de un espacio interior más amplio que el de sus competidores, a pesar de su aspecto el AMC Javelin fue un automóvil donde se pensó en la practicidad aumentando la amplitud del habitáculo y el maletero. De esta manera, fue uno de los Pony Car más alabados por la prensa especializada del momento aunque, por obvios motivos de imagen de marca, el tiempo ha acabado poniendo el foco en mitos más duraderos como el Mustang.

Respecto a las motorizaciones, el AMC Javelin partía en la base con un seis cilindros en línea acoplado a una transmisión automática con la que gobernar sus 145 CV. No obstante, a los pocos meses de su puesta de largo en el mercado este modelo ya contaba con un V8 de 4,8 litros con carburador de doble cuerpo. Eso sí, al poco apareció un nuevo V8 de 5,6 litros preparado para consumir gasolina de alto octanaje. Es decir, de competición.

amc javelin (1)

El éxito de este coche vino ya en la segunda generación, cuando se convirtió en campeón de las series de la Trans-Am en 1971, 1972 y 1976

Todo ello allanando el camino a la llegada del motor AMX. Éste ya con 6,4 litros, 315 CV y un par motor de 576 Nm. Ahí sí ya estamos hablando de todo un avasallador y poderoso Muscle Car, del cual se derivó en las unidades que ganaron la Trans-Am en 1971, 1972 y 1976. Ya en el período de la segunda generación del AMC Javelin, haciendo de él un modelo no sólo muy atractivo para cualquier coleccionista sino también un verdadero icono para la historia de las carreras en los Estados Unidos.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez