Menu

Coche del día: Alfa Romeo Giulietta Quadrifoglio Verde

El GTI a la italiana

Coche del día: Alfa Romeo Giulietta Quadrifoglio Verde

Alfa Romeo lleva desde 1987 incorporada en el grupo Fiat, razón por la que comparte plataformas con este fabricante. A finales de la primera década del siglo el Alfa Romeo 147 necesitaba una renovación, un nuevo modelo para el segmento C tras haber estirado la vida comercial del compacto italiano que tantas versiones interesantes nos había dado, especialmente la GTA con la última incorporación de un V6 «Busso» en su vano motor. El sustituto sería el Alfa Romeo Giulietta.

Alfa Romeo regresaría a los nombres para sus modelos como lo hubiera hecho años atrás. Es interesante este detalle, pues la firma italiana parece tener un plan de relanzamiento cada ciertos años desde que comenzó a formar parte de Fiat pero ninguno cuaja (o ninguno se lleva a cabo).

Sea como fuere, el Giulietta irrumpe en el mercado con una plataforma del grupo adaptada por los ingenieros de Alfa para lograr el dinamismo propio de la marca. Como cúspide ya no tenemos el poderoso «Busso» V6, en su lugar se instala en las versiones QV (Quadrifoglio Verde) un propulsor de cuatro cilindros con sobrealimentación mediante turbocompresor. Así tenemos como resultado el Alfa Romeo Giulietta Quadrifoglio Verde.

Alfa Romeo Giulietta Quadrifoglio Verde 712

Este nuevo motor tenía una cilindrada  «muy Alfa» de 1.742 centímetros cúbicos, lo que es igual a un 1.75 o, redondeando, un 1.750 cm3, la misma cilindrada que el 6C original o el Giulia GT Veloce de 1967 del que os hablé la semana pasada. Este propulsor contaba con inyección directa y una culata de aluminio que incorporaba dos árboles de levas y cuatro válvulas por cilindro; en las primeras versiones el bloque era de fundición gris, siendo sustituido por uno de aluminio en 2015. En su primera versión declaraba 235 CV de potencia máxima a 5.000 RPM, con 340 Nm de par disponibles desde 1.900 RPM; para las siguientes la potencia se incrementaría hasta los 241 CV de potencia a 5.750 RPM, con idéntica cifra de par.

Destaca que fuese el modelo más seguro de su categoría, logrando un 97 % de protección a ocupantes adultos en los test EuroNCAP, en ese sentido eclipsó al ya anticuado 147. De serie incorporaba un selector de modos de conducción DNA, mediante el cual era posible elegir entre tres configuraciones distintas: Dynamic, la más deportiva con la respuesta más inmediata en los pedales y menor asistencia a la dirección; Natural, una forma intermedia y en la que se encendía en coche por defecto; por último, All Weather, que suavizaba la entrega de potencia y hacía más manejable el vehículo en condiciones climatológicas adversas.

Además, se incorporaba un diferencial electrónico «Q2» (que nada tenía que ver con el Q2 del 147, mecánico) y un sistema de estabilidad electrónico VDC que incorporaba el control de estabilidad y el Hill holder (asistente en pendiente), también sistema de prevención de la colisión (tensa cinturones y sube ventanillas), seis airbags, cinturones con pretensor doble y asientos delanteros con sistema a prueba de latigazo vertical en los cabeceros.

En el apartado de los frenos era particularmente interesante, pues se trataba del único compacto del segmento en equipar pinzas rígidas de cuatro pistones en el eje delantero, firmadas por Brembo; en el trasero se recurría a la común pinza flotante. Todo se montaba en una plataforma que tenía un buen esquema de partida con columnas McPherson en el eje delantero y un sistema de paralelogramo deformable en el trasero.

Otro dato interesante es que los motores con bloque de fundición gris se asocian a cajas de cambios manuales de seis relaciones. Por el contrario, los de bloque de aluminio se asocian únicamente a una caja de cambios TCT de doble embrague, también con seis relaciones.

COMPARTE
Sobre mí

Carlos Pascual

El olor a lubricantes y gasolina quemada han atraído a Carlos desde su niñez, por ello decide consagrar su vida a los coches: una forma de comunicarse, de disfrutar, de vivir.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

Pues no hace mucho tiempo (año y pico) estuve a punto de hacerme con uno de los pocos Veloce (denominación post QV) que habitaba en un stock. Con todos los extras y a precio de derribo, hizo replantearme seriamente firme decisión de compra in extremis. Ahora o nunca, me dije, pero al final, desistí, doblegando la cabeza al corazón. Su elevado consumo y un CO2 expelido con desmanes claros de buscar gresca, dieron ventaja a BMW, llevándose esta última el gato al agua. De todas formas, no hubiese sido mi primer Giulietta. Me hubiese encantado repetir de un producto tan… Leer más »

Rest
Piloto
Rest

….bien supervisada, y bien calibrada, por sus diferentes ayudas electrónicas. Lo que más me satisfacía era su doble personalidad. Cuando el modo » Dynamic» entraba en acción, incrementaba el par motor, y no solo hacía especialmente sensible el pedal del acelerador como vendía la competencia. Su dirección (¡ay! su dirección, ¡qué delicia!) aparte de endurecerse, precisión era su nombre y directa su apellido. También a tener en cuenta, su frenada. Tacto esponjoso en modo normal, mutando a súbito en modo dinámico. Molaba. Las pegas eran las clásicas del sello personal de cualquier Alfa (grillos, calidad cuestionable de unas cuantas piezas,… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.