Menu

Coche del día: Alfa Romeo 147 1.9 JTD

Un compacto de diseño y corazón diésel italiano

Coche del día: Alfa Romeo 147 1.9 JTD

A principios del milenio una compra racional sería el Alfa Romeo 147 1.9 JTD, entendiéndolo como una combinación de un atractivo diseño, que sea económico de adquirir y mantener, que consuma poco y que dé pocos problemas. Conseguir un equilibrio entre estos aspectos, unos dominados por el corazón, y otros por el cerebro, es lo que parece que se alcanzó con este modelo de Alfa Romeo.

Lo primero que llamaba la atención era su innovador diseño, con un frontal presidido por la enorme uve central, heredada del 6C 2500 Villa d´Este del año 1949. Este elemento se convirtió en su principal seña de identidad del modelo, junto a otros aspectos como las formas redondeadas de su carrocería, un capó bastante elevado, unas aletas ensanchadas y unos generosos grupos ópticos.

Como la mayoría de los compactos, el espacio adecuado era para cuatro personas. El maletero era muy pequeño, del orden de los 280 litros, pero tenía una buena iluminación. Los asientos delanteros tenían una banqueta larga y ofrecían una gran sujeción lateral, con buenos ajustes para la mayoría de los conductores.

Alfa Romeo 147 Interior

La instrumentación era completa, con tres grandes relojes independientes que le daban un cierto aire retro, aunque poco visible en ciertas posturas al volante. El resto de los mandos estaban muy a mano del conductor, en consonancia con su concepción deportiva. La climatización era muy buena, que incluía salidas de aire superiores para las plazas traseras.

La calidad percibida de los materiales era también notable, al igual que los ajustes de las distintas piezas entre sí. Por carreteras bacheadas se percibían algunos grillos, cosa habitual en los modelos italianos, pero nada preocupante.

Contaba con un curioso sistema de alarma: en el salpicadero existía un indicador luminoso encima del botón del cierre centralizado, que en función de las veces que parpadeaba nos indicaba si la violación de seguridad fue en el maletero, puertas, capó, si habían cortado los cables, una desconexión de la batería o si se movió de su sitio.

El equipamiento era bastante completo, tanto en seguridad, como airbags delanteros frontales y laterales, control de tracción y ABS, como en confort, que incluía, entre otras cosas, climatizador automático, programador de velocidad, llantas de aluminio de 15 pulgadas en el acabado básico…

Alfa Romeo 147

Era un coche muy estable y seguro, aumentando el listón en este aspecto si incluíamos la opción del control de estabilidad (VDC). La flexibilidad de las suspensión no era tan buena comparada con las reacciones del coche. En condiciones de circulación normal el coche respondía muy bien en lo referido a dirección y frenos. En una maniobra repentina de esquiva no reaccionaba de forma violenta al cambio brusco de dirección; si acaso al coger una curva en un cambio de rasante la trasera se descolocaba ligeramente, con un control de estabilidad que corregía de forma casi instantánea el subviraje.

El control de tracción se podía desconectar mediante la pulsación de un botón; este dejaba de funcionar si instalábamos la rueda de repuesto. El control de estabilidad era permanente y no podía desconectarse voluntariamente. La dirección tenía un buen tacto, pero con un radio de giro muy grande, un gran inconveniente a la hora de maniobrar en un aparcamiento o en el callejeo de los cascos antiguos de nuestras ciudades.

Por carreteras rápidas mantenía fielmente la trayectoria, tanto en recta como en curva, con un aplomo de coche más grande. Cuando cogía un bache en pleno apoyo de una curva se acusaba mucho el movimiento de la carrocería, pero en ningún momento perdía la trayectoria. Por carreteras lentas era estable pero subvirador, y solo aparecía un leve sobreviraje si desacelerábamos en apoyo. Con los baches la cosa cambiaba, había que aflojar bastante, pues la amortiguación no los absorbía bien.

Alfa Romeo 147 1900 JTD 1

En compresión era duro de reacciones a juzgar por el ruido que hacía y por lo brusco de las sensaciones en el volante. En cambio en extensión el movimiento era muy amplio, restando algo de apoyo en el eje delantero. Los frenos, de discos en las cuatro ruedas (ventilados los delanteros) no eran muy resistentes frente a frenadas fuertes y continuas.

El conocido bloque 1.9 JTD movía al Alfa 147, un cuatro cilindros en línea en posición delantera transversal. Su cilindrada era de 1.910 cm3, y entregaba una potencia de 115 CV a 4.000 RPM, con un par máximo de 274 Nm a 2.000 RPM. Su caja de cambios era manual de cinco relaciones, con un desarrollo muy corto en quinta, dando el valor de velocidad máxima a un régimen muy por encima del régimen de potencia máxima. Esto se tornaba en ventaja si lo añadíamos a la gran elasticidad del motor, dando una buena aceleración en unos valores amplios de velocidad; rara vez era necesario reducir a cuarta o pisar el acelerador a fondo.

Sus prestaciones homologadas eran una velocidad máxima de 191 km/h y un 0 a 100 km/h alrededor de los 10 segundos. En cuanto a sus recuperaciones básicas, dedicaba 8 segundos para pasar de 80 a 120 km/h en cuarta, y 10 segundos en quinta para el mismo registro, unos valores bastante buenos.

Alfa Romeo Motor 1900 JTD

Era un motor que destacaba por prestaciones y consumo, pero donde era realmente sobresaliente era en suavidad de marcha. Resultaba muy silencioso por dentro y vibraba muy poco, casi como los HDi del -ahora- Grupo PSA

Además, tenía un comportamiento muy progresivo, dando un empuje muy uniforme sin dar tirones. Igualmente tenía mucha fuerza a bajo y medio régimen, como observábamos en las recuperaciones. Los consumos eran realmente buenos. Por ciudad se contentaba con 8,6 litros/100 km, sobrepasando por poco los 5 litros en autovía, no llegando a alcanzar los 10 litros en conducción racing por carreteras secundarias. Para las prestaciones había que ir al 147 2.0 Twin Spark de gasolina.

El Alfa Romeo 147 gozaba de un moderno y sugerente diseño italiano, tanto por dentro como por fuera, acompañado de una mecánica que no tenía nada que envidiar a lo mejorcito del mercado, y con un comportamiento dinámico y deportivo que solo Alfa Romeo sabía imprimir a todos sus vehículos. Aun siendo un coche con mecánica de gasóleo, no es óbice para añadir a nuestra lista de coches con espíritu RACER.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Alfa Romeo 147 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

8
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Causó furor su diseño, diseño mano de Walter de Silva (me fue fácil reconocer sus trazos en el Salsa de SEAT, sin saber quién era su creador).

AP: motor transversal siempre pensé.

Javier Costas
Editor

Perdona, es un lapsus lingüe, en la ilustración se aprecia claramente que va en sentido transversal.

JPA
Invitado
JPA

Tengo un primo que vivió en Alemania durante muchos años que tuvo un 147 (no sé el motor pero supongo que el mismo del artículo) y me decía que por autobahn a 200 le inspiraba más confianza que un A3 quattro que tuvo después. Realmente me llamó la atención aquel comentario. Luego si ves los vídeos de EuronCap ya es otro cantar, aunque a 200 como tengas un accidente creo que no te salva nadie… Realmente era un compacto precioso, aún a día de hoy no se ve obsoleto en cuanto a diseño. No creo que el Giulietta envejezca mejor… Leer más »

Javier Costas
Editor

Seguramente ni a 100 km/h salgas vivo de ese coche…

Jose David
Invitado
Jose David

Yo tengo el modelo restyling de 2004 tambien con motor 1.9 y 115cv, encantado con el, lo que mas me gusta es que es muy comodo de conducir, y a dia de hoy, con casi 15 años me parece un coche bonito

sergioq4
Invitado
sergioq4

Que auto tan lindo! No puedo creer como la Giulietta (incluída la Quadrifoglio) tiene unas butacas tan feas con tan poco agarre latera, además de un diseño y comportamiento mucho más genérico. Doy fe del poco radio de giro de los Alfa (y digo «de los» porque tuve 145, 156, Mito). En el manejo dinámico: una dirección hermosa precisa, hiper directa, dureza justa, comunicativa. Pero en maniobras de estacionamiento es un suplicio, me causaba mucha gracia como una pick up tipo Hilux doblaba de una maniobra en un estacionamiento subterráneo y con el 156 tenía que hacer dos o tres… Leer más »

Nomack
Invitado
Nomack

Como expropietario de uno, suscribo todo el artículo, salvo quizá lo de los frenos. Con discos y pastillas buenos aguantaban bien el abuso, sin ser nada extraordinario. La suspensión es muy delicada de silentblocks y sensible al alineado. 350k km bien disfrutados.

Jose
Invitado
Jose

Un coche precioso. En 2005 estuve a punto de comprar un 2.0TS pero al final me compré un Mazda 3 2.0L (lo cual fue una gran decisión, me salió buenísimo y era un tiro) El Alfa lo probé y era una gozada, pero sinceramente, me echó para atrás la mala fama de Alfa. En parte me arrepiento, pues creo que los 147 han salido bastante buenos. De hecho, es curioso pero han envejecido bastante mejor que los 156 y 159.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.