Goggomobil Dart, un pequeño deportivo que seguramente desconocías

Goggomobil Dart, un pequeño deportivo que seguramente desconocías

Cuando la sencillez es la máxima premisa


Tiempo de lectura: 3 min.

¿Te aburren los coches modernos? ¿Son demasiado grandes para para la vida moderna? Bueno, si lo que te gusta es salir de la tónica habitual y llevar algo distinto, puede que este sea tu coche. Se llama Goggomobil Dart, y es un pequeño y simpático roadster fabricado en Australia entre 1959 y 1961. Apenas se hicieron 700 unidades, y actualmente uno de ellos este se encuentra a la venta.

El Goggomobil Dart fue construido por una compañía establecida en Sydney, conocida como Buckle Motors. Esta compañía se encargaba de hacer de importador oficial de Goggomobil en Australia, y usaba el diseño original del chasis germano bajo licencia como base. Con una carrocería de fibra de vidrio y espacio para dos ocupantes, el Goggomobil Dart era un coche muy ligero. Marcaba sobre la báscula tan solo 345 kilos de masa.

La oferta mecánica estaba compuesta por motores de dos cilindros refrigerados por aire, de 300 y 300 cm3. Opcionalmente se podía montar uno más potente de 392 cm3

Su motor de dos cilindros de 300 cm3 y 14,8 CV está montado en la parte trasera del coche, confiriéndole el poder motriz al las ruedas posteriores través de una transmisión manual de cuatro velocidades. No hay techo, ni aire acondicionado, ni radio. Ni siquiera hay manómetros indicadores, a excepción de un velocímetro. Lo que sí hay, sin embargo, son puertas. Esta era una rara opción con la que no venían muchos Dart en la época.

Sus formas nos trasladan inevitablemente a una época de posguerra. Su frontal, similar a un insecto, la falta de una parrilla o las marcadas aletas posteriores con los faros integrados en disposición vertical son solo algunos de los aspectos más destacados. El vendedor ha subido un video a YouTube del coche en movimiento (visible a continuación de estas líneas). Parece más un juguete de media escala que un vehículo real.

Ver a alguien sentarse en él y conducirlo realmente te da una idea de cuán pequeño es. Y es sus cotas son muy reducidas: 3.050 mm de longitud y 1.370 mm de ancho, con una distancia entre ejes de 1.800 mm. La plataforma de Goggomobil sirvió también para crear un modelo coupé, berlina y furgoneta. Prestacionalmente hablando, eran coches cuya velocidad máxima en sus versiones más potentes apenas rozaba los 100 km/h, siempre con consumos muy contenidos.

El ejemplar colorado de 1960 que ilustra esta entrada muestra tan solo 19.799 millas en el odómetro, algo menos de 32.000 kilómetros. Está actualmente disponible en la página web de la filial australiana de la casa de subastas Lloyds. En el momento de escribir estas líneas, la puja está en 15.700 dólares australianos (9.874 euros) antes de que cierre el 31 de marzo.

Es difícil saber cuánto vale realmente esta coche, pero su rareza y concepción lo convierten un clásico cuanto menos interesante.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.