Featured Video Play Icon

Prius + SRT8 = PriuSRT8, Toyota jamás lo fabricaría

Menos ecofrienfly y más “petrolfriendly”


Tiempo de lectura: 2 min.

¿Cuán divertido puede ser un Toyota Prius de conducir? La enorme mayoría de los aficionados del mundo del motor diríamos que cero patatero, aunque nuestro compañero Javier Costas no comparte nuestra opinión. Sin embargo, si se le hacen algunas “pequeñas” modificaciones, sí que puede llegar a ser del gusto más petrolhead.

Si te parecía imposible que un triste híbrido pudiese llegar a enamorarte, estabas equivocado. Desde el país de las oportunidades nos llega esta curiosa creación, una máquina capaz de dejar en pañales a muchos de los deportivos de nuestros sueños. ¿Por qué? Principalmente porque el pequeño motor 1.5 de cuatro cilindros de ciclo Atkinson ha sido sustituido por uno algo más grande, un V8 para ser exactos. Presentamos el PriuSRT8.

Sí, parece una broma, pero pasamos de un silencioso y políticamente correcto híbrido a un escandaloso y, sencillamente brutal Toyota Prius. El corazón donante proviene de Dodge, concretamente un bloque de 6.2 litros como el del Challenger Hellcat. La potencia se ha incrementado hasta los 800 CV, pudiendo llegar hasta los 1.000 CV gracias a la mano de obra ejercida por el preparador American Racing Header. Vamos, como diez Prius de segunda generación ensartados en uno solo.

En verdad, sigue siendo un “híbrido”: se mantiene la carrocería del Prius, pero se sostiene sobre un chasis de largueros para acoger al motor V8. Lo que no tiene es la parte eléctrica

El motor, al estar colocado en posición longitudinal, envía la potencia al eje trasero a través de una caja de cambios manual de seis relaciones. Es tan rápido que es capaz de cubrir el cuarto de milla en tan solo 9,38 segundos, según los chicos de ARH. Vale, de Prius le queda solo la carrocería, pero es cuanto menos curioso. Más curioso es que en un vano tan “pequeño” quepa una cosa tan grande.

A pesar de que en el titular dice que Toyota jamás fabricaría un Prius tan radical, bien es cierto que hace un par de años lanzó al mundo una versión con mucho espíritu RACER: el Toyota Prius GT300. Este monstruo de carrocería bajita y adicta a la fuerza descendente se mueve por un bloque 3.4 V8 atmosférico, y sigue siendo híbrido. Si se obvia el inconveniente de que no se puede conducir con él por vías públicas…

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.