Featured Video Play Icon

Así logró Ayrton Senna la pole position en Mónaco en 1988

Nunca se emitió en televisión


Tiempo de lectura: 2 min.

Hace 30 años la Fórmula 1 vivió una de sus páginas más gloriosas, el duelo de titanes entre Ayrton Senna y Alain Prost, compañeros del equipo McLaren Honda. El discípulo y el maestro ya habían tenido más de un choque, deportivamente hablando, y Senna se quedó a las puertas de la gloria aquel fin de semana de mayo de 1988.

El material que vais a ver no fue emitido en televisión por las limitaciones tecnológicas de la época. McLaren ha reconstruido lo que habría sido esa emisión utilizando simulación por ordenador y unos cuantos efectos de vídeo para envejecer el resultado. Senna estuvo “poseído” ese fin de semana, como reconoció al periodista Gerald Donaldson más adelante.

En la clasificación de aquel fin de semana marcó 1’25,6″, después 1’24,4″ y finalmente 1’23,998″. ¿Minucias? No, Alain Prost fue 1,427 segundos más lento que Senna, y con el mismo coche. El tercero, Gerhard Berger, estaba a una distancia sideral, 2,687″. El veterano comentarista Murray Walker lo ha aderezado.

Senna declaró más adelante que se dio cuenta de que no estaba conduciendo el coche de forma consciente, en la búsqueda constante del mejor tiempo, donde máquina y piloto estaban literalmente al límite. Era otra época, y ahora Daniel Ricciardo puede clavar el crono en 1’11,841″, pero el mérito no es el mismo. Quisiera ver el resultado si llevase el McLaren MP4/4 con los neumáticos que había entonces y sin las medidas de seguridad que hay ahora.

En este otro vídeo, que podemos poner sin miedo a reclamaciones de derechos de autor, vemos qué pasó en la carrera de ese fin de semana. Senna estaba liderando la prueba con autoridad sobre Prost, le sacaba más de 55 segundos. El francés dijo más adelante que Senna no quería ganarle, sino humillarle.

Era tal la ventaja que tenía sobre Prost, que el equipo le mandó un mensaje de radio, recordándole que tenía la carrera prácticamente ganada y que aflojase un poco el ritmo. Senna hizo caso omiso. En una de las últimas vueltas, antes de entrar al túnel, perdió el control del coche y la cámara de televisión apenas pudo captar nada.

Sus aspiraciones se dieron contra el muro, y la carrera la ganó Prost. Fue el éxtasis y el tormento.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.