El Dodge M4S Turbo Interceptor PPG, uno de los coches más extraños que puedes ver en una película

El Dodge M4S Turbo Interceptor PPG, uno de los coches más extraños que puedes ver en una película

La película no tuvo mucho éxito, pero el coche se convirtió en un objeto de deseo


Tiempo de lectura: 5 min.

El Dodge M4S Turbo Interceptor que apareció en la película The Wraith (El aparecido en castellano), se convirtió en una fantasía para los adolescentes americanos de los años 80, con un diseño espectacular y sus habilidades sobrenaturales.

El motor de este automóvil es nada menos que un Cosworth de cuatro cilindros en línea y 2.2 litros con dos turbocompresores, que le permite alcanzar una velocidad de más de 310 km/h y acelerar de 0 a 100 en 4.3 segundos.

El concept car original ahora se encuentra en el Museo Walter P. Chrysler, mientras que en el 2015 se vendió una versión restaurada con un motor Pontiac V6 sobrealimentado por 150.000 dólares, lo que lo convirtió en un objeto de colección muy buscado.

Hace muchos años, cuando Charlie Sheen no era tan famoso, surgió una película independiente, The Wraith, protagonizada por él, Randy Quaid y Sherilyn Fenn. Sheen era una misteriosa figura vestida de negro que conducía un automóvil igualmente misterioso, el Dodge M4S Turbo Interceptor, que era un concept car convertido en prototipo y que alcanzó popularidad en el mundo real gracias a la película.

El automóvil parecía de no fuera de este mundo, por lo que encajaba perfectamente con una película sobrenatural en la que el novio de una chica es asesinado, ella secuestrada y retenida por el villano. Luego el asesinado regresa del más allá como una persona diferente en un coche que liquida a los malos en choques feroces. Después de cada batalla, digamos que el coche se autorregenera y vuelve a estar como nuevo.

¿Difícil de creer?, pues estábamos en los años 80, la época en la que el DeLorean DMC era una máquina del tiempo genial. Entonces, ¿por qué el Dodge M4S Turbo Interceptor no podía ser un superdeportivo asesino? La película no tuvo mucho éxito en su patria y mucho menos en Europa, pero el coche sí y fue objeto de culto y fantasía de los adolescentes de esa época.

La nomenclatura M4S no era casual, tenía su significado. Motor central (Mid Engine), 4 cilindros y Deportivo (Sport). También llevaba el apellido PPG porque su futuro era ser coche de seguridad de la PPG IndyCar World Series.

Bob Ackerman fue el diseñador del automóvil (según declaraciones suyas se inspiró en el Porsche 962 IMSA GTP) y se construyó en 1981. Nunca se pensó en que llegase a ser un automóvil de producción, solo un vehículo conceptual para mostrar de lo que era capaz Dodge en aquel momento. Era muy diferente a cualquier otro Dodge e incluso a cualquier otro automóvil de la época. Posteriormente, inspiró algún que otro modelo del grupo, como el Dodge Laser e incluso se pueden averiguar sus líneas en modelos de otros fabricantes como el Jaguar XJ 220.

Como hemos dicho antes, el motor Cosworth de cuatro cilindros y dos turbocompresores Garret T25 era una auténtica bestia, ofrecía una potencia de 440 CV. Cambio manual de cinco velocidades y tracción trasera. En 1981 este era el coche de cuatro cilindros más rápido que existía. Su aerodinámica fue concienzudamente estudiada en el túnel de viento y se consiguió un CX de 0,23.

The Wraith Dodge M4S Turbo Interceptor charley sheen

Charlie Sheen con el Dodge Interceptor, muchos años después del estreno de la película

Aparte del vehículo original que hoy en día está en el museo de Chrysler, como hemos mencionado, se construyeron para la película cuatro carrocerías, dos sin motor y otras dos con un motor Volkswagen incorporado. Al término de la producción, una de las unidades con motor fue para su creador, Gene Winfield, quien luego se lo vendió a Bob Butts de Fantasy Car Ranch. Más tarde, Butts se lo vendió a Jonh Watson, un fabricante de automóviles en kit, quien se decidió a fabricar un automóvil inspirado en él, llamado Wraith II. El coche volvió a cambiar de manos y fue adquirido por Lyle Suhr, fanático de la película y del automóvil, que lo restauró incorporándole un motor de una Pontiac V6 sobrealimentado. Este automóvil restaurado terminó a la venta en subasta de Craigslist por 150.000 dólares en 2015. Desde ese año el coche ha desaparecido y su propietario lo guarda en secreto.

La segunda unidad desapareció desde el final del rodaje de la película hasta ahora, motivo por el que os traemos esta noticia hoy. En junio de este año, esta unidad ha salido a subasta a un precio de 300.000 dólares. Suponemos que está en un estado impecable, pero de su ficha técnica no sabemos nada más, quizá tenga el motor Volkswagen original o no.

Construir el icónico Dodge M4S Turbo Interceptor PPG costó más de 1,5 millones de dólares, un presupuesto increíble para la época. Dodge no escatimó en gastos, solo el trabajo de pintura alcanzó los 30.000 dólares. Este enorme coste de producción explica por qué solo se autorizó la presencia del coche original en el plató de la película una semana bajo gran vigilancia y únicamente para tomas en primer plano y la fabricación de las otras dos unidades para las tomas más arriesgadas.

Si actualizamos la inflación, a día de hoy el coste del coche sería de aproximadamente 4.395.000 dólares, por lo que suponemos que si algún día se pusiese a la venta el modelo original, su coste sería muy superior a esta cantidad.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.