Prueba: Peugeot 408 GT Hybrid

Prueba: Peugeot 408 GT Hybrid

No es un SUV, ni tampoco un crossover y mucho menos un sedán, pero ofrece un buen conjunto que convence por el agrado general de uso


Tiempo de lectura: 11 min.

Cuando vi por primera vez el Peugeot 408 pensé “madre mía, ¿dónde vamos a parar? Menuda mezcolanza de formas y conceptos, esto ni es SUV, ni es coupé, ni es sedán, ni es nada… “. Había cosas en el coche, volúmenes, formas, detalles, que me resultaban rebuscados, un poco vulgares y faltos de armonía, me daba la impresión de que era un coche con el que se ha buscado explotar el concepto SUV al máximo, aunque en el fondo, como bien ha dicho al comienzo, ni es SUV, ni es nada, es una mezcolanza de ideas. Y después de tenerlo durante varios días, mi sensación es la misma o incluso más fuerte todavía: el Peugeot 408 ha llegado al mercado para exprimir al máximo el concepto SUV, que se apoya, básicamente, en diseño y en la sensación general que transmite, aunque a la hora de conducirlo se comporta como un turismo convencional. A simple vista parece más alto, pero solo lo es, en realidad, en lo referente a la altura del chasis al suelo, porque el techo está a 1.478 milímetros, es más bajo que un Hyundai i10, que tiene la altura máxima en 1.500 milímetros. El CUPRA Formentor, que por concepto –SUV/crossover de talante dinámico y pseudo deportivo– es todavía más alto, con 1.511 milímetros de altura –en el caso del VZ de 310 CV–.

De todas formas, con esto no quiero decir que sea un mal coche, no es el caso ni tampoco mi intención, es una simple apreciación antes de entrar en materia, pues al fin y al cabo, las primeras impresiones siempre influyen, aunque siempre se diga que es mejor no juzgar las cosas desde un punto de vista simplemente estético, el clásico “no juzgues un libro por su portada”. Incluso a nosotros, que se nos presupone como profesionales y neutrales, nos cuesta no juzgar de antemano y eso se debe, en parte, porque ya se pueden intuir muchas cosas con solo mirar. Por ejemplo, cuando ves un Dacia sabes lo que te vas a encontrar, no hace falta ni siquiera abrir la puerta, y lo mismo pasa en el caso contrario, pues cuando ves un Audi, también sabes lo que puedes encontrar. Lo importante es que esas primeras sensaciones no afecten al análisis del coche, pues una cosa es el diseño y otra, sus prestaciones y sus características. Y eso, no siempre va de la mano, ahí está, por ejemplo, el FIAT Multipla, denostado por todos por culpa de su diseño, pero siendo, en realidad, un conjunto bastante interesante y dinámicamente bastante bueno.

Aun así, a pesar de todo esto, en este caso, el diseño del coche ha estado presente todo el tiempo. Por un lado, mi propia percepción, por otra, la del resto de personas. En mi caso, tengo claro que no me compraría un 408 porque, sinceramente, no me gustan determinados detalles, pero en el caso del resto, ha resultado ser uno de los coches que más atención ha acaparado. La gente se daba la vuelta para ver el coche, preferían esperar a que pasara en los pasos de cebra para poder verlo pasar, e incluso hubo quien me dijo en alguna ocasión “pero qué coche más bonito”. Está claro que no soy el cliente objetivo de este modelo, y mira que va bien en casi cualquier terreno, es cómodo, agradable de conducir, y si tienes la batería cargada, ya sabes, gasta menos que un mechero.

Su diseño ha llamado mucho la atención entre la gente

peugeot 408 gt hybrid

¿La evolución lógica de los SUV?

El Peugeot 408 es, al menos desde mi punto de vista, la evolución lógica de los SUV, que desde hace tiempo, evolucionan hacia convertirse en un coche más convencional, un regreso a los inicios donde importa más la imagen que sus capacidades fuera de la carretera, pues no olvidemos que los SUV derivan, directamente, de los todoterreno. Los SUV –denominación, por cierto, que no tiene ningún sentido para estos coches porque ni son deportivos ni más utilitarios que un compacto, y además utilitarios deportivos ya teníamos– fueron la evolución del todoterreno hacia una vertiente más asfáltica, para gente que quería “coche grande” a toda costa, pero nunca pisarían fuera del asfalto más allá de aparcar en un descampado de tierra. Y esa evolución les lleva a dejar de lado, cada vez más, la vertiente off road, pues nadie hace uso de ella, el uso básico de un SUV es el mismo que se le da un Kia Picante, pero con un mayor gasto en todos los aspectos. Y eso te lo digo yo, que lo veo todos los días en la puerta del colegio.

De hecho, esa evolución hacia coches “normales” la podemos ver en muchos de sus rivales, entre los que, personalmente, metería a coches como el Citroën C5 X, el cual, probé algo después del 408 y tanto por concepto, como por tacto y precio, es un rival directo, uno de los rivales más claros en el mercado –y ya tenemos en mente una comparativa entre estos dos modelos, por cierto–. Ya lo dijeron desde Nissan, el SUV va camino de desaparecer en favor de otro tipo de coches más lógicos, aunque ellos apostaron por el regreso del sedán y la verdad, no creo que el sedán vuelva a recuperar su importancia en el mercado. Es más, será un tipo de coche que mutará como lo han hecho casi todos, Kia nos lo ha mostrado con el EV4 Concept, que viene a ser un híbrido entre crossover y sedán, y que además, yo incluso colocaría como rival del Peugeot 408, aunque cuando llegue al mercado lo hará como eléctrico puro, por ello es miembro de la familia EV de Kia.

Al volante la sensación es, precisamente, que no estás en un SUV, todas las sensaciones son de turismo convencional. No vas sentado demasiado alto, por ejemplo, y el coche “fluye” bastante bien por la carretera, sin mayores inercias que las provocadas por su peso, que no es bajo, casi 1.800 kilos, aunque los disimula con mucho acierto, porque es fácil circular más rápido de la cuenta sin darse cuenta. Es, por resumirlo de alguna forma, muy Peugeot, muy suave de suspensiones, pero no blando, con su peculiar puesto de conducción –que personalmente me resulta supercómodo– y su tacto de pedales, que peca por tener un freno bastante blando, aunque tampoco podemos criticar algo que hacen todos los fabricantes… ¿o sí?

peugeot 408 gt hybrid 15

El caso es que te lo venden como un SUV, pero cuando lo conduces no tienes la sensación de ir subido en un SUV, y eso que no lleva mal del todo salir a pistas de tierra. Pistas de tierra sin muchas complicaciones, porque ni las ruedas ni la altura al suelo están pesadas para ello. Circula mejor, por ejemplo, que un Peugeot 308, pero si nos confiamos lo mismo, luego nos arrepentiremos.

Lo suyo son las carreteras de trazado abierto

Para ser totalmente veraces, hay que decir que Peugeot no considera al 4008 como un SUV, ni siquiera lo considera un crossover, aunque a simple vista tenga mucho más de esos dos conceptos que de cualquier otro tipo de coche. Desde la marca aseguran que es un adelanto de lo que está por venir y ciertamente, yo no le veo ventajas, aunque tampoco inconvenientes. Me explico. Como coche, es absolutamente usable día a día como único vehículo familiar, con espacio más que de sobra y un buen maletero –cuya bandeja va sujeta al portón con unos soportes notables por su aspecto y tamaño–. Entra en el garaje sin mayores problemas, quizá haya que tener un poco de cuidado por su anchura, pero nada que no se solucione con una buena mirada a los espejos y a la cámara, que para algo están. Tampoco presenta mayores problemas por ciudad, pues resulta muy cómodo, con mandos suaves de accionar y con un grupo motor de funcionamiento igualmente suave.

No obstante, aquí en ciudad sale a relucir un detalle que, a mí, no me gusta: el funcionamiento de los frenos. Como híbrido enchufable –y como cualquier otro híbrido–, el pedal tiene dos fases claras, por así decirlo. Una se centra en la primera frenada, que recurre al motor eléctrico, la otra, cuando actúa el freno mecánico, el de toda la vida. Pues bien, la transición de uno a otro no está muy lograda, cuesta horrores, detener el coche por completo de forma suave, no importa si frenas con mucha antelación y pisas el pedal suavemente, para que el coche se pare totalmente hay que usar el freno mecánico y siempre acaba con un cabeceo que termina por ser incómodo. Es cosa de medio centímetro de recorrido del pedal, nada más, pero cuando se pasa de ese medio centímetro, los frenos mecánicos entran en acción y lo hace de forma un poco brusca. Incluso notas en el pedal cuando funciona un sistema y otro, pues cuando se emplea el motor eléctrico, el pedal es muy blando, pero cuando entra en acción el circuito hidráulico, el pedal gana en consistencia.

Frenadas largas, movimientos suaves, aceleraciones “a punta de gas”, si lo llevas así, el 408 te regalará una agrado de uso máximo

peugeot 408 gt hybrid 3

En carretera abierta no presenta mayores problemas, a no ser, claro está, que seas de esos conductores que frenan en el último momento y con fuerza, en lugar de hacer frenadas suaves, más cómodas y también mejores para la dinámica del coche, pues no provocas movimientos exagerados de masas. De hecho, los movimientos suaves son los que mejor casan con el talante y la personalidad del 408, es un automóvil que pide, en todo momento, una conducción sin brusquedades, ni siquiera le sienta bien aceleraciones fuertes. Cuando conduces un coche, por lo general, la personalidad del mismo te habla, en un coche deportivo notas como quiere correr, que está más cómodo a velocidad elevada que despacio, y en el caso contrario ocurre lo mismo, coches como el Peugeot 408 también te hablan, pero te dicen que lo hagas todo con suavidad, que aceleres a punta de gas, poco a poco, que muevas el volante con decisión, sí, pero sin brusquedades, que hagas frenadas suaves y largas y además, que huyas de las carreteras con demasiadas curvas cerradas. El Peugeot 408 es un coche para trazados abiertos, con curvas con radio amplio y rectas un poco largas, donde su puesta a punto lo convierte en un coche muy gratificante.

Pero ojo, no me refiero a que sea coche de autopista, yo he disfrutado de lo lindo en carreteras secundarias con curvas amplias. Se puede llevar un ritmo muy alto, con una elevada carga lateral, una confianza absoluta y un confort destacable. Las curvas de cerradas las gestiona bien, siempre que no se circule muy rápido porque se le nota incómodo, un poco fuera de lugar. El 408 es un coche muy rutero, un tragamillas que le iría de perlas un motor diésel –y eso que la unidad probada tenía el grupo motor más potente, con 225 CV–.

Cuestión de gustos

Tal y como he dicho al principio, no me compraría un Peugeot 408 GT Hybrid como el que nos dejó la marca, y no lo haría por algunos detalles estéticos que me resultan un tanto burdos. Por ejemplo, en el frontal, la calandra se alarga visualmente hacia los laterales, hasta tocar los faros, pero lo hace mediante una solución que es realmente tosca y, para mí, fea –pincha aquí para verlo–. Tampoco me gustan las tapas que hay en los laterales del paragolpes, que buscan imitar entrada de aire, para eso que no pongan nada, que lo dejen del mismo color que el resto del coche. Y Tampoco me gusta el paragolpes trasero, me resulta muy basto, aunque al menos, no tiene terminales de escape “by Aliexpress”. Sin embargo, las llantas sí me gustan, aunque las veo más propias de Citroën que de Peugeot.

¿Es una decisión basada en la lógica? Pues quizá no, porque el coche se conduce realmente bien y ofrece buenas prestaciones. Es grande, cómodo y hasta cierto punto, práctico, aunque no más que cualquier familiar. Con este coche entran en juego otros factores, como el diseño o la sensación general que pueda transmitir, y aquí, influye mucho los gustos de cada uno. Lo que está claro es que no es barato, aunque, ¿qué coche es barato hoy día?

Datos técnicos

FICHA TÉCNICAPeugeot 408
MODELOPlug-in Hybrid GT
MOTOR TÉRMICOCuatro cilindros turbo, gasolina, 1.598 c.c. Delantero transversal con 132 kW (180 CV) y 300 Nm de par
MOTOR ELÉCTRICODelantero transversal con 80 kW (110 CV) y 320 Nm de par
BATERÍAIones de litio con 13,2 kWh de capacidad colocada en posición trasera central
AUTONOMÍA ELÉCTRICA (WLTP)63 kilómetros
RENDIMIENTOPotencia máxima165 kW (225 CV)
Par máximo360 Nm
TRANSMISIÓNTracción delantera, cambio automático de 8 relaciones
SUSPENSIÓNDelanteraMcPherson, muelle helicoidal
TraseraRuedas tiradas con elemento torsional, muelle helicoidal
DIMENSIONES Y PESOSLargo por ancho por alto (mm)4.687 x 1.848 x 1.478
Batalla (mm)2.787
Peso declarado1.781 kg
MALETEROCon todas las plazas / asientos abatidos471 litros / 1.545 litros
DATOS PRESTACIONALESAceleración de 0 a 100 km/h7,8 segundos
Velocidad punta233 km/h
Relación peso potencia7,91 kilos por caballo
CONSUMOSConsumo medio homologado (WLTP)1,2 litros
Consumo medio durante la prueba6,3 litros
PRECIO 47.649,99 euros

Galería de fotos

Peugeot 408 GT Hybrid

47649,99 euros
Peugeot 408 GT Hybrid
6.1

Comportamiento en carretera

7.0/10

Comportamiento en ciudad

7.0/10

Confort

7.0/10

Consumo

6.0/10

Habitabilidad

7.0/10

Infoentretenimiento

7.0/10

Prestaciones

7.0/10

Relación valor/precio

5.0/10

Seguridad

8.0/10

espíritu RACER

0.0/10

A favor

  • Agrado de uso
  • Confort de marcha
  • acabados

En contra

  • Algunos detalles de diseño
  • Consumos con batería agotada
  • Tacto del pedal del freno
COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Dani
Invitado
Dani

Buenas. Yo tengo el 508 hybrid y estoy bastante contento. Lo de los frenos es cuestión de acostumbrarse y jugar con la frenada regenerativa pero no tengo yo esa sensación tan brusca que comentas. Al final pasa igual que con el mio, yo me lo he comprado de segunda mano pero nuevo no veo que valga lo que cuesta ni por asomo, así que cuando baje de 30 un poco seria buena compra dependiendo de km y años claro. Yo estoy muy contento con el 508, no necesito más, muy buen consumo, confort, silencio de marcha, cómodo y cuando le… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado