Prueba: Mercedes-AMG A35 4MATIC sedán

Prueba: Mercedes-AMG A35 4MATIC sedán

Es el AMG más "pequeño", pero no defrauda


Tiempo de lectura: 13 min.

Todavía recuerdo cuando se presentó la primera generación del Mercedes Clase A y todo el revuelo que se montó. Era 1997, el mismo año en el que apareció la primera generación del Renault Kangoo o el primer Toyota Prius (aunque aquí llegó algo más tarde) y hasta el Citroën Xsara se dio a conocer aquel año. La verdad es que fue una época bastante interesante al menos para lo que a mí respecta, porque al año siguiente se dio a conocer la primera generación del SEAT León y la primera entrega del Ford Focus, en 1999 apareció el Pagani Zonda, el Audi A2, el Ferrari 360 Módena…

Sin embargo, incluso con esos lanzamientos, el Mercedes Clase A era tema de conversación constante, ya fuera para criticarlo, sobre todo por aquel test del Alce o para alabar alguna de sus soluciones. No podemos negar que fue un proyecto llamativo y con muchas cosas interesantes, como su chasis con forma de sándwich y aquella solución que “empujaba” el motor hacia abajo en caso de impacto. Recuerdo incluso los anuncios de televisión sobre el tema, porque hay que recordar que Internet a finales de los 90 y comienzo de la década de los 2000 no era el Internet de ahora, ni por asomo. Era época de revistas, muchas revistas todos los meses que se esperaban con ansia. Debo reconocer que comprar esas revistas y sentarme a leerlas lo recuerdo como un momento bastante especial.

Pero también recuerdo, y por otros motivos distintos, la aparición del primer prototipo que acabaría siendo el Clase A como lo conocemos actualmente. Sobre todo porque ya tenía el carnet de conducir y había probado la segunda generación del compacto alemán. La tercera generación del A de Mercedes ya un compacto propiamente dicho, con soluciones de compacto y con motores de compacto, estrenando un brutal A45 AMG que me quedé con ganas de probar (si pude probar otras versiones), aunque devoré todo lo que salía en la prensa sobre él. Era una bestia, un coche que sin duda será coleccionable si queda alguna unidad a salvo de malas manos, como suele ocurrir con estos coches (busca un Me e36 y me cuentas…).

Mercedes AMG A 35 4MATIC Berlina 2021 exterior 10

Actualmente, tenemos en las calles la cuarta generación del Mercedes Clase A, un coche que ha vuelto a suponer un salto adelante en muchos apartados, como el tecnológico o el de diseño, pero que, sin embargo, peca de los mismos pequeños fallos que la tercera generación. Cosas como detalles de acabado o el tacto de algunos mandos no son propios de Mercedes, o al menos de lo que nos tenía acostumbrado la marca. Las primeras ediciones del compacto alemán era superiores en este aspecto, con ajustes y materiales de primer nivel, aunque con diseños algo menos futuristas.

Muy usable en el día a día

La cuarta generación del Mercedes Clase A llegó al mercado con cuatro carrocerías: berlina (cinco puertas), sedán, CLA (sedán coupé) y Shootingbrake (el familiar), lo nunca visto en la gama del modelo, aunque algunas versiones como el familiar cuentan los días para abandonar la línea de producción mientras lees esto. Aún así, estaba claro que Mercedes estaba tirando la casa por la ventana con el A, abarcando muchas propuestas para seguir con el buen nivel de ventas que tenía el coche. Incluso puso en circulación una versión más “pequeña” del Clase A AMG, un escalón por debajo que sirve de acceso al mundo AMG y que nosotros hemos podido probar: el Mercedes-AMG A35, aunque en este caso con carrocería sedán.

Para ser sinceros, cuando hablamos con la marca, lo que queríamos era un Clase A normal porque nos habían consultado algunas cosas sobre el modelo a través de redes sociales y queríamos comprobarlo en vivo. Pero la marca solo tenía disponible un A35 sedán y, seamos sinceros, ¿Quién le dice que no a un Mercedes-AMG A35 sedán? No podríamos comprobar todas las cosas que nos había consultado, pero nos daríamos el gustazo de tener durante una semana el AMG más pequeño que se fabrica actualmente. Y digo “pequeño” por cuestiones de potencia respecto al resto de creaciones con esas tres mágicas letras, no porque sea pequeño o porque sea lento. De hecho, sin más preámbulos, si tuviera 60.000 euros para gastarme en un coche, me compraría antes este Mercedes-AMG A34 sedán que el Peugeot 508 PSE y eso que este Clase A es más pequeño que el 508.

Sin embargo, aunque es más pequeño, la versatilidad me acabó pareciendo la misma. Las comparaciones son odiosas, lo sé, pero inevitables, sobre todo cuando apenas hubo una semana de diferencia entre un coche y otro. Así, el asiento trasero del Mercedes-AMG A35 sedán también sufrió a las tres mismas fieras de dos patas durante toda la semana, o casi, demostrando inconvenientes similares. Es decir, la anchura es justa para llevar una silla con los anclajes isofix y dos alzas, al tiempo que los cierres de los cinturones no son cómodos de usar. Si fueran sentados sobre alzas, tendrían la sensación de estar metiéndose mano al ponerse los cinturones. En cuanto al maletero, con 420 litros, apenas pierde 60 litros frente al 508 PSE y no eché en falta nada más durante la semana. Habría que ver hasta donde da de sí en un viaje de vacaciones, porque mi Mazda 6, con sus 519 litros de maletero, a veces se me queda corto. Bueno, se le queda corto a la madre del niño…

Mercedes AMG A 35 4MATIC Berlina 2021 interior 37

Por otro lado, y ya que hemos empezado por la versatilidad del coche, debo decir que no hay queja. A ver, la suspensión es dura, la dirección tiene un enorme diámetro de giro (gira poco) y el coche, curiosamente, no es nada refinado, pero es muy usable en el día a día, llamativamente usable diría yo. Sobre todo porque el sonido del escape es contenido, al menos yendo a velocidades legales en poblado, lo que ayuda mucho a vivir diariamente con él. Sí, a todos nos gusta que el coche suene como si fuera uno de carreras, hasta que tenemos que ir a trabajar todos los días con él, a llevar al niño al colegio, a comprar, a cenar con la pareja… llega un momento que te acuerdas de quién diseñó el escape, de quién lo fabricó y de quién lo montó.

Esto cruje por todos los lados

Hay otros puntos del coche que me llamaron la atención durante la semana que lo tuve. Por ejemplo, es un coche al que no le gustan las medias tintas, no es nada refinado y eso, siendo un Mercedes, choca un poco. Me explico con un ejemplo. Llegas a un cruce frenando suavemente y señalizado con un ceda el paso, ves que no viene nadie y procedes a acelerar, pero sin pasarse, con suavidad y el coche te regala un pequeño tirón (costaba mucho salir con suavidad) y un carraspeo. Otra situación en poblado, con tráfico que obliga a frenar y volver a tocar el acelerador casi al segundo y nuevamente, el Mercedes-AMG A35 sedán te premia con algún tirón y más carraspeos. Tampoco le gustan los baches o los guardias tumbados, donde rebota y sacude al pasaje, al tiempo que sorprende con unos crujidos en varios puntos del habitáculo. Aunque más que en varios puntos, habría que decir que todo cruje y suena, no me esperaba algo así de un Mercedes-AMG.

Por lo general, cuando un coche tiene unas suspensiones duras, todo acaba un poco desencajado si no se cuidan los ajustes y la calidad general de fabricación. Es inevitable y todo aquel que le haya puesto suspensiones duras a su coche, podrá ser testigo de esto que digo. Pero estamos hablando de un coche de 60.000 euros firmado por Mercedes, hay cosas que no son admisibles. Y además, no solo cruje, encontré cosas que realmente no son aceptables. El módulo de las luces de cortesía estaba fuera de sus sitio, tenía las pestañas de sujeción por el lado izquierdo completamente desencajadas y tuve que volver a ponerlo todo en orden haciendo presión en un par de puntos. El Peugeot 508 PSE estaba por encima del A35 sedán en estos apartados, al menos a mi me pareció que en cuanto a acabado y ajustes, el modelo francés está por encima del alemán. Lo nunca visto…

Mercedes AMG A 35 4MATIC Berlina 2021 interior 08

Los crujidos te acompañan durante casi todo los trayectos, sobre todo cuando hay baches. En autopista no suenan tanto y en carretera de curvas ni siquiera le prestas atención, porque esta cosa corre, aunque esto lo dejamos para más adelante. Y creo que es una lástima, porque a pesar de lo duros que son los tarados de la suspensión resulta bastante usable y en agradable de conducir, siempre que no se tenga en cuenta el tacto del freno. No entiendo por qué, quizá por el kilometraje y porque siendo una unidad de prensa, ha sufrido más de lo que sufriría una unidad normal, pero el tacto del freno era horrible. El primer tramo del pedal, fácilmente un tercio del mismo, no tenía consistencia ninguna y no servía para nada, las primeras frenadas fueron acompañadas de algún susto que otro hasta que le pillé el tacto.

De todas formas, no dejéis que estas cosas enturbien vuestra impresión sobre este coche, porque a pesar de ser algo criticable, si haces un balance del conjunto, la nota es muy alta porque hay otros elementos que sí están acorde con el precio y con lo que se espera del coche. El sistema multimedia, por ejemplo, es una pasada, pero es complejo de manejar. Todo se hace desde la pantalla, o casi todo, con muchos menús, muchas opciones y muchas configuraciones. Funciona bien, es rápido, con una buena calidad de gráficos e imágenes, pero necesitas estudiar para conocer todo el sistema a fondo. Y por supuesto, no pretendas manejarlo mientras se conduce, porque supone un riesgo.

¡Qué pedazo de turbo!

Otra de las cosas que destacan del Mercedes-AMG A34 sedán es el motor, sobre todo cuando abres el capó y ves el enorme turbo que han instalado los ingenieros de Mercedes. Este motor, seguro que ya lo sabéis, no es como otros propulsores AMG, no está fabricado por un solo operario y no tiene nada que ver con el 2.0 turbo del A45. Es un motor que deriva del usado en el A250, muy evolucionado y potenciado. Un bloque de cuatro cilindros que rinde 225 kW (306 CV) entre 5.800 y 6.100 revoluciones, acompañados por 400 Nm de par entre 3.000 y 4.000 revoluciones, acoplado al cambio de doble embrague y siete relaciones de las cuales, en carretera de curvas, usas tres, quizá cuatro. Ir a fondo hasta la última marcha disponible supone superar los 250 km/h y siendo sinceros, hay cosas que ni siquiera nosotros hacemos.

Mercedes AMG A 35 4MATIC Berlina 2021 interior 34

Es un motor que influye mucho en la personalidad del coche, porque tampoco se puede decir que sea muy refinado, es un motor un tanto brusco en según qué circunstancias. En las situaciones que hemos comentado anteriormente, sobre todo por poblado, se nota que el motor no está del todo a gusto y aunque se puede ir al paso de una persona sin excesivos problemas, a poco que presiones el acelerador, el coche sale disparado. Esto es más notable cuando activas el modo Sport+, con el que desaparece ese pequeño recorrido muerto que tienen todos los coches, se vuelve mucho más incisivo y circulando por poblado acaba siendo un martirio ya que debes ser muy suave y cuidadoso con el pedal, acabando con el tobillo dolorido.

Donde más se disfruta este coche es en carretera de curvas, buscando las cosquillas en cada frenada y en cada aceleración. Por mi parte, por mucho que busqué, poco encontré, el coche se reía de mí constantemente. ¿Apuro más la frenada? Sin problema, hay frenos de sobra para apurar todavía un poco más y el recorrido muerto del que he hablado antes aquí pasa desapercibido, porque las frenadas son a fondo y sin miramientos. Tan a fondo como las aceleraciones. Son 306 CV, pero puedes salir de una curva cerrada con la mitad del acelerador pisado sin pérdidas de tracción y manteniendo el control. Solo se me ocurren palabras malsonantes para describir el ritmo que puedes llevar a poco que conozcas la carretera y las reacciones del coche.

Fui a las mismas carreteras que usé con el Peugeot 508 PSE y ciertamente, el Mercedes-AMG A35 sedán me parece mucho más deportivo que el francés. Es más comunicativo, tiene mucha más personalidad y se disfruta más sin tener que ir pasado de rosca. Y ojo, porque posiblemente fuera más rápido con el Mercedes que con el Peugeot, porque la confianza es muy alta y el coche incita a seguir pisando. Sobre todo porque resulta más ágil que el 508 PSE, no en balde, pesa 1.570 kilos, alrededor de 300 kilos menos.

Mercedes AMG A 35 4MATIC Berlina 2021 dinamicas 09

Ciertamente, el Mercedes-AMG A35 sedán me gustó mucho más que el Peugeot 508 PSE y mira que ese coche me gustó. El alemán me resultó un coche con más personalidad, más comunicativo y mucho más deportivo, sin que todo ello suponga un problema en el uso diario. Digamos, que me pareció un coche “con alma”. Hablaremos con Mercedes para que nos preste el A45…

Lo tengo muy claro: me compraba un Mercedes-AMG A35 sedán

No puedo negar que me compraría un Mercedes-AMG A35 sedán. Es un coche que no llama tanto la atención como el 508 PSE, pero no es feo ni mucho menos, tiene detalles muy acertados y ciertos toques deportivos como los escapes o las llantas que completan una imagen con un buen equilibro entre discreción y deportividad. El problema, al menos para mi, es el precio, que según la web oficial de Mercedes, arranca en 62.588,08 euros. Pero tengo muy claro que si pueda gastarme ese dinero en un coche, el Mercedes-AMG A35 4MATIC sedán estaría entre las opciones. Es un coche que por tamaño, puede cumplir como coche familiar (siempre que no sea una familia muy grande) y por prestaciones y comportamiento, como coche lúdico para el “papa quemado”. ¿Hay mejores opciones? Posiblemente, pero a mi me gusta este.

Datos técnicos

MODELO Mercedes-AMG A35 4MATIC sedán
MOTORDelantero transversal, cuatro cilindros turbo, 1.991 centímetros cúbicos.
RENDIMIENTOPotencia máxima225 kW (306 CV) entre 5.800 y 6.100 rpm
Par máximo400 Nm entre 3.000 y 4.000 rpm
TRANSMISIÓNTracción a las cuatro ruedas. Cambio automático de doble embrague con 7 relaciones más marcha atrás
DIMENSIONES Y PESOSLargo por ancho por alto (en milímetros)4.558 x 1.797 x 1.411
Batalla (en milímetros)2.729
Peso 1.570 kg
Volumen del maletero420 litros
DATOS PRESTACIONALESAceleración de 0 a 100 km/h4,8 segundos
Velocidad punta250 km/h
Relación peso potencia5,1 kg/CV
CONSUMOSConsumo medio homologado (WLTP)8 litros
Consumo medio durante la prueba10,5 litros
PRECIO UNIDAD PROBADA62.588,08 €

Galería de fotos

Mercedes-AMG A35 4MATIC sedán

62588 €
Mercedes-AMG A35 4MATIC sedán
7.9

Comportamiento en carretera

9.0/10

Comportamiento en ciudad

7.0/10

Confort

6.5/10

Consumo

7.0/10

Habitabilidad

7.5/10

Infoentretenimiento

9.0/10

Prestaciones

9.0/10

Relación valor/precio

7.5/10

Seguridad

9.0/10

espíritu RACER

7.5/10

A favor

  • Presaciones
  • Comportamiento
  • Motor

En contra

  • Acabados
  • Multimedia muy complejo
  • Sin mandos físicos para calefacción
COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.