Tesla se ha convertido en la Apple del sector del automóvil

Tesla se ha convertido en la Apple del sector del automóvil

El Model Y es una jugada maestra hacia la rentabilidad


Tiempo de lectura: 4 min.

La gama de Tesla ahora es S3XY, es decir, compuesta de Model S, Model 3, Model X y Model Y; estos dos últimos son crossovers. En otras palabras, los Model X y Model Y son más caros, más pesados, consumen más energía, proporcionan más beneficio y son más adecuados para una fiebre por los coches anabolizados que no cesa.

En la presentación del Model Y, Elon Musk, CEO de Tesla, contó con que el nuevo modelo se venderá más que los otros tres JUNTOS. Eso son palabras mayores. El plan era que el Model 3 llevase a Tesla a la frontera de las 500.000 unidades al año, convirtiendo ya al pequeño fabricante en un fabricante mediano. Por lo visto, el Model Y canibalizará ventas al Model 3, pero también a sus hermanos mayores.

Para Tesla eso va a ser un negocio redondo. Si hablamos del modelo básico -Standard- hay una diferencia de precio de 4.000 dólares entre el Model 3 e Y. También hay que considerar que para reservar un Model 3 había que adelantar 1.000 dólares, y para reservar un Model Y habrá que apoquinar el doble. Es el precio a pagar por un mayor espacio interior… o un mayor factor de postureo, que es lo que representan los crossover así en general.

Las tácticas que tan bien han funcionado a Apple le están funcionando también a Tesla. Se anunció una subida de precios en torno al 3 % para este lunes, para animar a los clientes a adelantar sus pedidos, y vaya si se ha logrado. El aumento se ha retrasado por haber recibido el sistema más reservas de las esperadas. Los Tesla se venden aunque solo se hayan mostrado como imágenes generadas por ordenador, sin necesidad de que la prensa los pruebe.

Si Tesla espera esos picos de demanda la fábrica de Fremont va a tener que emplearse a fondo para atenderla. No hacen falta las versiones básicas en la calle, las de gama media y alta se venden solas. La combinación de prestaciones de superdeportivo, funcionalidad, tecnología… y estar por delante de la competencia en múltiples sentidos está siendo muy “sexy”.

El Model 3 ya se ha consagrado en el mercado estadounidense como un pez muy gordo en el segmento de las berlinas ejecutivas “pequeñas” (nuestro segmento D), no solo entre los pocos eléctricos que hay, sino sumando todas las versiones. Si el Model Y logra el mismo efecto, en un mercado donde la manía por los crossover roza la epidemia, habrá tortas por hacerse con uno. ¿Será capaz Tesla de hacer frente a semejante avalancha de pedidos?

Tesla Model Y 1

En el caso de que lo consiga, el Model Y generará paladas de dinero

Todos sabemos que el incremento de precio de un crossover sobre su modelo equivalente no está justificado exclusivamente por la diferencia de costes de fabricación; en este caso el 75 % de las piezas son comunes. Se incluye un impuesto al capricho. Ese impuesto mejorará la salud financiera de Tesla, y según se vayan tapando las deudas que se han contraído, el fabricante será imparable a medio plazo, incluso contra competidores que se metan en la liga de los eléctricos -con un notable retraso-. Mientras dure la fiebre de los crossover, el Model Y no será precisamente un modelo absurdo.

Me encantaría conocer el dato de peso de un Model Y. Sigue siendo información desconocida. Los Tesla Model 3 van desde los 1.611 kg hasta los 1.847 kg, por lo que a ojo de buen cubero el Model Y podrá superar la barrera de las 2 toneladas. Aunque la aerodinámica sea una maravilla -que lo es, para el tipo de vehículo- tanto peso va a suponer un peaje notable en consumo eléctrico, neumáticos, frenos, etc.

Siempre queda el consuelo de que la locura de los SUV y los crossover genera dinero a los fabricantes para ofrecer modelos más interesantes para los entusiastas, véase el Roadster de segunda generación, que es una puñetera locura de coche. Además, Tesla dispondrá de recursos adicionales para mejorar su servicio postventa, las calidades en los interiores y otras tantas cosas. Esperemos.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

La historia no trata de solo vender coches como churros. El entramado acerca de infraestructura y servicio post-venta es determinante, pero claro, si a la gente le ciega la supina tontería, pues nada, así les irá: tirados en el arcén de la salida 23 de la A1, o con el coche en el taller 2 meses para cambiar una toma usb, o con esas entregas dignas de rastro furtivo…..

A eso le llamo coger curvas con el cargador entre los dientes xD


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.