Seopan sigue queriendo implantar peajes electrónicos en España (sí, otra vez)

Seopan sigue queriendo implantar peajes electrónicos en España (sí, otra vez)

Ayer renovó su propuesta de adoptar el fracasado modelo portugués (ex SCUT), ¡PESADOS!


Tiempo de lectura: 7 min.

En “El día de la marmota” o “Atrapado en el tiempo” el personaje interpretado por Bill Murray vive el mismo día del año, una y otra vez, sin poder salir. Lo mismo pasa con la patronal de las grandes constructoras, Seopan, que lleva pidiendo a distintos gobiernos que se implanten peajes generalizados en las autopistas gratuitas desde hace años. Solo les falta a Matías Prats y su “permíteme que insista”.

La propuesta de ayer es de establecer un peaje medio de 9 céntimos por kilómetro para turismos y de 19 céntimos para los camioneros en una red de 14.130 kilómetros de vías de alta capacidad gratuitas hoy día. Mientras cientos de miles de españoles miran el calendario esperando a que las autopistas de peaje pagadas, bipagadas y tripagadas pasen a ser gratuitas, estos señores siguen diciendo “¿qué hay de lo mío?”.

La petición de esta patronal, que es de todo menos inocente, justifica que la recaudación de 4.827 millones de euros cada año por estos peajes servirían para conservar la red de alta capacidad y “garantizar de esta forma su sostenibilidad futura”, otros 4.698 millones de euros serían impuestos y se gastarían 850 millones menos de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para mantener carreteras.

Autopista AP-1

En la autopista AP-1 se liberó el primer peaje en España, el impacto en la seguridad vial fue inmediato (para bien)

Seopan dice reconocer que es un debate “sensible y difícil”, y también que “es sano abrir este debate”. Sano para ellos, claro. El resto de la sociedad lo tiene claro, en España queremos dejar de pagar peajes por usar las vías rápidas y seguras, no que todas pasen a ser de pago. El modelo de referencia es el de Portugal, con peajes electrónicos en rutas principales que se construyeron con fondos europeos y que han aumentado el tráfico en rutas secundarias y más peligrosas.

Esta patronal que tanta apatía despierta tiene razón en un punto: no pueden aumentar los kilómetros de la red de alta capacidad si no crece el presupuesto para conservarlas. El que autopistas como AP-1, AP-4, AP-7… pasen a ser gratuitas tras décadas de peajes implica que el marrón del mantenimiento pasa a ser público, y que esas vías no se mantienen solas. Pues para eso están los impuestos.

Seopan quiere que el la futura Ley de Movilidad tenga en cuenta esto. En el programa electoral del PSOE se menciona esta cuestión en los puntos 1.43 y 1.45. La Ley de Movilidad Sostenible se supone que implica un aumento de “la inversión pública y mantenimiento de las infraestructuras”, así que si se dejan seducir por Seopan estarán incumpliendo su programa electoral (aunque no sería la primera vez, claro).

Autopista AP 7

Así era habitual circular por la AP-7 cuando era de pago: sin tráfico. Actualmente el tramo Alicante-Tarragona es gratuito

Más adelante, en el punto 4.43, encontramos esta perla: “Impulsar el enfoque de “sistema seguro” como medio para consolidar la reducción de los accidentes de tráfico en carreteras y ciudades prestando especial atención a la protección de los usuarios vulnerables.” Implantar peajes generalizados y beneficiar a la seguridad vial es un oxímoron, está demostrado que el usuario prefiere ahorrarse el peaje a conducir de forma más segura. O una cosa, o la otra.

La propuesta de Seopan hay que rebatirla cada vez que sale. En España la aplastante mayoría de las mercancías se transportan por carretera, luego implantar peajes generalizados conllevará un aumento también generalizado de precios en bienes y servicios -las empresas no van a asumir ese coste-. Eso a las puertas de una recesión económica. Por otro lado, como potencia turística que somos, no es una medida precisamente positiva.

Cierto es que la autopista de Levante (AP-7) lleva décadas siendo de peaje y eso no ha sido óbice para que la gente de Europa la recorra a través de Cataluña, Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Andalucía. Pero es un peaje convencional, pagar es fácil, un sistema de peaje electrónico (sin barreras) implica una operativa diferente y que es un incordio para cualquier potencial visitante.

Solo hay que mirar qué pasa con Portugal, ya que los españoles somos los únicos vecinos europeos que comunican con ellos por vía terrestre. Os dejo un vídeo de 10 minutos para que veáis lo “fácil” que es. En Portugal no han dejado de existir las vías de peaje convencionales. Os hablo de autopistas que eran gratuitas y que ahora tienen peajes sin barreras.

Lo que puede parecer un sistema fácil y pensando en el usuario acaba siendo todo lo contrario. No es un sistema, son varios: Easytoll, Via-T, Tollservice, Tollcard y dispositivo temporal Via Verde (el propio de Portugal). A pesar de toda la información que hay, el efecto práctico es que tanto sistema es confuso, farragoso y pernicioso para los visitantes.

En la práctica tenemos a gente que se cuela en los peajes electrónicos por desconocimiento, o por no saber hacerlo, o por no tener un punto Easytoll por la vía por la que entra, o porque no tiene un sistema de pago por telepeaje, porque no se desenvuelve bien en Internet o porque no tiene ni idea -ni tiene por qué saber- de qué es la Via Verde.

El conductor portugués no tiene escapatoria. Las vías que ya no son gratuitas (ex SCUT) han aumentado sensiblemente la siniestralidad a nivel local, aunque de forma poco preocupante

En cambio, uno se va a Austria, Suiza u otros países donde hay peajes electrónicos y todo es muy sencillo: se pagan de golpe unos euros por tener la “viñeta” en el parabrisas y ya se puede usar la vía de alta capacidad. Así de fácil. Otros países mantienen el sistema de pago convencional con monedas, billetes o tarjetas bancarias. Al turista no hay que espantarlo. Por cierto, hablo de países con una situación económica mejor que la nuestra.

E reto Movilidad Eléctrica Autopista by Endesa X

Total, que mucha gente ya ha sufrido en sus carnes la maravillosa experiencia de visitar Portugal por carretera. A menos que se tenga el Via-T (en cuyo caso no hay ninguna dificultad) más de uno se vuelve a casa con posibles sanciones o el sentirse mal por no haberlo hecho bien, o no le apetece volver, o pasa de ir por carretera la próxima vez.

Así que si lo juntamos todo en el mismo saco (aumento de precios, menor seguridad vial, e impacto negativo en el turismo) solo cabe decir que la propuesta de Seopan es igual de estúpida este año que en todos los anteriores. Está bien que miren por su modelo de negocio, pero la salud económica del país está por encima de sus legítimos intereses.

Existe un resquicio por el que pueden colarnos los peajes electrónicos, con la excusa de reducir la contaminación y las emisiones. Por ahí se puede deformar la realidad

El Estado tendrá que aumentar el presupuesto para el mantenimiento viario, y la sociedad entera tiene que costear su mantenimiento porque todos dependemos de las carreteras, las usemos o no. Los automovilistas ya estamos pagando demasiados impuestos como para que nos metan más. Con todo lo que pagamos las carreteras se mantienen perfectamente y sobra dinero, el problema es que ese dinero se vaya a otras partidas que nada tienen que ver. Entonces claro, falta viruta.

Repostaje Camaro

Y el debate queda zanjado. Los peajes electrónicos en España solo van a beneficiar a Seopan. A nadie más. Cierto es que el Estado recaudará más dinero, pero eso tendrá sus contrapartidas: más muertos y heridos graves sobre la mesa y un impacto económico que puede ser contraproducente. Empezará a ser atractivo irse a vivir a la provincia de Soria, como apenas tiene kilómetros de vías rápidas, allí el leñazo se notará menos. Es un plan sin fisuras, allí no existen los atascos.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.

David García