Solo habrá 16 unidades del Bentley Batur Convertible

Solo habrá 16 unidades del Bentley Batur Convertible

Dos ejemplares menos que en el caso del coupé


Tiempo de lectura: 4 min.

El Bentley Batur Convertible es otro nuevo homenaje al carismático motor W12 de Volkswagen, el cual, cuenta sus días para desaparecer del catálogo. Vivimos tiempos aciagos para los amantes de los grandes motores de combustión y obras como el W12, uno de los motores más complejos que ha puesto en circulación nadie, dejará de producirse próximamente, la igual que ha ocurrido con otros tantos motores de doce cilindros con el paso del tiempo.

Con el Batur, Bentley sigue por el camino de la máxima exclusividad que inició con el Bacalar y continuó con el Batur coupé. Coches desarrollados por Mulliner, la división de proyectos especiales de la firma británica que comenzó su historia como un carrocero independiente, cuando quien compraba un automóvil solo compraba un bastidor rodante –chasis con suspensiones, dirección, frenos, motor… – y tenía que acudir a una empresa externa a la marca para vestir su adquisición.

Aquella forma de trabajar provocaba que la mayoría de los coches fueran únicos en el mundo, y también espectacularmente caros, tanto, que tener un automóvil era cuestión de ricos y de gente muy poderosa. La actual Mulliner no ha cambiado en lo que a clientes se refiere, pues el Bentley Batur Convertible, del que se fabricarán 16 unidades, no un coche para las masas, es un coche para gente con una capacidad económica abrumadora.

Desde que Bentley vive bajo el amparo del Grupo Volkswagen, su evolución técnica, tecnológica y estética, ha llegado a un punto en el cual, el clasicismo y el conservadurismo han pasado a ser cosa del pasado. Es cierto que todavía mantiene algunos detalles y algunos rasgos elegantes y destilan cierta prepotencia –como todos los vehículos de muy alta gama–, pero no cabe duda que la personalidad está marcada por una agresividad, digamos, contenida, apreciable claramente en el Batur Convertible.

Bentley Batur Convertible (10)

Misma agresividad que se puede encontrar en el coupé, salvo que, para la ocasión, con el encanto que tiene todo coche descapotable. Destaca, como en en el caso del Bentley Bacalar, el color escogido para las fotos oficiales, una tonalidad naranja nada discreta que, todo sea dicho, le sienta la mar de bien porque resalta las formas de la carrocería, cuyas líneas y volúmenes lo hacen parecer mucho más pequeño de lo que realmente es, pues no olvidemos que se basa en el Continental GT, un coche que mide 4.850 milímetros de largo y 1.954 milímetros de ancho.

Cada Bentley Batur Convertible se fabrica a mano en la fábrica que la compañía tiene en Crewe, Inglaterra, que presume de ser neutral en carbono. Se necesitan varios meses para fabricar una sola unidad que, obviamente, podrá ser personalizada hasta en el más mínimo detalle por cada comprador según sus gustos. Incluso el techo de lona, de accionamiento eléctrico hasta una velocidad máxima de 50 km/h –se recoge en 19 segundos–, se puede personalizar.

El tema de la personalización va muy lejos, ya que se ofrece la opción de oro rosa impreso en 3D para determinadas zonas del habitáculo, como el selector del sistema de modos de conducción, los controles del climatizador o un indicar insertado en el volante.

Lo que no podrá ser personalizado, al menos de fábrica –fuera, en talleres especializados, es otro cantar–, será el motor, que para la ocasión, se trata de la versión más potente del W12 biturbo, el mismo que monta, como cabría esperar, el Batur Coupé. Hablamos de un propulsor de seis litros, capaz de rendir 750 CV y 1.000 Nm de par. Es, como bien dicen desde la propia marca, el resultado de un desarrollo constante durante 20 años, que ha servido para aumentar las cifras en un 40% y reducir los consumos un 25% con respecto a la primera variante de este motor. Además, el Batur Convertible recibe una línea de escape fabricada con titanio.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso