Menu

¡Alabado sea el señor de la automoción! Shelby American revive dos leyendas

Los Shelby Series 2 y GT500 Super Snake renacen en 2018

¡Alabado sea el señor de la automoción! Shelby American revive dos leyendas

Los apasionados del mundo del motor pueden estar de enhorabuena, porque Shelby American acaba de confirmar el (re)lanzamiento de dos de sus modelos más míticos: Shelby Series 2 y GT500 Super Snake. Pero como si de un arma de doble filo se tratase, tan buena es la noticia de la fabricación de ambos modelos que apenas veremos alguno rodar por la calle. Tan solo se fabricarán cuatro unidades del primero y diez del segundo, a un precio que no es del todo asequible tampoco.

Por un lado, el Shelby Series 2 representa la evolución del Series 1 presentado en 1999, cuya producción fue de apenas 249 ejemplares. Recordemos que fue el primer Shelby nacido de un proyecto inédito y no de la elaboración a partir de un modelo de serie. Realizadas en colaboración con Wingard Motorsports, las cuatro unidades del Series 2 adoptan el mismo chasis y la misma carrocería de la versión original y, por supuesto, serán fabricadas completamente a mano bajo pedido de los clientes.

Shelby Series 2 Interior

Sin embargo, aunque la gran mayoría de piezas sean exactamente las mismas, las nuevas técnicas de fabricación han permitido a esta segunda serie aligerar el peso en un 12% y reforzar el chasis para aguantar hasta 800 CV de potencia. La carrocería podrá pedirse en aluminio pintado o cepillado, pero también en carbono o titanio. En el interior, cada cliente podrá elegir el tapizado a su gusto personal.

El tren motriz estándar está integrado por una caja de cambios ZF en posición transaxle de cinco velocidades, acoplado a un sistema de embrague multidisco que se une con un motor Shelby 427 FE V8 o 427 Windsor, aunque se pueden acomodar otros motores sobre el vano. Son motores de 7 litros de cilindrada que pueden superar la barrera de los 800 CV sin ningún problema. El modelo original contaba con un V8 de 4 litros de origen GM y 320 CV, se nota la diferencia.

Para que sus dueños no la líen en la carretera, en la compra se incluye un curso de conducción en el circuito Sprint Mountain Raceway, en Las Vegas. El precio no se ha comunicado y, básicamente, dependerá de las personalizaciones necesarias.

1967 Ford Shelby GT500 Super Snake

Por otro lado, el GT500 Super Snake también renace. Para los diez clientes dispuestos a gastar un cuarto de millón de dólares, Shelby está lista para continuar la producción del Shelby GT500 Super Snake de 1967. El proyecto se basa en un Ford Mustang Fastback K-Code (no Shelby) de 1967 y cada unidad será construida bajo pedido en la fábrica de Pensilvania, Estados Unidos. Pero antes conviene hacer un breve repaso al único y original modelo.

El Super Snake diseñado por Carroll Shelby y Don McCain (empleado de Shelby), y su gran bloque V8 de 427 pulgadas cúbicas -7 litros-, vio la luz en 1967 como un estudio de ingeniería para probar los nuevos neumáticos Goodyear a alta velocidad. El motor, de salida, daba unos generosos 520 caballos, a los que Shelby añadió frenos de disco de altas prestaciones, un eje posterior Detroit Locker, los neumáticos Goodyear Thunderbolt y una parrilla rediseñada para una mejor refrigeración.

Según los informes, McCain quiso hacer una tirada de 50 unidades de este modelo, pero la idea finalmente se descartó por ser demasiado costosa. Al ser el único Super Snake fabricado, es un objeto de deseo para todos los coleccionistas. De hecho, a lo largo de los años ha cambiado varias veces de manos, siendo el último comprador en 2013 tras el desembolso de 1,3 millones de dólares.

1967 Ford Shelby GT500 Super Snake

Shelby dirigió el Super Snake en la pista de pruebas de Goodyear en San Ángelo, Texas, y empujó hasta las 170 millas por hora, es decir, 274 km/h… ¡hace más de medio siglo!

A partir de diez fotogramas originales del Mustang Fastback de 1967, este nuevo Shelby Super Snake adopta un V8 de 427 pulgadas cúbicas de aspiración natural al igual que el modelo génesis, aunque con un poco más de potencia, 550 CV, y combinado únicamente con una transmisión manual de cuatro velocidades. Las modificaciones también incluyen un sistema de frenado de alto rendimiento, las famosas rayas azules sobre la blanca carrocería, las tomas de aire específicas en el frontal y, en general, un gran cuidado por los detalles.

Shelby American equipará cada coche con un número de chasis certificado y una placa conmemorativa firmada por Carroll Shelby y McCain. Si te preguntas como puede ser posible, debes de saber que antes de que ambos ilustres de la automoción nos dejasen, dejaron varias placas firmadas sabiendo que este momento llegaría.

¿El precio? 249.995 dólares, o 211.500 euros al cambio. No es un precio asequible, pero cualquier unidad en perfecto estado de un Shelby GT500 de 1967 no es mucho más económica. Queridos compradores, no guardéis el coche en un garaje como una bola especulativa y disfrutad de estas maravillas sobre ruedas.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.