Rodin: un sueño cumplido con mucho espíritu RACER

Rodin: un sueño cumplido con mucho espíritu RACER

FZero y FZED, dos radicales monoplazas aptos para sacarte una sonrisa


Tiempo de lectura: 3 min.

Es probable que no hayas oído hablar de Rodin, pero la compañía con sede en Nueva Zelanda quiere hacer algo de ruido. El nuevo fabricante de automóviles ha presentado su visión de una pareja de coches de carreras, bautizados como Rodin FZero y FZED. ¿Lo más curioso de todo esto? Que, con el primero de ellos, podrás ir al trabajo con él; la versión con el objetivo puesto en los circuitos legará más adelante.

El lanzamiento de modelos es nuestro pan de cada día, pero el nacimiento de una marca es algo más escaso y, la mayoría de las veces, no llega a materializarse. Es un esfuerzo que requiere visión, fuerza de voluntad y mucho capital. Ninguno de estos tres requisitos son un problema para David Dicker. Este empresario australiano ha creado un imperio de software de mil millones de dólares, y siempre tuvo una visión: construir su propio coche.

Empecemos por la novedad, el Rodin FZero. Su ficha técnica se parece a la de un monoplaza de Fórmula 1 con esteroides: 710 CV extraídos de un bloque V10 a 72 grados de 4,0 litros y un peso objetivo de 605 kg (incluido el conductor). Opcionalmente, podrá incorporar dos turbocompresores que elevan la potencia hasta los 1.000 y 1.600 CV. Un misil capaz de girar por encima de las 10.000 RPM y generar una carga aerodinámica de 4.000 kilos a 300 km/h.

Rodin FZero (2)

El “Zero” en el nombre de este brutal monoplaza significa “cero restricciones”

El FZero está lejos de ser un concepto que existe únicamente en un ordenador. La fabricación ya ha comenzado y un prototipo rodante está listo. Los primeros ejemplares llegarán de Europa en unos meses, al igual que la caja de cambios secuencial de ocho velocidades y doble embrague construida por Ricardo Motorsport. Esta es la misma empresa que construye transmisiones para los equipos de F1, el Bugatti Chiron o el Aston Martin Valkyrie.

A pesar de su aspecto y prestaciones extremas, la versión de calle está diseñada para la conducción a larga distancia. “Querré conducirlo desde mi casa en Italia hasta el Reino Unido”, manifiesta Dicker. Actualmente, Rodin está hablando con potenciales proveedores; están probando el sistema ABS que Bosch utiliza en competición y un equipo de frenado Brembo. Muchos componentes serán fabricados a través de un proceso de impresión 3D.

Rodin FZED (12)

El motor será construido por Neil Brown Engineering en Reino Unido en un proyecto supervisado por Graham Dale-Jones, un viejo conocido durante los éxitos deportivos de Cosworth y Ford

En el Rodin FZero no hay aerodinámica activa ni suspensiones inteligentes, aunque sí que habrá un completo conjunto de ayudas electrónicas para echar una mano a los conductores a mantener el coche en su sitio. Si deseas una conducción más espirituosa sin intermediarios, todos los controles pueden desactivarse de forma individual. Esta mezcla entre Fórmula 1 de los años 90 con aires a Chaparral 2J es realmente alentadora.

La versión de carretera del FZero se presentará a finales de 2019, mientras que la versión de carreras se mostrará a principios de 2020 y debería estar disponible a finales de año, a un precio de alrededor de 1 millón de euros. Si bien puede parecer un precio elevado para un coche fabricado por una pequeña compañía recién nacida, es notablemente más barato que un Valkyrie (dos millones de euros) o un Chiron (2,4 millones de euros).

Aunque, si es demasiado caro o no te apetece esperar, la compañía te ofrece el Rodin FZED por 600.000 euros. Nacido de las cenizas de la última actuación de Lotus en el Gran Circo, Dicker compró un proyecto fallido de Dany Bahar en 2016, llamado Exos T125. Rodin, desde entonces, le cambió el nombre a FZED y lo equipó un motor V8 Cosworth de 3,8 litros con 685 CV.

Galería de fotos:

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.