Menu

Opel Zafira O-Team, la furgoneta del Equipo A del siglo XXI

Porque gusta que los planes salgan bien

Opel Zafira O-Team, la furgoneta del Equipo A del siglo XXI

Cuando se piensa en furgonetas famosas, las probabilidades de que no se te venga a la cabeza la GMC Vandura negra y roja de «El Equipo A» son realmente escasas. Entonces, cuando Opel decidió que quería hacer una versión personalizada de la (des)afortunada tercera generación de la Zafira, que ya abandonó su concepto de monovolumen, no es sorprendente que la compañía se inspirara en el coche estrella de la televisión. Y su nombre oficial es Opel Zafira Life O-Team.

En el exterior la conexión es obvia. Tiene una carrocería más agresiva, una barra de protección frente al parachoques, vinilo sobre las ventanas para simular el diseño de una furgoneta de trabajo, y un alerón trasero gigante. El esquema de pintura es muy similar, también, con una gran franja que se extiende por el lateral. Pero los colores se han cambiado a blanco sobre azul oscuro y una franja verde neón.

Irónicamente, Opel ya no es una marca de General Motors, sino del Grupo PSA

Opel Zafira O Team (9)

El alerón trasero también es una pieza más moderna, con el ala suspendida en torres de aluminio en lugar de ser pegado a la carrocería. El interior continúa con un temática similar de color, con cuero negro y asientos en Alcántara con costuras y detalles en un tono verde neón. El conductor y el pasajero delantero son tratados con los asientos deportivos del Opel Insignia GSi. Una sistema multimedia con pantalla táctil pone el último toque cromático al habitáculo.

Debajo de la llamativa piel, los fanáticos se sentirán decepcionados al saber que carece de un V8 y de propulsión trasera. A cambio, hay un propulsor diésel de 2 litros turboalimentado cuya potencia se gestiona a través de una transmisión automática de ocho velocidades y envía su fuerza a las ruedas delanteras. Y si realmente le falta el sonido del V8, Opel agregó altavoces que reproducen su sonido.

Opel Zafira O Team (1)

A favor del pequeño motor diésel, el hecho es que genera más potencia y par que el 5.7 V8 de la GMC Vandura de la serie. Produce 177 CV y 400 Nm, frente a los 160 CV ​​y 340 Nm reportados en la documentación del GM Heritage Center en las camionetas GMC y Chevrolet de mediados de la década de los 80. Opel también equipó la Zafira Life O-Team con suspensión neumática para conducirla más cercana al suelo.

Los frenos delanteros se han mejorado con un sistema de pinzas Brembo de cuatro pistones y discos de 280 mm. Las cuatro esquinas se asientan sobre llantas BBS de 20 pulgadas en un color verde chillón a juego. Si bien Opel no venderá este vehículo tal cual, la compañía señaló que todas las modificaciones hechas son totalmente legales en las calles de Alemania. Como tal, está claro que Opel está tratando de demostrar que la Zafira Life puede ser más que un simple servicio de enlace práctico.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.