Menu

El Mercedes-AMG G 63 ya se puede encargar en España

Solo 173.750 euros, ve pensando en una hipoteca

El Mercedes-AMG G 63 ya se puede encargar en España

Érase una vez la Clase G de Mercedes-Benz. Comenzó siendo un vehículo militar, evolucionó a todoterreno cuasi invicto y acabó como un todoterreno de lujo. A día de hoy, la Clase G combina eficacia fuera de carretera y lujo a un nivel que prácticamente nadie puede hacer frente. El máximo exponente de la gama es el Mercedes-AMG G 63, con un motor 4.0 V8 biturbado que tiene la friolera de 585 CV. ¿Superdeportivo? ¿Todoterreno? ¿Ambas cosas? Diferente como poco.

El modelo actual de la Clase G es la enésima evolución del concepto original de los años 70. Salió tan bueno que Mercedes-Benz no ha dejado de fabricarlo -aunque en realidad es cosa de Magna Steyr- si bien es cierto que cada vez se ha hecho más prohibitivo. Ya no se venden versiones diésel, solo gasolina, y con motores obscenamente potentes. El Mercedes-AMG G 63 muy seguramente humille a tu coche, al menos en línea recta: 0-100 km/h en 4,5 segundos, y una velocidad máxima de 240 km/h (con paquete opcional Driver).

Tiene diversos cambios enfocados a mejorar su comportamiento en asfalto

El propulsor biturbo embiste a la transmisión AMG SPEEDSHIFT TCT de nueve marchas con 850 Nm entre 2.500 y 3.500 RPM. La fuerza se reparte con un 40% para el eje delantero y un 60% para el trasero, cuando antes la relación era 50/50. Una importante novedad en el eje delantero, ahora tiene suspensión independiente mediante eje de trapecio articulado, el trasero sigue siendo rígido y con cinco brazos. Los amortiguadores son adaptativos y regulables, no olvidemos que es un coche de lujo. Mantiene la reductora y triple bloqueo de diferencial, cómo no.

Mercedes-AMG G 63

La sed del motor de 13,2 l/100 km es razonable considerando su pésima aerodinámica y una masa en torno a las 2,5 toneladas. En condiciones de circulación de tranquileo, la mitad de los cilindros dejan de consumir gasolina (AMG Cylinder Management para los amigos), por lo que algo se ahorra. Esa gasolina que se salva es más por temas medioambientales que por la preocupación por el consumo de quien se compra un todoterreno de 30 «kilos».

En un orden de cosas menos importante, dispone de dos pantallas digitales que recorren el salpicadero, botoneras renovadas, más espacio interior, más personalización o algunas ayudas a la conducción que eran impensables en la época que salió. No nos engañemos, la Clase G sobrevive porque al precio que piden por él, Mercedes-Benz puede seguirlo modernizando. No fue el caso del Land Rover Defender, que aunque vendió muchas unidades a un precio muy alto, no era suficiente como para mantenerlo al día en temas de seguridad y emisiones.

El Mercedes-AMG G 63 cumple la Euro 6, de lo contrario, solo podría venderse para exportación, fuera de la UE. Para quienes consideren que es demasiado caro, sigue existiendo la posibilidad de comprar un Mercedes-Benz G 500, que tiene algo más de 420 CV y vale 127.450 euros.

Los que reserven ya su G 63 lo recibirán en junio.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.