El Mazda CX-3 se actualiza este año

El Mazda CX-3 se actualiza este año

Sutiles pero eficientes mejoras para mantenerse al día


Tiempo de lectura: 2 min.

El crossover subcompacto Mazda CX-3 ha hecho aparición en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York de 2018, descrito por la marca como un modelo actualizado en lugar de innovador y completamente nuevo; un restyling, por abreviar. El equipo de diseñadores de Mazda les preguntó a los clientes cómo harían el crossover más refinado pero asequible a la vez y, finalmente, se ha mejorado la parte mecánica y la comodidad de conducción así como alguna que otra pincelada a su diseño.

Es sutil, pero el nuevo CX-3 recibe un lavado de cara y otras mejoras exteriores, que se benefician del lenguaje de diseño “Kodo” simplista de Mazda. Una rejilla más grande y luces traseras LED rediseñadas son los cambios más importantes, junto con un nuevo juego de llantas de 18 pulgadas. Resaltes en negro piano ahora adornan los pilares laterales y rodean la luz antiniebla. Soul Red Crystal Metallic, el posiblemente color más bonito de la paleta de pintura de Mazda, ahora se puede aplicar al CX-3.

En el apartado mecánico, Mazda ha sido capaz de mejorar el motor SKYACTIV-G de 2.0 litros y cuatro cilindros de 120 y 150 CV. Ahora cumplen la normativa Euro 6d sin filtro de partículas, lo que demuestra el gran trabajo de los ingenieros en este campo; muchos competidores turbo de inyección directa sí van a necesitarlos. El motor turbodiésel SKYACTIV-D de 105 CV también cumple la última normativa de emisiones gracias a un aumento de la cilindrada (sin especificar cuánto) sin necesidad de utilizar inyección de urea en los gases de escape.

En el frente de manejo, el CX-3 hace uso del G-Vectoring Control de Mazda y una suspensión revisada que ofrece una conducción más suave a la vez que “más emocionante”

Mazda CX-3 (2018)

La forma más fácil de diferenciar el CX-3 actual y el nuevo modelo es adentrándose en el interior. Para consternación de los amantes del de freno de mano manual, el CX-3 ahora tiene un freno de estacionamiento electrónico, lo que permitió a los diseñadores dar un cambio de imagen a la consola central. Se han incorporado nuevos huecos portaobjetos y los asientos delanteros están acolchados con mejores materiales que permiten una conducción más cómoda. Los CX-3 con acabado tope de gama vienen equipados con tapicería de cuero.

En cuanto a la seguridad, se amplían las ayudas electrónicas a la conducción, englobadas bajo el término i-ACTIVSENSE. Así, el Mazda CX-3 2018 dispone de un asistente de conducción en atascos.

Mazda revelará precios pronto, llegando a Europa este verano.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.