Más de 100 concesionarios de Cadillac prefieren dejar de serlo a vender coches eléctricos

Más de 100 concesionarios de Cadillac prefieren dejar de serlo a vender coches eléctricos

Necesitan invertir cerca de 200.000 dólares (más de 160.000 euros) para poder vender coches eléctricos


Tiempo de lectura: 3 min.

La electricidad es el futuro, así nos lo están vendiendo y así trabajan los fabricantes, en pos de electrificar todo el mercado más pronto que tarde. El caso es que, como bien sabréis, no todo el mundo está conforme con este notorio cambio y tampoco se está dispuesto ni a conducir ni, por lo que parece, a venderlos. Así la menos está ocurriendo en Estados Unidos, donde 150 concesionarios de Cadillac prefieren romper la relación con la marca a vender coches eléctricos.

Hace unos 15 días, Cadillac se puso en contacto con los concesionarios de su red oficial, para informarles sobre los próximos movimientos de la marca y para realizar una consulta. Ofrecía aceptar o rechazar la venta de coches eléctricos, esta última opción con “pequeñas” consecuencias. Si no se quiere vender coches eléctricos, se pierde la concesión de Cadillac y por tanto, se deja de ser casa oficial de la marca, aunque en este caso, se contará con una compensación económica.

Una compensación suficientemente generosa, como para que 150 concesionarios oficiales vayan a dejar de serlo, a cambio de recibir entre 300.000 y 1.000.000 de dólares (entre 247.876 y 826.255 euros). La firma estadounidense, propiedad de General Motors, cuenta con 880 centros oficiales en todo su territorio nacional, así que perder 150 concesiones no es tan preocupante, además, seguro que habrá quien esté dispuesto a tener una concesión de la marca con eléctricos incluidos.

cadillac xt6 luxury Así lo ha informado The Wall Street Journal, no se trata realmente de un cierre por la compensación, si no por el coste que conllevan los cambios necesarios para la venta de coches eléctricos. Todos los que han decidido tener eléctricos en sus stock, necesitan adaptar los equipos de reparación, instalar cargadores para los coches y actualizar la imagen de las concesiones, entre otras cosas. Los cambios requieren de una inversión de 200.000 dólares por concesionario (unos 165.251 euros).

The Wall Street Journal afirma que un gran número de los 150 concesionarios, son establecimientos pequeños, que a menudo también cuentan con representación de otras de las marcas de General Motors. El volumen de ventas de Cadillac es muy bajo en comparación, por ejemplo, con Chevrolet (como cabe esperar) y perder la concesión de Cadillac no supone un problema en cuanto a ventas e ingresos.

No debemos olvidar tampoco, que los coches eléctricos presumen de un menor mantenimiento y es algo que tampoco interesaba a otros concesionarios. Las operaciones de mantenimiento suponen una de las mayores fuentes de inversión de los concesionarios oficiales, tanto en Estados Unidos como en Europa o en cualquier otra parte del mundo y se tiene previsto que los coches eléctricos afecten a los ingresos de los talleres por estos conceptos.

Todos los concesionarios que han rechazado la adaptación, seguirán pudiendo vender coches nuevos de la marca hasta 2021, mientras que la posibilidad de comercializar modelos usados se estira hasta 2024.

La electrificación es cara para todos, incluidos los propios concesionarios.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.