Menu

Lexus LM, el nuevo y primer monovolumen de la marca

Y ha salido a su progenitor, el Toyota Alphard

Lexus LM, el nuevo y primer monovolumen de la marca

“¡Ay cómo se parece al padre/madre!”, cómo les decían a nuestros padres cuando éramos pequeños. En este caso, será el nuevo vehículo de Lexus quien ha salido a su progenitor, el Toyota Alphard. Se llamará Lexus LM, y es el primer intento de la marca por introducirse en el segmento de los monovolúmenes de gran tamaño.

Se presentará al gran público el 16 de abril, durante el Salón del Automóvil de Shanghái. Algunos fabricantes han abandonado los monovolúmenes de su oferta en favor de ofrecer nuevos SUV. Pero en algunos mercados, este tipo de coches se comen una destacada porción de la tarta de ventas de automóviles. Es un producto que puede albergar cómodamente hasta un máximo de siete pasajeros, ofreciendo además una gran amplitud y modularidad.

A juzgar por la imagen publicada por la marca en las redes sociales, su perfil es prácticamente idéntico al Toyota Alphard. Lanzada su última generación en 2015 (y actualizada en 2017), el Aphard se comercializa como un automóvil de lujo para el negocio de chóferes y se fabrica principalmente para el mercado japonés. Sin embargo, también se vende en Bahréin, Bielorrusia, Omán, Rusia, Sri Lanka, Gran China y el sudeste asiático.

Aunque no veamos su frontal al completo, el primer teaser lanzado por Lexus nos muestra unos faros afiliados con la “L” de firma lumínica, marca de la casa. Si la parrilla ya es generosa en el modelo de Toyota, podemos esperar que en el Lexus LM se lleve casi la totalidad del protagonismo. En el perfil, unas puertas corredizas separan un pilar B inclinado que diferencia visualmente la cabina del resto de la superficie acristalada. En la zaga los cambios serán menores.

La tercera generación del Alphard se ofrece con varios propulsores, incluida una variante híbrida que podría encontrar su camino en el Lexus LM (la compañía ha registrado el nombre LM 300h). La alternativa más potente es una unidad de gasolina 3.5 V6, otro candidato plausible a ser integrado (la identificación LM 350 también se ha registrado). Este motor entrega 300 CV de potencia y 361 Nm de par motor. Asociado a una caja de cambios automática, es capaz de mover las más de dos toneladas de peso hasta los 200 km/h de velocidad máxima. El consumo tampoco es desmesurado para sus dimensiones (4.945 mm de largo, 1.850 mm de ancho y 1.945 mm de alto). Con un depósito (65 l), sería capaz de recorrer más de 600 km.

Los futuros clientes no solo dispondrán de un espacioso habitáculo, sino que también estarán rodeados de materiales de primera calidad y un equipamiento muy completo. Dado que se trata de un Lexus, la división lujosa de Toyota, con toda probabilidad, habrá mejorado también los aspectos referentes a su dinamismo. ¿Lo veremos por estas tierras? Dúdolo mucho. Es un secreto a voces que en Europa los monovolúmenes están reducidos a unos pocos supervivientes de una tierra superpoblada de SUV.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

Recórcholis, ahí entran todos y cada uno de los enjuiciados del procés. Un Rodius afurgonetándose a un nivel superior.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.