ECD Land Rover Defender Project Blackcomb: ¿a la tierra o al asfalto?

ECD Land Rover Defender Project Blackcomb: ¿a la tierra o al asfalto?

Recordando y actualizando a un viejo conocido


Tiempo de lectura: 3 min.

El Land Rover Defender se ha ganado el estatus de coche de culto por méritos propios. Y aunque su segunda generación haya sido presentada este año, el modelo original aún sigue atrayendo las miradas. Para aquellos que encuentren a este último una opción más atractiva, East Coast Defender (ECD) acaba de presentar su particular visión del todoterreno inglés. Este es el Land Rover Defender Project Blackcomb.

Basado en la vertiente de tres puertas y balla corta (90), la carrocería recibe un nuevo tono metalizado bautizado como Zermatt Silver con detalles en negro metalizado. El parachoques delantero con luces diurnas integradas es de nueva factura. Además, deja espacio para el cabrestante y una voluminosa protección de plástico frente al radiador. Todo el conjunto se asienta sobre llantas de aleación Sawtooth de pulgadas calzadas con neumáticos todoterreno BF Goodrich.

El habitáculo nos recibe con un suave cuero negro, una pareja de asientos de tipo buquet con un patrón diamantado en costuras blancas, forro de ante negro y un volante deportivo firmado por Momo. Los diales del cuadro de instrumentos también son nuevos, así como el sistema de infoentretenimiento conectado al equipo de música, con su amplificador y su subwoofer. La consola central también ha sido completamente rediseñada, ahora con una pareja de posavasos.

Land Rover Defender Project Blackcomb (2)

El Land Rover Defender Project Blackcomb no solo impone con su estética premium y racing, también con su motor V8 estadounidense

El Land Rover Defender Project Blackcomb de ECD cuenta con arranque por control remoto, acceso sin llave, punto de acceso Wi-Fi, salidas de aire traseras, sistema de iluminación de luces de posición y algunas otras características. El área de carga se completa con los dos asientos plegables orientados hacia adelante. Desafortunadamente, el interior no ha pasado tan bien por los años como el exterior, y en este aspecto se notan sus orígenes campestres de tiempos pretéritos.

La mayoría de los Defender preparados por ECD esconden bajo su capó un motor V8 LS3 de origen General Motors, es decir, el mismo que podíamos encontrar en el Corvette. El Project Blackcomb no es una excepción. El motor atmosférico de 6,2 litros está emparejado con una transmisión automática de seis velocidades y desarrolla 573 CV, lo que debería ser más que suficiente ascender una colina empinada y poder ponerte farruco desafiar a un deportivo moderno en un semáforo.

No sabemos cuáles son las prestaciones de este pequeño monstruo de refinados aires elitistas, pero no podríamos considerarlo lento. Tampoco conocemos el precio, pero otras creaciones anteriores de la compañía superaban holgadamente los 100.000 euros, e incluso el doble.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.