Menu

Si quieres un Lamborghini Countach muy especial, este puede ser el ejemplar ideal

Una unidad de 1984 que perteneció a Mario Andretti

Si quieres un Lamborghini Countach muy especial, este puede ser el ejemplar ideal

¿La idea de ser dueño de un Lamborghini Countach no es suficiente para calentar la sangre de cualquier aficionado a los coches? Pero, ¿y se tratase de un ejemplar muy especial? Concretamente uno que fue propiedad de de uno de los mejores pilotos de todos los tiempos. La unidad roja que ilustra esta entrada fue propiedad de Mario Andretti, y ahora puede ser tuyo si lo quieres -y puedes-.

Por un lado, Mario Andretti es una leyenda del automovilismo deportivo; no puede definirse de otra manera. Conocido por ser el último corredor estadounidense en conseguir un título mundial de Fórmula 1 en 1978 a los mandos del Lotus 79, el precursor del «efecto suelo», también ganó el campeonato IndyCar estadounidense cuatro veces, y triunfó en Daytona 500, las 24 Horas de Le Mans y la Indy 500. Hasta ahora, ha sido el único en ser nombrado piloto del año en tres décadas diferentes: 1967, 1978 y 1984.

El Lamborghini Countach fue fabricado desde 1974 hasta 1990, uno de los modelos que más tiempo han permanecido en el catálogo de la firma italiana. Durante ese periodo, 1.983 coches salieron de la fábrica de Sant’Agata Bolognese, de los cuales tan solo 312 son un Countach 5000 S, como este. Su motor de doce cilindros en uve y 4.754 cm3 es capaz de entregar 376 CV de potencia y, a diferencia de los modelos que vendrían más adelante, es carburado.

Lamborghini Countach M A Exterior (5)

Asociado a una transmisión manual de cinco velocidades, el Lamborghini Countach 5000 S prometía alcanzar los 100 km/h en 5,0 segundos y los 290 km/h de velocidad máxima

Tal como esperarías de alguien que ha pasado tanto tiempo entre coches, Andretti cuidó muy bien de este toro colorado –aún luce su pintura original­–. Las puertas de tijera y la extravagancia de sus formas lo convirtieron en un objeto de culto durante los 80. Además de su elegante interior de cuero color canela, este Countach cuenta con una delgada línea blanca y negra en el lateral que incorpora el logotipo personal del piloto, que también aparece en los espejos retrovisores.

Con un poco más de 17.700 kilómetros en el odómetro, este Lamborghini Countach 5000 S también estuvo sujeto a una reciente renovación mecánica de importancia. El vendedor asegura que esté en perfecto estado de funcionamiento, y las fotos ayudan a corroborarlo. Motorcar Gallery, con sede en Florida, lo tiene a la venta por 499.000 dólares, 444.065 euros al cambio actual.

Lamborghini Countach M A Interior (1)

Es mucho dinero para un coche, pero dado el pedigrí deportivo de su antiguo propietario y el estado de conservación, tampoco es algo de lo que sorprenderse. Aparte de este Countach 5000 S, Andretti también es propietario de otra unidad de 1989, de un Diablo de 1991, de un Murciélago y de un Aventador. Coches rápidos para un conductor rápido que adora los Lamborghini, parece la combinación más lógica.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.