La DGT mantendrá el etiquetado de vehículos tal y como está

La DGT mantendrá el etiquetado de vehículos tal y como está

Desmiente la información aparecida en varios medios generalistas y de motor


Tiempo de lectura: 4 min.

Desde 2016 el parque automovilístico español de vehículos ligeros (turismos, furgonetas, motos, triciclos…) está discriminado en cinco categorías: “A” (sin distintivo), “B”, “C”, ECO y Cero, en función de su tecnología de reducción de emisiones. En la práctica no es exactamente así, ya que hay unas fechas de corte que han perjudicado a los vehículos que cumplieron anticipadamente con estándares de nueva implantación.

Contrariamente a lo que afirmaron algunos medios digitales, no va a cambiar la clasificación tal y como está, y es la que sigue:

  • Categoría A (sin distintivo): Gasolina anterior a Euro 3 o diésel anterior a Euro 4.
  • Categoría B (amarillo): Gasolina Euro 3 o diésel Euro 4 o 5.
  • Categoría C (verde): Gasolina Euro 4, 5 o 6, o diésel Euro 6.
  • Categoría ECO (verde y azul): híbridos o transformados para funcionar con gas, y que además cumplan las características de la categoría C
  • Categoría Cero (azul): híbridos enchufables con al menos 40 km de autonomía homologada, eléctricos y de pila de combustible de hidrógeno

Algunos medios especulaban con la posibilidad de que los híbridos fuesen perjudicados, bien pasando los híbridos normales a la categoría “C” o perdiendo los híbridos enchufables su condición de vehículos de cero emisiones -ya que tienen esa capacidad, otra cosa es que la usen-. La DGT lo ha desmentido de forma categórica:

Lamentablemente, el difundir informaciones sin contrastar o bulos no ayudan a que una clientela cada vez más confundida retrase o paralice sus decisiones de compra. Ni hay cambios ni los va a haber, al menos en este sentido. Lo que sí puede ocurrir es que, una vez se apruebe la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que desea el actual Gobierno, aumenten las restricciones a la circulación en algunas zonas urbanas, ya sea para reducir las emisiones de efecto invernadero inherentes a los vehículos de combustión interna o en respuesta a episodios de elevada contaminación. El distintivo ambiental será clave.

Hay dos formas de “mejorar” el distintivo asignado al vehículo. La primera es porque se haya clasificado incorrectamente por fecha, el propietario tiene que demostrar documentalmente que el vehículo cumple el estándar antipolución que entró en vigor tras su matriculación. La segunda es convirtiendo un vehículo “C” a híbrido o a gas, aunque por razones prácticas se simplifica en lo último.

Tampoco está previsto que vaya a cambiar el impuesto de matriculación, que ya está afectando al mercado en la práctica al tener en cuenta las emisiones basadas en ciclo WLTP, mucho más realista que el NEDC, por lo que los vehículos están pagando el tributo que les corresponde de forma más justa. El IM se seguirá basando en el CO2 emitido en ciclo mixto, dando igual que el distintivo sea el “C”, el ECO o el Cero (estos están en la práctica todos exentos).

La misma cifra es la que la Generalitat de Catalunya toma como referencia para la tasa ambiental que se pagará el año que viene por el ejercicio 2020: Impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono de los vehículos de tracción mecánica. No se tiene en cuenta el distintivo ambiental, ya que este último no tiene en cuenta las emisiones de carbono, ligadas directamente al consumo, que tampoco es un criterio valorado por las normativas Euro. El CO2 no es estrictamente hablando un contaminante, las normas Euro se fijan en el monóxido de carbono (CO), óxidos de azufre (SOx), óxidos de nitrógeno (NOx), hidrocarburos inquemados (HC) o las partículas en suspensión (PM).

En cuanto al impuesto de vehículos de tracción mecánica (IVTM), lo cobran los ayuntamientos a partir de unas tablas publicadas en el artículo 96.1 de la Ley 39/1.988, de 28 de Diciembre, Reguladora de las Haciendas Locales. Aquellos consistorios que lo estimen oportuno, dentro de la ley, pueden ofrecer bonificaciones en función del distintivo ambiental, o no. El criterio básico sigue siendo la potencia fiscal, que depende básicamente de la cilindrada y en menor medida del número de cilindros, o de la potencia en el caso de los eléctricos.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.