La COVID-19 dispara las ventas de los coches usados más antiguos y asequibles

La COVID-19 dispara las ventas de los coches usados más antiguos y asequibles

Muchas personas han pasado del transporte público al privado por el miedo a contagiarse


Tiempo de lectura: 5 min.

El coronavirus ha cambiado nuestro día a día en multitud de aspectos. Uno de los más importantes es la distancia social, y el intentar evitar las aglomeraciones. Esto en determinadas ocasiones es imposible al utilizar el transporte público, motivo por el cual muchos de sus usuarios han decidido desplazarse de forma individual. Para trayectos cortos, la bicicleta o el popular patinete pueden servir sin problema. Pero cuando se trata de distancias mayores es cuando surge el problema.

La solución por la que muchos conductores están optando es comprar un vehículo usado viejo y barato que les permita salir del paso, ya que la situación económica tampoco está como para hacer grandes inversiones. Es por ello por lo que los coches usados con más de 15 años, con precios entre los 500 y los 1.400 euros de media, han visto crecer hasta un 16 % sus ventas entre junio y octubre, según la web de ventas de vehículos Sumauto.

Sin embargo, los más beneficiados han sido aquellos que cuentan con más de 20 años de antigüedad, con una subida del 25 % para el mismo período, llegando a crecer en un 31 % sólo en los meses de julio y agosto. Los datos también reflejan el cambio en la movilidad de la población tras la desescalada. El transporte público cayó un 44 % en el mes de septiembre con respecto a 2019, cuando ya la gran mayoría había regresado a sus puestos de trabajo.

Volkswagen Golf 3p FSI 1J 5

En Madrid, el transporte público ha pasado de ser el medio preferido a caer al tercer lugar, quedándose en un 25 % de los desplazamientos. Mientras, el coche particular ascendió hasta el primer puesto, copando el 44 % de los trayectos tras el estado de alarma en la capital. Las bicicletas e ir caminando también se han situado por encima de los transportes colectivos.

Es importante resaltar el hecho de que se produzcan casi el mismo número de desplazamientos en coche antes y después de la pandemia en Madrid, ligeramente por encima de los dos millones, cuando muchas personas continúan teletrabajando, están afectados por un ERTE o han perdido su empleo por culpa de esta crisis económica.

No ayudan tampoco las pobres medidas que se han implementado en el transporte público para prevenir contagios, que se limitan a recomendaciones como evitar las horas punta, respetar las distancias de seguridad, llevar mascarilla o no viajar si notas algún síntoma

En la práctica, todo queda en manos de los propios viajeros. Muchos, por los horarios laborales, no pueden evitar coger el metro o el autobús en esas franjas de mayor tránsito. Y es imposible mantener la distancia si no se pone límite a cuánta gente puede entrar en un mismo espacio. Es por ello por lo que muchos apuestan por adquirir un vehículo lo más económico posible que les permita no tener que exponerse al virus cada día.

Mercedes Benz eCitaro G Autobus Electrico (4)

Sin embargo, el crecimiento en las ventas de coches usados ya tenía una tendencia al alza previa a la pandemia. Sin ir más lejos, en 2019 la venta de vehículos de más de 15 años creció un 5,3 % y supuso el 31,5 % del total de usados vendidos ese año, según la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam).

Todo este proceso de envejecimiento tiene lugar a pesar de iniciativas como el Plan Renove, que pretenden reducir la antigüedad del parque móvil español achatarrando vehículos de más de 10 años a cambio de ayudas a la compra de uno nuevo. Incluso ahora también incluye como opción para la compra a aquellos coches matriculados a partir del 1 de enero de este año, pero ni aun así es suficiente.

Salvo que se vaya a adquirir un coche con etiqueta Cero, las ayudas (que parten de los 400 euros) son menos cuantiosas que lo que el propietario puede obtener vendiendo su viejo vehículo a otro particular, quien además entrega el dinero al vendedor de forma inmediata. Por si fuera poco, el incremento de la demanda de este tipo de coches ha hecho que su precio suba, lo que convierte en más rentable aún su venta.

Fiat Stilo 1.8

Debido a todo esto, la edad media del parque automovilístico de España se ha visto incrementada en casi medio año con respecto a 2019, consolidándose como uno de los más antiguos de Europa, con 12,7 años de media. Esto implica que los vehículos que circulan por nuestras carreteras son más contaminantes y menos seguros que hace un año.

La mayor parte de estos coches antiguos no pueden llevar ningún distintivo medioambiental de la DGT al no cumplir ninguna normativa de emisiones, lo que prohíbe su acceso a determinadas zonas de grandes urbes como Madrid o Barcelona. Además, estos vehículos cuentan con menos ayudas y sistemas de seguridad que los coches actuales. A eso se le suma el pobre mantenimiento que algunos han tenido, lo que podría ayudar a explicar esa subida en la siniestralidad que se ha vivido tras el fin del confinamiento.

Este crecimiento no es algo exclusivo de nuestro país, al igual que casi todas las consecuencias de esta pandemia. Según Reuters, se han incrementado en todo el continente la compraventa de vehículos antiguos y la búsqueda de estos por Internet. En Francia, este tipo de operaciones aumentaron hasta un 16 % en el tercer trimestre del año, ganando importancia los coches de más de 15 años en el mercado de vehículos usados franceses con respecto a 2019. Las búsquedas en Internet sobre coches con más de 20 años de antigüedad ascendieron en un 80 % en el país galo, un 59 % en Bélgica y hasta un 77 % en Países Bajos.

Rover 220 Coupe Turbo 1

De igual forma, el uso del transporte público se ha resentido por toda Europa. En el Reino Unido ha bajado en un tercio el número de usuarios del ferrocarril, al mismo tiempo que el transporte privado se encontraba al 90 % del nivel previo al coronavirus. El alcalde de Londres se vio obligado a invertir más fondos en la compañía de transporte de la ciudad para que pudiera mantener su actividad, mientras que Alemania y Francia también han tenido que hacer lo mismo con sus empresas públicas de ferrocarril.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
AutoHinojar
Invitado
AutoHinojar

Un coche que ahora tenga casi 13 años (sería de 2007) no significa que sea un coche peligroso, son coches del siglo XXI con bastante tecnología, airbags, ABS, control de estabilidad y demás. A nivel contaminación poco caso se le está haciendo con todo el tema de las medidas de seguridad, hasta que son algunos coches “viejos”. ¿El aumento de siniestralidad puede ser porque a más de uno se le ha olvidado conducir (porque la de barbaridades al volante que veo a diario)? Creo que se intenta alarmar demasiado con estos datos de que se venden muchos coches viejos, pero… Leer más »

Javier Costas
Suscriptor

Así es, la mera edad no tiene por qué justificar siempre un mayor riesgo, sino el mantenimiento. Me da más miedo un BMW X5 del 2015 con las ruedas peladas que un Peugeot 407 de los primeritos con las ruedas nuevas y la suspensión cuidada. Es un problema de cultura automovilística y por qué no decirlo, de cómo está el bolsillo del personal.

Cuando juntamos mal mantenimiento con edad alta tenemos un cóctel explosivo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.