Aumenta el número de accidentes causados por problemas relacionados con el sueño

Aumenta el número de accidentes causados por problemas relacionados con el sueño

Los accidentes han disminuido por la pandemia, pero no tanto como lo ha hecho el número de conductores en las carreteras


Tiempo de lectura: 5 min.

Se podría pensar que las restricciones a la movilidad han hecho más seguras nuestras carreteras, y es lógico que, al haber menos desplazamientos, haya menos accidentes. Sin embargo, todos los peligros al volante no se reducen con un tráfico más fluido, en especial aquellos que residen en nuestra cabeza como son los problemas a la hora de llevar un descanso adecuado. La Dirección General de Tráfico ya ha avisado sobre esto en su Twitter oficial, los españoles sufren un 30 % más de problemas de sueño tras el comienzo del estado de Alarma por el coronavirus.

La ansiedad y la depresión que han provocado tanto la pandemia en sí como las limitaciones impuestas para controlarla habrían hecho que hasta un 90 % de la población pudiera tener problemas para dormir adecuadamente, según estima la doctora Elia Gómez Merino para la web de la DGT. Otros factores que provocan falta de sueño son la fatiga, tanto física como mental, y la ingesta de medicamentos, que también ha aumentado como consecuencia de la pandemia.

Uno de los principales peligros que conlleva la conducción con somnolencia es lo que se denomina “microsueños”, que son momentos de unos pocos segundos en los que el conductor se duerme, con los ojos cerrados, y pierde totalmente la consciencia de la carretera y los demás vehículos. Hasta un 59,22 % reconoce haber tenido alguna vez esta sensación de haberse quedado “microdormido”, según un informe de la Fundación CEA (Comisariado Europeo del Automóvil).

Ya fuera de la pandemia, es importante destacar como una de las principales cusas de somnolencia diurna a la apnea obstructiva del sueño (AOS). En 2018 el Reglamento General de Conductores fue modificado, y se incluyó la AOS como posible causa para la retirada del carné de conducir. Esto se daría en el caso de que la persona con AOS padeciera un número elevado de estas interrupciones de la respiración durante el sueño que provoca la enfermedad.

Además de la mencionada somnolencia diurna, la AOS también puede originar déficit de atención, dolores de cabeza e incluso insuficiencia cardíaca. Todos estos son elementos que multiplican el riesgo a tener un accidente conduciendo. Por ello, los fabricantes de automóviles están tratando de reducir este problema con diversos sistemas de ayuda al conductor. El más extendido hoy en día es el asistente que evita que cambies de carril de forma involuntaria, como el LKAS.

Otro que también es bastante común es el sistema de frenado de emergencia, que detecta si el coche no está disminuyendo su velocidad adecuadamente (p.ej., el conductor se asusta, levantando el pie) y frena de forma automática a fondo para evitar un impacto. Están en desarrollo dispositivos más avanzados, que incluso sean capaces el estado del conductor a través de analizar sus ojos, pero sin duda el mejor método sigue siendo descansar adecuadamente por las noches y detenernos en cuanto sintamos el más mínimo síntoma de fatiga o sueño.

Toyota Avensis LKAS

Asistente de mantenimiento de carril

La accidentalidad no está bajando de forma pareja a los desplazamientos

Esta solo es una de las causas por las cuales los accidentes no han disminuido tanto como deberían, al haber muchos menos desplazamientos por toda la situación provocada por el coronavirus. Otras, como el exceso de velocidad o las distracciones también han colaborado a que veamos datos como el incremento del número de accidentes provocados por salidas de la vía, que pasó del 39 % en 2019 al 65 % del total este año.

También es reseñable que, en el primer mes tras el final del confinamiento, aumentaran los fallecidos en un 1 % en comparación con 2019, cuando había descendido un 22 % el número de desplazamientos con respecto al mismo período del año previo. Si bien es cierto que el número de accidentes en 2020 ha disminuido en casi un 30 %, al igual que las muertes en carretera lo hicieron un 20 %, era de esperar cuando la gran mayoría de la población ha estado sin salir de su domicilio durante meses, y, por tanto, sin utilizar su coche ni circular.

Por ello, los datos no dejan de ser negativos cuando se ponen en relación con el descenso de desplazamientos que ha habido en este período

Analicemos el verano, uno de los períodos con mayor siniestralidad de cada año, y también uno en los que más gente hace viajes largos por carretera. Se redujo en un 9 % el número total de desplazamientos en el período veraniego, pasando de 91,2 millones de desplazamientos a 82,8 millones. No obstante, tan sólo bajó un 6 % el total de fallecidos con respecto al 2019 (de 215 a 202), lo que evidencia un mayor número de accidentes por conductor en la carretera de lo que vimos el pasado año.

Conduccion somnolienta 1

Fotografía: r. nial bradshaw (Flickr) CC BY

Por todo esto, debemos seguir completamente alerta y no confiarnos o despistarnos al volante. Aunque haya menos conductores y eso nos pudiera dar una sensación de falsa seguridad, siempre podemos ser nosotros los que causemos el accidente, nuestra propia vida está en juego cada vez que nos sentamos en el asiento del conductor, es algo que siempre hay que tener presente. Debemos conducir únicamente cuando nos encontremos al 100 % de nuestras capacidades físicas y mentales, y de esta forma sí conseguiremos reducir de forma efectiva la siniestralidad en nuestras carreteras.

NOTA: Los datos del año en curso son siempre a 24 horas y exclusivamente en vías interurbanas.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.