¿Invertirías en un coche clásico o exótico que no podrías conducir?

¿Invertirías en un coche clásico o exótico que no podrías conducir?

TheCarCrowd, una compañía británica, propone ser accionista de vehículos únicos para beneficiarse de su explotación o venta


Tiempo de lectura: 3 min.

Todo aficionado al motor ha soñado alguna vez con tener un modelo que estaba muy lejos de su alcance, especialmente si hablamos de coches clásicos o muy exóticos. Los motivos eran varios, pero uno de los más relevantes es el elevado precio que cuesta adquirir una de estas unidades, por no hablar de mantenerlo. Es por ello por lo que ha surgido esta iniciativa en Reino Unido, TheCarCrowd, que permite a cualquier persona invertir su dinero para ser accionista de un coche clásico, marcando como precio inicial tan sólo 20 libras esterlinas.

¿Y esto qué significa? Que recibiremos una parte del dinero que genere ese coche de nuestros sueños por su participación en programas de TV, exposiciones, y demás eventos. Además, si la mayoría de los accionistas se ponen de acuerdo, pueden vender el coche en sí y sacar tajada de ello.

También es posible acudir al Reino Unido a ver el vehículo, hacerse multitud de fotos con él, pero nunca conducirlo. Estaríamos pagando un dinero por poder estar junto al coche, pero no sacarlo a la pista, cuando para ver clásicos ya hay multitud de exposiciones y eventos, como mencionábamos, donde pagando la entrada podemos sacarnos miles de fotos con muchísimos modelos. Entonces, ¿merece la pena?

Para muestra, un botón, el Pop-Up Show que se celebró los días 17 y 18 de este mes:

Al final, se trata de una inversión, como si pusiéramos nuestros ahorros en un fondo, en la compra de una casa o cualquier otro activo financiero susceptible de encarecerse o depreciarse. Lo único que cambia es que la forma de inversión es el coche que uno soñaba conducir cuando era pequeño, imaginaba tenerlo en su garaje y poder sacarlo a pasear cada mañana, cuidarlo y mimarlo como si de un hijo se tratara. Pero, en este caso, nada de eso sucedería. El coche estará en Reino Unido en un expositor, y nunca lo verás aparecer por la puerta de tu casa.

Piénsalo, siendo accionista, ¿te haría gracia que tus “activos” los condujese alguien que no conoces y que pudiese arruinar la inversión en un siniestro?

Para la mayoría de los amantes del motor, los coches están hechos para disfrutar conduciéndolos. Por lo que gastar parte de tus ahorros en un vehículo en el que jamás podrías ponerte al volante carecería de sentido, cuando ese mismo dinero podría servir para alquilar algún otro modelo de ensueño y conducirlo durante unas horas o días. El único interés real que puede tener el comprar acciones de un coche es el rédito económico que se puede obtener, en un mercado cuyos precios están en ascenso, precisamente por ese deseo de muchos fanáticos de tener y conducir su propio clásico.

No obstante, como en cualquier inversión, nada te asegura que vaya a darte beneficios el comprar acciones de un coche clásico. Pueden sufrir devaluaciones, o no despertar el suficiente interés para exhibiciones o eventos remunerados, que hagan que las rentabilidades futuras disminuyan mucho con respecto a lo que fueron los beneficios pasados. Por lo tanto, al final es una operación financiera que busca tirar de nuestro lado sentimental para que invirtamos en ella, con sus riesgos y sus posibles ganancias o pérdidas económicas.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!