Hennessey Venom F5 Roadster: treinta unidades para volar bajo a cielo abierto

Hennessey Venom F5 Roadster: treinta unidades para volar bajo a cielo abierto

El fabricante texano nos ha ofrecido los detalles de su próximo descapotable, destinado a superar los 480 km/h de velocidad máxima


Tiempo de lectura: 4 min.

Durante la Monterey Car Week que se está celebrando en California durante estos días, hemos podido conocer algunos detalles del futuro Hennessey Venom F5 Roadster, que será producido en una limitada tirada de 30 unidades desde finales del presente año.

Se trata de la versión descapotable del Hennessey Venom F5 Coupe, uno de los vehículos matriculables más radicales que jamás se hayan presentado, del cual se produjeron 24 unidades. En la concepción de este cupé, el fabricante texano ya tenía claras sus intenciones de llevar a cabo esta versión roadster, por lo que su monocasco de fibra de carbono ya había sido diseñado con el objetivo de ofrecer una rigidez estructural y un comportamiento dinámico equiparable al modelo de partida, tenga o no el techo puesto.

En cuanto a su aspecto mecánico, no hay diferencias con respecto al cupé. En posición central, justo detrás del habitáculo, se sitúa el conocido motor Fury, un V8 de 6.6 litros de cilindrada y con dos turbos, que entrega 1.842 CV a 8.000 revoluciones por minuto y 1.617 Nm de par máximo a 5.000 rpm. Envía su potencia a las ruedas traseras a través de una caja de cambios automática de siete velocidades y un solo embrague. Así, desde el fabricante texano afirman que el Hennessey Venom F5 Roadster superará la barrera de los 480 km/h.

Con un peso de 1.405 kg y 1.842 CV de potencia, el Hennessey Venom F5 Roadster asegura prestaciones extraordinarias, con una velocidad máxima que aún no ha sido revelada, pero que se situará por encima de los 480 km/h

Hennessey Venom F5 Roadster 05

La parte más novedosa de este modelo, como es evidente, es el nuevo techo, que está construido en fibra de carbono –como el resto del vehículo– y tapizado en Alcantara en su parte interior. Con un peso de tan solo 8 kg, Hennessey afirma que el proceso de montaje y desmontaje es fácilmente realizable por una sola persona. Cuando está situado sobre el vehículo, cuatro pernos de accionamiento rápido y dos pestillos lo mantienen en su sitio. En el caso de ser retirado para circular a cielo abierto, su propietario puede optar por guardarlo en una bolsa de viaje específica, hecha de lana merino, o colocarlo en un soporte específico.

Además, en este modelo se opta por una tapa de motor de cristal templado, que permite observar el extraordinario motor de este modelo. Debido a las fuerzas aerodinámicas a las que está sometido el vehículo como consecuencia de sus exageradas prestaciones, se ha recurrido a tecnología procedente de los aviones de combate. De este modo, se garantiza su resistencia, tanto ante las fuerzas provocadas al acercarse –y superar– a los 400 km/h, como ante las temperaturas que se pueden generar, puesto que soporta hasta 540 °C.

Esta cubierta acristalada está integrada en una estructura de fibra de carbono que cuenta con varios pequeños orificios destinados a extraer aire caliente y refrigerar el propulsor. Del mismo modo, a cada lado de este cristal, presenta cuatro aberturas dobles en aluminio, que siguen las líneas del diseño de las que se encuentran tras los pasos de rueda delanteros.

Hennessey Venom F5 Roadster 13

Otro de los aspectos que diferencian a esta versión descapotable del Hennessey Venom F5 Coupe del que deriva son sus llantas. Son llantas forjadas, construidas en aleación de aluminio y extremadamente ligeras, que presentan un diseño de radios dobles, en forma de “H” estirada, y de 19” en el eje delantero por 20” en el eje posterior.

La marca ya ha establecido el precio de 3 millones de dólares estadounidenses para cada una de las treinta unidades que serán construidas en Texas desde finales de este año. Todas ellas serán por entero personalizables, y sus propietarios podrán optar por diferentes combinaciones de color, tanto en el exterior como en el interior, así como por mantener algunas de las partes en fibra de carbono a la vista.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.