Ha salido a la venta el Flyin’ Miata original

Ha salido a la venta el Flyin’ Miata original

Con el V8 LS3 heredado del Chevrolet comenzó la leyenda del Miata volador


Tiempo de lectura: 3 min.

Por todos es sabido que los Mazda MX-5 son propensos a que sus propietarios les instalen motores de lo más variopinto, ya que las motorizaciones de la marca se pueden quedar algo cortas. Desde rotativos de sus hermanos mayores, los K20/24 de Honda, hasta el V6 AJ30 de Jaguar con algunas modificaciones, pero este Miata pertenece a tierras estadounidenses, y esa gente no se anda con chiquitas. En esta ocasión ha salido a la venta el Flyin’ Miata original, con el motor V8 LS3 heredado del Corvette de quinta generación.

Keith Tanner comenzó el proyecto Flyin’ Miata con la intención de hacer precisamente eso, mejorar los Mazda MX-5 hasta límites insospechados. Y este MX-5 que ha aparecido en una subasta es el original. Keith compró el automóvil nuevo, después de lo cual el automóvil se sometió a la conversión V8 Habu de la marca. Eso significa un nuevo LS3 V8 de 6.2 litros, el mismo que se usaba en el Camaro SS de 2015, una caja de cambios manual Tremec T56 Magnum de seis velocidades conectada a través de un eje de fibra de carbono al diferencial de un Pontiac G8.

Con 532 CV no debe ser fácil domarlo, pero para frenarlo se ha contado con pinzas de freno Wilwood de seis pistones delante y de cuatro detrás, cubiertas por llantas exclusivas. Para la suspensión se ha confiado en FOX, una empresa muy reconocida al otro lado del charco, con regulación de altura y dureza.  La dirección eléctrica del MX-5 ha dejado paso a una hidráulica de GM, que transmite más y tiene un tacto mucho más analógico.

1057401

Si lo ves acercarse lo único que te hará sospechar es su sonido

 

La geometría curiosamente es la original, por lo que si no fuese por lo que transmite la dirección (y el “discreto” sonido del V8) no sentirías que estás en un Mazda modificado. 119 kg lo separan del modelo original, arrojando un peso en la báscula de 1.175 kg, quedando el reparto de pesos cercano al original, 53% delante y 47% detrás. El cero a cien lo realiza en 3,5 segundos, y con todo el par disponible puedes circular en cualquier marcha, ya que las recuperaciones son de excelentes a correctas en cualquier marcha.

El discreto MX-5 en color ceramic mica ha sido cubierto de algunos vinilos, haciendo patente el corazón que palpita bajo su capot, y por si no fuera suficiente en su trasera se ha puesto la insignia del LS3. Unas discretas taloneras terminan de rematar la estética exterior, junto con un lip frontal que hace al Miata bastante más agresivo. Por si las cosas van mal, se ha instalado una jaula antivuelco, y esa es la única modificación evidente para el interior, el coche mantiene todas las comodidades del MX-5.

Como cuenta el propietario y fundador de Flyin’ Miata, es uno de los diez que han hecho ellos, pero puede haber más debido a que no necesariamente los tienen que haber hecho ellos, ya que venden piezas por separado. De todas formas, es un modelo raro y peculiar, puesto que sobre él se ha hecho toda la evolución del proyecto, y es un producto sobradamente probado y puesto a punto. La subasta ha rozado los 100.000 $, quedándose a las puertas en 99.787 $.

1057394

Una forma fiable y barata de tener un descapotable de altos vuelos único

Para ilustraros os dejo con el video de los compañeros de “TheSmokingTire” para que podáis apreciar las sensaciones y el sonido de este increíble Mazda MX-5. Con la venta del Flyin’ Miata original no sabemos hacia qué derroteros irá Keith Tanner, pero estamos seguros de que seguirá sorprendiéndonos con sus creaciones.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.